Elaborado al modo de los antiguos vinos oxidados del Mediterráneo

Bukkuram: un gran moscatel dulce de Pantelleria.

26 de septiembre de 2020

Passito de Pantelleria DOC (passito: vino procedente de uva pasificada). Bukkuram, significa en árabe "Padre de la viña". Es el nombre del viñedo de donde procede. Es la única meseta con orientación suroeste de la isla. 

Compartir en:

Tiene una 5 ha, y está a 200 m sobre el nivel del mar. La bodega está en una edificación del siglo XVIII.
Marco De Bartoli comenzó a elaborarlo en 1984. 
Esta botella es antigua, sin añada; ahora lo elaboran con añada. 
El elaborador fue Marco De Bartoli (no tiene nada que ver con el De Bortoli -con “o”- australiano). 
El vino está elaborado en la isla de Pantelleria, y embotellado en Marsala (Sicilia).

1. La isla de Pantelleria.
Pertenece a Italia. Está al sur-oeste de Sicilia. Es pequeña: 83 km cuadrados, y 50 km de perímetro. Tiene unos 8.000 habitantes. Está más cerca de África (Túnez) -a 70 km-, que de Sicilia -a 85 km-. Tiene un laguito y un pequeño aeropuerto.

2. Elaborador (www.marcodebartoli.com , muy buena web).
Su vida difícil muestra como un enamorado del buen hacer enológico puede cambiar un entorno difícil, donde la mayoría de los elaboradores se limitaban a “fabricar” vinos comerciales, de supermercado, renunciando a la calidad. Por eso sufrió hasta procesos judiciales. Marco era un rebelde, con causa y con clase. Era, porque falleció en 2.011 a los 66 años de edad. Fue uno de los mejores elaboradores de Marsala (Sicilia). Es más, fue quien desde principios de los 80 consiguió tirar para arriba de la degradada, desprestigiada e industrializada  DOC Marsala. La burocracia y los planteamientos rígidos y obsoletos de la DO (como ocurre en tantas otras DO), impidieron que sus vinos entrasen dentro de la DOC Marsala, porque se negó a encabezarlos, y la DOC exige un mínimo de 18º. Su Vecchio Samperi es una maravilla. Lo elabora de 10, 20 y 30 años, por un método semejante a los Jereces Olorosos (crianza oxidativa, no biológica): hace mezclas con vinos viejos.
En Pantelleria, con la uva Zibbibo (Moscatel de Alejandría, la de grano gordo) elaboraba los vinos dulces (Passito y no passitos), y un vino seco tranquilo: el Pietranera.
Descanse en paz.


3. El vino Bukkuram.
Elaborado al modo de los antiguos vinos oxidados del Mediterráneo (Fondillones, Marsalas, vinos rancios de Cataluña y sur de Francia...). Aparece ya en la mitología griega como el “Néctar de los Dioses”. Marco recuperó el buen hacer de siglos. Para eso preguntó hasta la saciedad a los viejos del lugar. Su elaboración es compleja: la uva es en parte pasificada y parte no (un 50% más o menos), el vino pasa por barrica y luego por depósito de inox...
Actualmente se elaboran dos Bukkuram, ambos de añada: el Bukkuram “Padre Della Vigna” (sólo en añadas excepcionales), y el Bukkuram “Sole D’Agosto” (todos los años).

4. Precata.
Uva. Zibibbo 100% (Moscatel de Alejandría, la de grano gordo), pasificadas al sol.
Botella de 375 cl. 
Alcohol. 14,5º naturales (sin encabezar).

5. Cata. 
No lo decantamos: craso error, porque tenía mucho poso, y estaba agitado por el transporte. Como no tiene reducción, basta decantarlo al beberlo. Eso sí, con la botella muy, muy bien reposada. 
Color. Topacio ambarino, clarito. Lágrima abundante. Mucho poso, también adherido a la botella. Una vez decantado, limpísimo y brillante.
Nariz. Moscatel. Miel. Higo seco. Cacao. 
Boca. Dulce, sin empalagar, por el prodigioso equilibrio acidez-azúcar. Denso. Se repiten las notas de la nariz. Aquí aparecen más las notas cítricas. Muy largo.
En conjunto. Un vino grande, de indudable categoría, que evoca los siglos pasados, cuando estos vinos hacían las delicias de las cortes europeas.

6. Precio. 23,50 €, en Santa Cecilia, en diciembre de 2015. 

7. Calificación. 9/10.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda