Una sorpresa, pero en este caso, desagradable

Otro Godello que no da la talla.

11 de abril de 2015

Y eso que Jorge Ordóñez, el padre de la criatura, no ha escatimado en gastos (enólogo, instalaciones, viñedos), y que este vino está pensado para la exportación. ¡Qué difícil es vinificar bien la Godello! Hablaré después un poco de eso.

Compartir en:

Los buenos godellos se pueden contar con los dedos de una mano: Guitián (en especial el “Sobre lías”, dejándole en botella un par de añitos), As Sortes,... Y otra cosa, los carísimos (de 50 a más de 100 €) y escasísimos Pedrouzos, O Soro y O Chao de Valdesil. Son buenos, pero son irregulares, y pienso que no valen lo que cuestan.

Avancia “Cuvée de O” Godello 2013. Valdeorras (Orense).
Es el blanco básico de la nueva Bodega de Jorge Ordóñez en Valdeorras.

1. Sobre la vinificación de la uva Godello.
La Godello es una uva difícil de vinificar. Sus vinos suelen tener buena estructura, y un paso de boca graso (glicerol). Pero suelen ser algo cortos de aroma, de fruta y de alcohol. Las buenas añadas le aportan ese plus que les suele faltar, los vinos son más equilibrados, y además tienen finura y mineralidad. Pero eso, por desgracia, ocurre pocas veces. De hecho, la uva Godello lleva poco tiempo vinificándose bien: unos 30 años. Podemos hablar de que es una uva recién descubierta, y de que desde el principio lo ha tenido difícil. Se trata de un blanco gallego, no albariño, y que no puede ser barato. La solución que se va implantando es ir cada vez más a pagos concretos. Por ejemplo, Pedrouzos procede de un viñedo excepcional; el vino es espectacular algunos años, pero no siempre. El O Chao, que comenzó en 2011 (unas 600 botellas) fue muy bueno; eso sí, a 60 €. De los otros, As Sortes y Guitián suelen ser de calidad bastante estable.
Veamos los problemas con que se topan los vinicultores para elaborar Godellos.
Primero, es un vino que no tenía fama previa. A los viticultores que comenzaron con esa uva les costaba venderlo, y cuando empezaron a ser ambiciosos, les costó más aún.
Segundo, y es muy importante, se trata de una uva muy difícil y caprichosa. Varía mucho con las añadas.
Tercero, han hecho experimentos no siempre buenos.
Cuarto, los buenos Godellos suelen ser eso: buenos. Pero pocas veces emocionan.
Por estos motivos, ha tenido mala venta, y ha caído en un círculo vicioso: difícil vinificación, precio alto, pocas ventas, más precio, menos ventas,... El Godello cuesta hacerlo y no tienen más remedio que venderlo caro,... a precio casi de borgoña... Y por eso, claro, uno no elige un Godello.
Total, que la Godello es una uva difícil, que suele dar vinos muy cambiantes de un año a otro. Los vinos básicos pueden estar bien, pero... chi lo sa??? Hay que probarlos. Por desgracia, lo frecuente es que sean mediocres, y caretes: no compensan (excepto algunas añadas de Guitián). Entre los caros, hay altibajos también de una añada a otra; pero suelen ser vinos de calidad... Eso sí, a precio de borgoña.

2. Bodega.
Fundada en 2.008 (www.grupojorgeordonez.com ). Su mercado prioritario es la exportación (exporta el 85 %). Tiene 6 ha de viñedo, sólo de Godello y de Mencía. Nacho Álvarez, enólogo especializado en vinos blancos, ha creado este Avancia Cuvée de O. Elabora cuatro vinos más: otro Godello de gama más alta, fermentado y criado durante 7 meses en barricas grandes (450-550 l): “Avancia Godello” 2013 (21 €); un tinto, con 14 meses de barrica: Avancia Mencía 2009 (28 €); otro tinto, Avancia “Cuvée Mosteiro” 2013, fermentado en barricas y embotellado sin crianza y sin filtar (15 €); y un rosado, sin DO, con 3 meses de barrica: Avancia Rosé 2013 (11 €).

3. Precata.
Uva. Godello 100 %.
Viñedos. Plantados en 1975. Están cultivados en laderas montañosas con fuerte pendiente, en terrazas, a 450-550 metros por encima del nivel del mar.
Terreno. La composición del terreno es caliza metamórfica (se puede ver algo de granito en otros viñedos de esta DO, pero no en los de Jorge).
Vendimia. Las uvas se vendimian a mano, en pequeñas cestas para evitar los daños en la fruta. Se seleccionan sólo las mejores uvas.
Vinificación. Se fermenta en depósitos de acero inoxidable. Una cuarta parte del vino es fermentado en barrica. El resto lo hace en depósitos de acero inoxidable. La crianza, sobre lías finas, es de 6 meses.
Alcohol. 13,5º.
Tapón. De corcho natural, de 45 mm, bueno.

4. Cata.
Color. Amarillo “pajizo-verdoso” pálido y muy clarito, casi acuático. Muy brillante. Lágrima densa y abundante,
Nariz. Impactante, con predominio de notas herbáceas (hinojo) y florales. La fruta (níspero, melocotón verde, exótica) está en segundo plano. Notas minerales (tiza).
Boca. Una acidez cítrica muy marcada, desmedida. Como ocurre en la nariz, vuelve a echarse en falta la fruta.
En conjunto. Hoy por hoy, le falta equilibrio: la acidez y el alcohol se elevan sobre lo demás. Por eso, y por la falta de fruta, me resulta algo cálido y pesado.

5. PVP: 11,95 € en Santa Cecilia, en diciembre de 2014.

6. Calificación: 6/10. Sugiero una sana desconfianza de las puntuaciones que dan a los vinos de Godello: suelen estar muy infladas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda