La Eurocámara vota  si levanta la inmunidad de Puigdemont

07 de marzo de 2021

El largo camino del suplicatorio de Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, que comenzó poco tiempo después de que los tres pudieran acceder al Pleno de la Eurocámara en Estrasburgo hace ahora más de un año, está a punto de finalizar. El hemiciclo vota este lunes el informe del eurodiputado búlgaro Angel Dzhambazki, que comparte grupo con Vox, en el que se recomienda levantar la inmunidad a los tres eurodiputados.

Compartir en:



Dicho informe se votó ya en la comisión de Asuntos Jurídicos el pasado 23 de febrero, siendo aprobado con 15 votos a favor del levantamiento, 8 en contra y dos abstenciones. Puigdemont, Comín y Ponsatí se habían movilizado mucho para conseguir que la votación fuera lo más ajustada posible, sabiendo que tenían muy difícil llegar a ganarla. Saben también que la aritmética juega totalmente en su contra en el Pleno de la Eurocámara: salvo enorme sorpresa el informe saldrá adelante con los votos favorables del Partido Popular Europeo (PPE), Socialdemócratas, los liberales de Renew Europe, a los que pertenece Ciudadanos, y parte de los Conservadores y Reformistas, donde se encuentra Vox pero también los nacionalistas flamencos aliados de Puigdemont, que son suficientes para obtener la mayoría.

Pero han sido días de una campaña intensa, tanto por parte de Puigdemont y los suyos como por el lado del bloque constitucionalista en la Eurocámara, que se ha mantenido unido desde el referéndum ilegal de 2017 y que, si bien en los últimos tiempos se ha agrietado algo más, ha defendido una postura común, aunque quizás de forma menos vocal que en el pasado.

Adrián Vázquez, eurodiputado de Ciudadanos y presidente de la comisión de Asuntos Jurídicos, criticó duramente a Puigdemont, Comín y Ponsatí y señaló que los miembros de esa comisión "nunca habían sufrido tantas presiones en un proceso de levantamiento de inmunidad" ni tampoco tantas “intoxicaciones”.

El independentismo conoce bien el Parlamento Europeo. Fue un elemento clave en la internacionalización del procés y como tal sabe cómo moverse, a qué puertas llamar y cómo se mueven los hilos de la influencia en los largos y serpenteantes pasillos de la Eurocámara. Sabe cómo piensan los grupos políticos de la Eurocámara, cuáles son sus filias y sus fobias. Lo que ahora les falta es la influencia del pasado: los tres eurodiputados independentistas catalanes se quedaron finalmente en el grupo de los no inscritos cuando supieron que Los Verdes iban a rechazar su solicitud para entrar en su grupo en la Eurocámara.

Sin embargo, los ecologistas, que es uno de los principales grupos de la cámara con 73 eurodiputados, votarán mayoritariamente en contra de que se levante la inmunidad de Puigdemont, Comín y Ponsatí, y lo harán también la inmensa mayoría de los eurodiputados de la Izquierda Unitaria Europea, un grupo que abarca desde la Francia Insumisa hasta Unidas Podemos pasando por Syriza.

Los tres eurodiputados antes de su vista ante la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara. (EFE)© Proporcionado por El Confidencial Los tres eurodiputados antes de su vista ante la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara. (EFE)
Los tres eurodiputados antes de su vista ante la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara. (EFE)
Pero Puigdemont, Comín y Ponsatí saben que tienen todo en contra en el Pleno y su objetivo es que la votación sea lo más ajustada posible. "Jamás hemos dado ninguna batalla por perdida. Tampoco la del plenario, aunque obviamente sabemos sumar y restar", señaló el expresidente de la Generalitat el día después de que la comisión de Asuntos Jurídicos votara a favor del informe.

Si finalmente pierden su inmunidad los tres seguirán siendo eurodiputados. La novedad será que podrá reactivarse la orden europea de arresto y entrega (euroorden) congelada por la inmunidad parlamentaria que les protege. El Tribunal Supremo los requiere a la justicia belga por un delito de sedición, y, además, en el caso de Puigdemont y Comín, por malversación.

En cualquier caso, el camino de la euroorden también es muy complejo. Hasta ahora la justicia española no ha recibido ninguna buena noticia por parte de sus colegas belgas, que una vez tras otra han rechazado las solicitudes de las autoridades judiciales españolas. El último caso, y es a lo que se aferran los tres eurodiputados, es el del exconseller Lluís Puig, cuya euroorden continuó en marcha ya que no contaba con inmunidad europarlamentaria. El juez belga rechazó la petición española porque, según él, el Supremo español no era la autoridad competente para emitir dicha orden. Esta ha sido la tercera vez que Bélgica ha rechazado las euroórdenes emitidas por España: lo hizo primero en 2017 y después en 2018.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda