Por qué debemos resistir la fragmentación geoeconómica y cómo

23 de mayo de 2022

A medida que los responsables políticos y los líderes empresariales se dirigen a Davos, la economía mundial se enfrenta quizás a su mayor prueba desde la Segunda Guerra Mundial.

Compartir en:

La invasión rusa de Ucrania ha agravado la pandemia de Covid-19, una crisis tras otra, devastando vidas, arrastrando el crecimiento y elevando la inflación. Los altos precios de los alimentos y la energía están pesando mucho en los hogares de todo el mundo. El endurecimiento de las condiciones financieras está ejerciendo una mayor presión sobre las naciones, las empresas y las familias altamente endeudadas. Y los países y las empresas están reevaluando las cadenas de suministro globales en medio de interrupciones persistentes.

Si a esto se suma el fuerte aumento de la volatilidad en los mercados financieros y la continua amenaza del cambio climático, nos enfrentamos a una posible confluencia de calamidades.
Sin embargo, nuestra capacidad de respuesta se ve obstaculizada por otra consecuencia de la guerra en Ucrania: el fuerte aumento del riesgo de fragmentación geoeconómica.
¿Cómo hemos llegado hasta aquí? En las últimas tres décadas, los flujos de capital, bienes, servicios y personas han transformado nuestro mundo, ayudados por la difusión de nuevas tecnologías e ideas. Estas fuerzas de integración han impulsado la productividad y los niveles de vida, triplicando el tamaño de la economía mundial y sacando a 1.300 millones de personas de la pobreza extrema.
Pero los éxitos de la integración también han traído complacencia. Las desigualdades de ingresos, riqueza y oportunidades han seguido empeorando dentro de demasiados países durante mucho tiempo, y entre países en los últimos años. La gente se ha quedado atrás a medida que las industrias han cambiado en medio de la competencia global. Y los gobiernos han luchado para ayudarlos.


Las tensiones sobre el comercio, los estándares tecnológicos y la seguridad han estado creciendo durante muchos años, socavando el crecimiento y la confianza en el sistema económico global actual. La incertidumbre en torno a las políticas comerciales por sí sola redujo el producto interno bruto mundial en 2019 en casi un 1 por ciento, según una investigación del FMI. Y desde que comenzó la guerra en Ucrania, nuestro monitoreo indica que alrededor de 30 países han restringido el comercio de alimentos, energía y otros productos básicos clave.

Los costos de una mayor desintegración serían enormes en todos los países. Y las personas en todos los niveles de ingresos se verían perjudicadas, desde profesionales altamente pagados y trabajadores de fábricas de ingresos medios que exportan, hasta trabajadores mal pagados que dependen de las importaciones de alimentos para sobrevivir. Más personas se embarcarán en viajes peligrosos para buscar oportunidades en otros lugares.
Piense en los impactos de las cadenas de suministro reconfiguradas y las mayores barreras a la inversión. Podrían dificultar que las naciones en desarrollo vendan al mundo rico, adquieran conocimientos técnicos y generen riqueza. Las economías avanzadas también tendrían que pagar más por los mismos productos, avivando la inflación. Y la productividad sufriría a medida que perdieran socios que actualmente co-innovan con ellos. La investigación del FMI estima que la fragmentación tecnológica por sí sola puede conducir a pérdidas del 5 por ciento del PIB para muchos países.

O piense en los nuevos costos de transacción para las personas y las empresas si los países desarrollan sistemas de pago paralelos y desconectados para mitigar el riesgo de posibles sanciones económicas.
Por lo tanto, tenemos una opción: rendirse a las fuerzas de la fragmentación geoeconómica que hará que nuestro mundo sea más pobre y peligroso. O remodelar la forma en que cooperamos, para avanzar en el abordaje de los desafíos colectivos.
Restablecer la confianza en el sistema mundial: cuatro prioridades
Para restablecer la confianza en que el sistema mundial basado en normas puede funcionar bien para todos los países, debemos tejer nuestro tejido económico de maneras nuevas y mejores. Si podemos empezar por centrarnos en cuestiones urgentes en las que el progreso beneficiará claramente a todos, podemos crear la confianza necesaria para cooperar en otras áreas donde hay desacuerdo.

Aquí hay cuatro prioridades que solo se pueden avanzar trabajando juntos.
En primer lugar, fortalecer el comercio para aumentar la resiliencia.
Podemos comenzar ahora por reducir las barreras comerciales para aliviar la escasez y bajar los precios de los alimentos y otros productos.
No solo los países, sino también las empresas necesitan diversificar las importaciones, para asegurar las cadenas de suministro y preservar los enormes beneficios para las empresas de la integración global. Si bien las consideraciones geoestratégicas impulsarán algunas decisiones de abastecimiento, esto no tiene por qué conducir a la desintegración. Los líderes empresariales tienen un papel importante que desempeñar en este sentido.
Una nueva investigación del FMI muestra que la diversificación puede reducir a la mitad las pérdidas potenciales del PIB por interrupciones del suministro. Los fabricantes de automóviles y otros han descubierto que el diseño de productos que pueden usar piezas sustituibles o más ampliamente disponibles puede reducir las pérdidas en un 80 por ciento.
La diversificación de las exportaciones también puede aumentar la resiliencia económica. Las políticas que ayudan incluyen: mejorar la infraestructura para ayudar a las empresas a acortar las cadenas de suministro, aumentar el acceso a la banda ancha y mejorar el entorno empresarial. La OMC también puede ayudar con su apoyo general a políticas comerciales más previsibles y transparentes.

En segundo lugar, intensificar los esfuerzos conjuntos para hacer frente a la deuda.


Con aproximadamente el 60 por ciento de los países de bajo ingreso con vulnerabilidades significativas de la deuda, algunos necesitarán una reestructuración de la deuda. Sin una cooperación decisiva para aliviar sus cargas, tanto ellos como sus acreedores estarán peor. Pero un retorno a la sostenibilidad de la deuda atraerá nuevas inversiones y estimulará el crecimiento inclusivo.
Por ello, el Marco Común para el Tratamiento de la Deuda del Grupo de los Veinte debe mejorarse sin demora. Esto significa establecer procedimientos y plazos claros para los deudores y acreedores, y poner el marco a disposición de otros países vulnerables altamente endeudados.

En tercer lugar, modernizar los pagos transfronterizos.

Los sistemas de pago ineficientes son otra barrera para el crecimiento inclusivo. Tome las remesas: el costo promedio de una transferencia internacional es de 6.3 por ciento. Esto significa que unos 45.000 millones de dólares al año se desvían a manos de intermediarios, y lejos de millones de hogares de bajos ingresos.
¿Una posible solución? Los países podrían trabajar juntos para desarrollar una plataforma digital pública global, una nueva infraestructura de pago con reglas claras, para que todos puedan enviar dinero a un costo mínimo y con la máxima velocidad y seguridad. También podría conectar varias formas de dinero, incluidas las monedas digitales del banco central.

Cuarto, enfrentar el cambio climático: el desafío existencial que se cierne sobre todo.

Durante la conferencia climática COP26, 130 países, que representan más del 80 por ciento de las emisiones globales, se comprometieron a lograr cero emisiones netas de carbono para mediados de siglo.
Pero necesitamos urgentemente cerrar la brecha entre la ambición y la política. Para acelerar la transición verde, el FMI ha abogado por un enfoque integral que combine la fijación de precios del carbono y la inversión en energías renovables, y la compensación para los afectados negativamente.

Progreso para las personas

El hecho duro es que todos hemos sido demasiado lentos para actuar cuando nuestro tejido económico comenzó a deshilacharse. Pero si los países pueden encontrar formas ahora de unirse en torno a estos problemas urgentes que trascienden las fronteras nacionales y nos afectan a todos, podemos comenzar a mitigar la fragmentación y reforzar la cooperación. Hay algunas señales esperanzadoras.
Cuando llegó la pandemia, los gobiernos tomaron medidas monetarias y fiscales coordinadas para evitar otra Gran Depresión. La cooperación internacional es esencial para desarrollar vacunas en un tiempo récord. En cuanto a la fiscalidad corporativa global, 137 países acordaron reformas para garantizar que las empresas multinacionales paguen su parte justa dondequiera que operen.
El año pasado, los países miembros del FMI apoyaron una asignación histórica de US$650.000 millones de los Derechos Especiales de Giro del FMI para fortalecer las reservas de los países. Incluso más recientemente, nuestros miembros acordaron crear el Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad, que proporciona financiamiento asequible a largo plazo para ayudar a nuestros miembros más vulnerables a abordar el cambio climático y las pandemias futuras.
En la búsqueda de un mayor progreso, todos debemos adherirnos a un principio rector simple: las políticas son para las personas. En lugar de globalizar las ganancias, debemos actuar para localizar los beneficios de un mundo conectado.
Comience con las comunidades de todos los países que perdieron en la "vieja globalización" y se vieron aún más retrasadas por la pandemia: inviertan en su salud y educación. Ayude a los trabajadores desplazados a aprender habilidades en demanda y la transición a carreras en industrias en expansión. Por ejemplo, las empresas que exportan pagan salarios más altos en promedio, al igual que los empleos más ecológicos.

Las instituciones multilaterales también pueden desempeñar un papel clave en la remodelación de la cooperación mundial y la resistencia a la fragmentación, incluso fortaleciendo aún más su gobernanza para garantizar que reflejen la dinámica económica mundial cambiante: la próxima revisión del FMI sobre el capital y las acciones con derecho a voto brindará esa oportunidad. También pueden aprovechar su poder de convocatoria y maximizar el uso de sus kits de herramientas diversificados. El FMI puede ayudar, por ejemplo, con su gama de instrumentos financieros, la supervisión bilateral y mundial, y el enfoque imparcial de todos nuestros países miembros.
No hay una bala de plata para abordar las formas más destructivas de fragmentación. Pero al trabajar con todas las partes interesadas en preocupaciones comunes urgentes, podemos comenzar a tejer una economía global más fuerte e inclusiva.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda