Con el nombre sería suficiente para recordarlo

Un grande italiano, que es... La Poja

27 de junio de 2015

¡Vaya nombrecito! No es un vino fácil. Pero antes de hablar de él, hablemos de quiénes lo elaboran. Allegrini (www.allegrini.it ), en la Valpolicella, es sinónimo de calidad, de calidad asentada. Hace tiempo que todo lo que elabora es bueno, y alguna cosa muy buena, excelente.

Compartir en:

Aunque la familia tiene una tradición enológica que se remonta al siglo XVI, fue el abuelo de los actuales propietarios, Giovanbattista Allegrini, quien hace 150 años puso las bases para el gran cambio a mejor.
La mejoría continuó con sus dos hijos Francesco y Giovanni (+1982). Y siguieron los tres nietos: Marilisa, Walter (fallecido prematuramente) y Franco, quienes han dado a la Bodega un gran prestigio dentro y fuera de Italia. Su filosofía es sencilla: Primero, conseguir uvas excepcionales. Para eso fueron comprando terrenos de gran calidad para la vid que se habían abandonado en la postguerra. Así, poco a poco, fueron consiguiedo auténticos Clos, Grand crus. Sólo vinifican con uvas propias. Han conseguido los mejoresviñedos de la zona, y siguen recuperando terrenos de calidad. Segundo, ir articulando tradición y modernidad. No ahorraron en instalaciones, ni en la formación del equipo.
¿Resultado? Una de las bodegas más emblemáticas de la Valpolicella. Actualmente tiene 120 ha de vides propias, muy seleccionadas y cuidadas. Produce un total de unas 900.000 botellas/año. La Poja rompió esquemas, por ser monovarietal, cosa nunca vista antes en la zona.

La Poja 2000. Bodega Allegrini. Monovitigno Corvina Veronese IGT. Fumane di Valpolicela (Italia).

1. La uva Corvina.
Es la uva tinta reina de la Valpolicella. Cuando es fruto de sobreproducción –cosa harto frecuente-, da vinos inconsistentes. Pero en terrenos apropiados, con la adecuada densidad de plantación, puede producir vinos de mucha calidad: con aromas florales y a cerezas.
Es uva difícil de cultivar, porque los primeros brotes de la vara no producen fruta. Eso exige varas largas, sólo posibles en pérgola o espaldera.
Los granos son pequeños, y de piel gruesa, lo que permite su sobremaduaración y pasificación.

2. Precata.
- Uva. Corvina Veronese.
- Viñedo. La Poja es un viñedo con forma picuda, de pro de barco, plantado en la cima de la colina de La Grola. Tiene 2,65 ha. Se plantó en 1979. Altura: 320 m. Orientación: Sudeste. Terreno: calizo. Densidad de plantación: unas 4.240 cepas/ha.
- Vendimia: manual, a finales de octubre. O sea, algo tardía para que las uvas tengan una ligera sobremaduración.
- Vinificación. Una vez despalillada la uva, se somete a una presión suave. La fermentación es en depósitos de inox, a temperatura controlada, con varios remontados diarios. La temperatura de fermentación oscila entre 22 y 31º, durante 12 a 15 días. Hace la maloláctica en barrica, en noviembre. Luego se cría durante 20 meses en barricas bordelesas, nuevas, de Allier.
- Corcho. Natural, de 50 mm, muy bueno.
- Alcohol.14,5º.

3. Cata. En junio de 2015.
Evoca a los buenos Monastrell mediterráneos. Tiene mucha calidad y personalidad.
- Color. Rojo amarronado, con menisco algo teja. De capa alta, casi opaco. Lágrima espesa y tintada. Con posos.
- Nariz. Muchos matices de fruta, algo pasa: algarroba, uvas pasas, higos secos. Balsámicos. Tierra húmeda, sotobosque. Cálido, e incluso licoroso. Transmite que ha habido una elaboración muy singular.
- Boca. Concentrado, mucho. Poderoso. Muy tánico, pero con taninos domados. La misma fruta que anunciaba la nariz. Algo licoroso, pero el alcohol está apantallado por la enorme carga frutal. También la madera y el mineral están apantallados.Tiene de todo, y muy bueno, pero mandan los matices frutales singulares, de fruta pasa. De trago corto, por lo concentrado. Redondo en su contundencia. Amable y sin reducción, desde el principio. Hay un protagonista oculto, que es su prodigiosa acidez, que estructura y hace “humano” al vino, pasando casi inadvertida. Retronasal algo pobretona.
- En conjunto. Suntuoso. Atípico, con calidad y personalidad. El tiempo en botella le ha dado cierta elegancia. Para tomar ya. No guardarle más.

4. PVP. 85,70 €, en Bodegas Santa Cecilia, en febrero 2015.

5. Calificación. 9,4/10. CellarTracker y Wine Spectator le dieron 92/100, pero son calificaciones de cuando el vino salió al mercado, hace 10 años: nada que ver con el vino actual.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda