Rechazada la  demanda de Casanova contra BBVA y DCN 

29 de abril de 2021

Casanova ha visto de momento rechazado su intento de percibir una compensación de 713 millones por los terrenos de la Operación Chamartín, que reclamaba a BBVA y Distrito Castellana Norte (DCN). 

Compartir en:

El Juzgado de Primera Instancia número 40 de Madrid ha desestimado la demanda argumentando que el empresario alicantino no tiene los derechos de reversión sobre ese suelo ni tampoco considera que la petición deba ir contra la entidad financiera como accionista mayoritario de DCN. Además, impone las costas a Casanova, que afirma que recurrirá ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Baraka Capital Group, propiedad de Casanova, presentó la demanda en octubre de 2019. El empresario no tenía ninguna relación con Madrid Nuevo Norte, conocida anteriormente como Operación Chamartín, hasta que en 2018 adquirió a los antiguos propietarios de los terrenos su derecho de reversión, a los que pagó una pequeña parte de una opción de compraventa por alrededor de 400 millones de euros, según comunicó entonces el propio grupo inmobiliario.

De esta forma, Casanova intentaba resucitar una vieja reclamación de algunos de los propietarios de terrenos expropiados para uso ferroviario junto a la estación de Chamartín. La reclamación comenzó cuando Renfe (sustituida posteriormente por Adif) adjudicó en 1994 esos solares a la empresa DUCH (ahora DCN) para llevar a cabo el desarrollo urbanístico. Esas personas entendieron entonces que el uso de esas parcelas iba a ser destinado a un desarrollo urbanístico, diferente al motivo inicial de la expropiación, por eso solicitaron su devolución o una compensación.
El 25 de marzo se celebró el juicio para dilucidar la demanda de Casanova. La magistrada Ana Isabel Collado recuerda en la sentencia dada a conocer a las partes esta semana, y a la que ha tenido acceso este diario, que el Tribunal Supremo, en 2012, ya desestimó el recurso de los afectados, agrupados en una asociación llamada No Abuso y que habían presentado una demanda previa en 1999.

Son los integrantes de esta asociación, alrededor de 1.000 según Baraka, los que traspasaron a Casanova la opción sobre sus derechos. Pero la jueza considera en la sentencia que debido a que el Supremo ya tumbó su petición, “ningún derecho de transmisión pudo ser transmitido o vendido por los miembros de la Asociación No Abuso a Baraka”.
Por tanto, la magistrada concluye que Baraka “carece de legitimación” para presentar estas acciones legales. También expone que en el contrato de compraventa de los terrenos a DUCH (ahora DCN) no se indica en ningún apartado que la adjudicataria deba hacer frente a los derechos de reversión.

La jueza también quita la razón a la empresa de origen murciano en lo que respecta a su demanda contra BBVA, ya que no entiende que se incluya en la reclamación a uno de los accionistas de la inmobiliaria. La entidad financiera presidida por Carlos Torres controla el 74,54% de DCN, una participación proveniente de la ya extinta Argentaria. La magistrada argumenta que el socio mayoritario de una empresa, en este caso del banco en DCN, “no constituye figura jurídica alguna contemplada en nuestro ordenamiento que la haga responsable de sus obligaciones contractuales”.

En el fallo, se recuerda que cabe interponer recurso de apelación en el plazo de 20 días. Fuentes del grupo Baraka aseguran que recurrirán la sentencia. Desde la compañía se entiende que la magistrada ha realizado “un análisis errático”, ya que la sentencia del Supremo de 2012 indica que los reversionistas solo pueden reclamar cuando se haya realizado de forma efectiva la desafección de los terrenos, un hecho que se produjo el año pasado cuando el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid aprobaron definitivamente el desarrollo de Madrid Nuevo Norte.
La sentencia considera también que no consta que los miembros de la Asociación No Abuso sean expropiados o herederos de los terrenos y que esa acreditación debería haberla realizado Baraka aunque sea “costosa”. Sin embargo, en la empresa contraargumentan que presentaron 36 tomos con la historia de las escrituras de los afectados y sus sucesores.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda