(T) Château Bahans Haut-Brion 2000.

11 de septiembre de 2021

- Domaine de Clarence Dillon SA, Pessac. - AC Pessac – Leognan (Burdeos, Francia).

Compartir en:

1. Precata.
La Bodega. “Bahans Haut-Brion” es el nombre del segundo vino tinto de Château Haut-Brion hasta la cosecha 2006 incluida. Las siguientes cosechas se comercializan con la etiqueta “Le Clarence de Haut-Brion”.
Château Haut-Brion es el Domaine de más calidad de Graves. 1er Cru por sus vinos tintos en 1855. Nacido en el siglo XVI, ahora pertenece al príncipe Robert de Luxemburgo, bisnieto de Clarence Dillon, estadounidense que adquirió la finca en 1935. El artífice es el prestigioso Jean Delmas, partidario de una fermentación corta a alta temperatura (30º de media).
Su viñedo es de 51 Ha (48 Ha son tintas), y está rodeado por la ciudad de Burdeos. Esto provoca un microclima más cálido que en otros lugares, que facilita la madurez perfecta de las uvas. La edad media de las cepas tintas es de 36 años, y la de las blancas de 27 años. Se distingue por una superficie de Merlot mayor que la de sus vecinos. Eso se refleja en el coupage de algunas añadas, que tienen una proporción superior a la del Cabernet Sauvignon.
Volumen, finura, sedosidad y riqueza caracterizan a los grandes tintos Haut-Brion, marcados por una impronta única de su terruño: notas ahumadas, de tabaco y de cedro, incomparables con la edad. Producen también un magnífico Haut-Brion blanco, y un segundo vino blanco: “La Clarté de Haut-Brion” (antes “Les Plantiers du Haut-Brion”).
Château “La Mission Haut-Brion” es del mismo propietario.
Uvas: 45 % de Cabernet Sauvignon, 37 % Merlot y 18 % Cabernet Franc.
Vinificación. Fermentación corta a alta temperatura (30º de media). Crianza de 20 meses en barricas de segundo vino, con un porcentaje pequeño de barricas nuevas.
Alcohol. 13º.
Tapón. De corcho, excelente, de 45 mm.
Producción: 48.000 botellas.
 
2. Cata (en septiembre de 2021, a 21 años de su añada).
No lo decantamos, y fue bien. No tenía reducción, ni posos.
Color. Nos sorprende que a 21 años de su añada no tenga posos, siendo la mitad de su uva Cabernet. Rojo cereza atejado. Capa media alta. Lágrima coloreada, delicada, abundante y lenta. Nos sorprende que a 21 años de su añada no tenga posos, siendo la mitad de su uva Cabernet.
Nariz. A tantos años de su añada, es cuando aparece su fantástico terruño. Fruta (grosellas, y efluvios de bombón de licor); notas ahumadas, de tabaco y de cedro; especias (vainilla); sotobosque (boletos, hojarasca sana). Terciaros (cuero fino, tinta). Tierra húmeda. Cuesta dejar de olerlo, y pasar a la fase siguiente.

Boca. Sigue impactando su maravilloso terroir. Aparece lo que anuncia la nariz. Redondo. Sensaciones terrosas. Tacto carnoso, con ligera astringencia, muy grata. Eso sí, con menos estructura que su hermano mayor.
En conjunto. Un vino muy bien hecho, y muy bien conservado. Más sutil que poderoso. Estos vinos tan bien hechos necesitan tiempo, y, además, es así como se puede disfrutar del terruño. Está en un buen momento, pero tiene todavía 5 ó 6 años hasta llegar a la meseta, y allí estará otros 6 años, y más.
Aunque puede sonar a frase hecha, la verdad es que más que un segundo vino, un vino segundón, se trata de un vino importante, con una gran personalidad, que consigue emocionar.
Maridaje. Fue muy bien con Fabada “fina”, o sea, bien desengrasada, cocinada en casa.
 
3. PVP: No recuerdo su origen, veo que ahora, en febrero de 2021, cuesta 280 € en chateaunet.com.
 
4. Calificación. 9,3/10
Parker le dio 91/100, cuando lo cató antes de comercializarse. Lo probó años más tarde, y dijo que se merecía más.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda