El queso protagoniza estas recetas

23 de octubre de 2021

El queso es uno de esos ingredientes versátiles que pueden ayudarte, más allá del aperitivo, a preparar diferentes platos y postres sencillos pero sabrosos y nutritivos. Desde la Organización Interprofesional Láctea (INLAC) animan a utilizar este ingrediente saludable para celebrar, mañana sábado, el Día Mundial de la Alimentación, fecha promovida por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Compartir en:

Conviene recordar que el queso es todo un ‘delicatessen’ lleno de nutrientes. Contiene proteínas de alto valor biológico, superior incluso a la leche. ¡Una porción de 100 gramos de queso equivale al requerimiento diario de un adulto! El queso es un alimento rico en vitaminas A y D, que ayudan al cuerpo a absorber el calcio. El queso también es rico en vitaminas del grupo B, entre las que destaca la B12, la B9 (ácido fólico), la B1 (tiamina) o la B2 (riboflavina). Queso y alimentos de temporada pueden ser aliados perfectos para fomentar una alimentación sostenible y saludable. El otoño es, precisamente, época de higos, membrillo, uvas, granadas, manzanas, peras, zanahorias…. El Queso combina muy bien con todos estos productos, como también con alguna de las fabulosas setas, con todo el aroma y sabor a bosque. ¡Y, permiten elaborar un sinfín de cremas!

Los quesos elaborados en alguna de nuestras 17 comunidades autónomas maridan con un amplio abanico de bebidas, desde el vino al té e incluso el agua. Con frutas, salmón, miel, mermelada, frutos secos, en ensaladas, pastas y postres. Las verduras como zanahorias o pepinillos siempre son una apuesta segura cortadas en bastoncillo, para comer en crudo junto a quesos untables y frescos, aunque también pueden utilizarse magistralmente en salteados, fritos o a la plancha. Las posibilidades de los lácteos en la cocina son casi infinitas.

El queso de origen nacional es el elemento común de mil y una recetas asequibles, tal y como recuerdan desde la Organización Interprofesional Láctea, en el marco de su campaña de información y divulgación “Quesea”, con la que quiere dar a conocer la gran variedad y calidad del alimento. Y es que España es un país de buenos quesos. ¿Sabes cómo sacarles partido? 

Crema de verduras y queso

Ingredientes

• 100 g de quesitos

• 200 g de calabacín

• 100 g de brócoli

• 100 g de patata

• 100 ml de nata líquida

• 4 cucharadas de aceite de oliva

• 1 puerro

• 1 zanahoria

• ½ cebolla

• ½ l de agua

• Pimienta y sal

 Elaboración

• Ponemos una olla al fuego y agregamos cuatro cucharadas de aceite. Mientras coge temperatura, preparamos las verduras, retirando la piel y otras impurezas y las cortamos en pequeños trozos. Agregamos todo a la olla y dejamos sofreír 10 minutos.

• Cuando todas las verduras estén doradas, agregamos el agua y añadimos una cucharadita de sal. Dejamos hervir a fuego medio hasta que se hayan ablandado.

• A continuación, retiramos la verdura con la ayuda de una espumadera y la colocamos en otra olla vacía. Añadimos, además, la mitad del caldo producido tras hervir los ingredientes. Batimos todo bien hasta obtener una crema fina y homogénea. Podemos corregir el espesor de la misma agregamos más o menos caldo de verduras. Incorporamos los quesitos para que se derritan antes de servir.

• Una vez preparada la mezcla, la servimos caliente en un plato y agregamos un chorrito de nata líquida. Le aportará cremosidad y un sabor inigualable. Corregimos el punto de sal y agregamos pimienta negra al gusto.

Quiche de queso y cebolla

Ingredientes

• 200 g de queso de untar

• 1 lámina de masa quebrada y brisada redonda

• 2 cebollas grandes

• 100 g de queso de cabra

• 500 ml de nata líquida

• 4 huevos

• Aceite de oliva virgen

• Pimienta

• Sal

Elaboración

• Precalentamos el horno a 220º C con calor por arriba y abajo.

Colocamos la masa preparada sobre un molde redondo de unos 22 cm de diámetro. Con la ayuda de un tenedor, pinchamos por toda la lámina y lo introducimos en el horno unos 10 minutos. Podemos utilizar el clásico truco de las legumbres en seco para evitar que la masa se hinche.

• En cuanto al relleno, picamos las cebollas y sofreímos en una sartén con un poco de aceite.

• Por otro lado, en un bol agregamos la nata líquida, los huevos y el queso de untar. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Salpimentamos e incorporamos el queso de cabra desmenuzado.

• Cuando las cebollas se hayan pochado, las añadiremos en la masa. Mezclamos con suavidad todos los ingredientes y vertemos en el molde cuando la masa quebrada o brisada esté lista.

• Introducimos la quiche en el horno a 220º C durante 15 minutos. Después bajamos la temperatura a 150º C y dejamos que se cocine unos 45 minutos más. Sabremos que está lista cuando la superficie haya cuajado y esté dorada, y la masa quede crujiente.

Tarta de zanahoria y queso crema

Ingredientes

• 250 g de queso crema

• 300 ml de nata para montar

• 350 g de zanahoria rallada

• 280 g de harina

• 4 huevos

• 300 g de azúcar moreno

• ½ vasito de aceite de oliva suave

• 1 cucharadita de canela molida

• 2 cucharaditas de esencia de vainilla

• 1 cucharadita de jengibre molido

• 1 cucharadita de nuez moscada

• 1 cucharadita de bicarbonato sódico

• 10 g de levadura; 300 g de mantequilla y 250 g de azúcar glas.

Elaboración

• Comenzamos por los bizcochos. Lavamos las zanahorias, secamos y picamos con la batidora hasta que queden en trocitos muy pequeñitos. Reservamos.

• Por un lado, los ingredientes secos: tamizamos la harina, el bicarbonato, la levadura en polvo y las especias (canela, el clavo, la nuez moscada y jengibre) en un recipiente grande. Después añadimos el azúcar moreno y los huevos en otro bol y batimos hasta que se forme espuma. Incorporamos una mezcla de un bol a otro; y añadimos la zanahoria y la mantequilla que hemos derretido en el microondas. Mezclamos hasta que quede una masa homogénea.

• Metemos el molde en el horno a 180ºC durante 60-70 minutos o hasta que lo pinchemos con un tenedor y veamos que sale limpio. Sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar en el molde sin desmoldar durante unos 10 minutos; después lo pasamos al plato donde lo vayamos a presentar.

• Para la cobertura, mezclamos la mantequilla con el queso crema y la esencia de vainilla y, seguidamente, añadimos el azúcar. Montamos la nata y la incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes.

• Cortamos el bizcocho en tres bases. Rellenamos con la cobertura primero en una de las bases de bizcocho. Colocamos la otra mitad del bizcocho encima y procedemos a cubrir con otra capa y otra base de bizcocho. Por último, cubrimos toda la tarta con la cobertura y la dejamos enfriar. ¡Y a disfrutar!

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda