El Papa es objeto de comentario en las grandes publicaciones

El milagro Francisco

25 de octubre de 2015

Desde el año 1952, en que empecé a luchar en este mundo del periodismo, hay una revista que sigo con asiduidad y a la que cito con frecuencia, TIME, aunque haya ocasiones en las que no comparta su manera de hacer.

Compartir en:

Pero que una publicación de su fuerza haya dedicado, en un mes, tres veces la portada al Papa Francisco creo que algo quiere decir. Bien es verdad que el Pontífice ha viajado por Estados Unidos durante la segunda mitad del mes de septiembre. Pero esto ha ocurrido con otras personalidades, en otras épocas y no se ha reflejado nunca en las cubiertas del semanario.
Ahora, bajo el título de “El milagro Francisco”, John L. Allen Jr. publica, en la colección de libros de la casa, un rotundo ejemplar que subraya con esta llamada: “Dentro, la transformación del Papa y la Iglesia” y añade: “Ejemplos de la Vida y el Liderazgo del Papa Francisco”, explicando que es “Un profundo y meditado examen de la transformación de la Iglesia Católica a través del carismático y, a veces, controvertido, líder Papa Francisco, cuando lucha por construir una Iglesia para el siglo XXI”.

Indudablemente la vuelta por unos cuantos puntos de Estados Unidos ha dejado marcada la señal del Pontífice y yo destacaría, entre todas, una fotografía con el Presidente Obama, en la Casa Blanca, en que ambos aparecen –perdónese la expresión, pero que me parece la más correcta-- “desternillándose de risa”, Dios sabe de qué.
El Papa, al concluir el Sínodo de los Obispos, dedicado durante tres semanas a la familia, ha conseguido para los 94 puntos del texto al menos dos tercios de los votos. El mismo se ha encargado de asegurar que las opiniones se expresaron libremente, pero también con métodos “no del todo benévolos”.

Cabe resaltar el ambiente que rodeaba al Sínodo cuando el Papa llegó en una atmósfera de deliberaciones y dejó claro: “No se trata  de una Asamblea o un Parlamento. El que manda es el Papa”.

Quizá la gran sorpresa –muy positiva-- se produjo cuando el jueves, 22 de octubre, el Papa anunció: “He decidido crear un nuevo Dicasterio con competencia para los laicos, familia y vida, que reemplazará al Consejo Pontificio para la familia. La Academia pontificia para la vida será parte del nuevo Dicasterio. Con este fin, he constituido una comisión especial que preparará un texto delineando canónicamente las competencias del nuevo Dicasterio. El texto será presentado para su discusión en el Consejo de Cardenales en su próxima reunión en diciembre”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda