El CGPJ investiga la imagen pública de la justicia

16 de mayo de 2021

El 68% de los españoles percibe a la Administración de Justicia como la institución que representa la salvaguarda y garantía última de los derechos y libertades de los ciudadanos, siendo esta opinión expresada en la misma proporción por los más jóvenes, de entre 18 y 34 años (67 %); los de edad media, de entre 35 y 54 años (69 %); y los mayores de 55 años (66 %).

Compartir en:

Esta es una de las conclusiones que se desprende de la encuesta realizada por Metroscopia para el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que señala de manera general que la Justicia es vista por los españoles como plenamente confiable, impermeable a la corrupción y servida por jueces competentes y bien preparados.El estudio Los españoles y la Justicia, señala el CGPJ, completa el sondeo realizado entre miembros de la Carrera Judicial publicado en octubre de 2020 (La Justicia vista por los jueces) y forma parte de los Barómetros de Opinión que el órgano de gobierno de los jueces viene realizando desde 1984.

La encuesta revela asimismo que el 79% considera que en España no existe posibilidad alguna de sobornar a un juez y que esta afirmación es hecha con la misma rotundidad por los votantes del PSOE, del PP, de Ciudadanos, de Unidas Podemos, de VOX y de partidos nacionalistas/independentistas, siendo estos últimos -con un 82%- los que en mayor porcentaje sostienen esta opinión.
Tres de cada cuatro españoles (74%) aseguran también que, en general, los jueces son competentes y están bien preparados para el ejercicio de sus funciones, valoración en la que coinciden los encuestados de todo el arco ideológico-político y que entre los más jóvenes (18-34 años) asciende hasta el 82%.

Esta opinión se refleja en la clara preferencia de los ciudadanos por un juez profesional (60%) y no por un jurado (35%) para decidir sobre su culpabilidad o inocencia en el hipotético caso de haber cometido un delito. El 74% piensa que un juez está en mejores condiciones para dictar una sentencia que un jurado compuesto por personas elegidas al azar.
Un 48% de los encuestados opina que la Administración de Justicia funciona mal, frente al 33% que cree que lo hace bien y el 18% que estima que lo hace regular. Pese a ello, la encuesta señala que el judicial es el poder del Estado evaluado, en términos relativos, de forma más favorable en cuanto a su funcionamiento.
Así, el 26% dice que la Justicia funciona mejor que las Cortes (legislativo), frente al 18 por ciento que afirma que lo hace peor. Esta diferencia de 8 puntos aumenta hasta los 15 cuando se pregunta por el Ejecutivo: el 35% responde que la Justicia funciona mejor frente al 20% que contesta que lo hace peor.

Una justicia lenta, falta de medios y sometida a presiones
El 72% de los españoles piensa que la Administración de Justicia es tan lenta que siempre que se pueda vale más evitar acudir a ella y un porcentaje aún mayor, el 79% , sostiene que la Justicia no cuenta con los recursos necesarios para poder actuar de forma más rápida y eficaz. Esta última creencia sube hasta el 87% entre quienes afirman haber tenido contacto como usuarios con los tribunales y se declaran satisfechos con la experiencia. Al reconocimiento de la carencia de medios humanos y materiales de la Justicia se suma la opinión -sostenida por el 84% de los encuestados- de que todos los Gobiernos, sea cual sea su orientación ideológica, muestran más interés por tratar de controlar a la Justicia que por proporcionarle los recursos que precisa para funcionar de forma rápida y eficaz.

Entre los españoles también es mayoritaria la sensación -expresada por un 66 por ciento- de que los tribunales reciben presiones de forma permanente. El 89% de quienes lo afirman las atribuyen a los grupos políticos, el 86 por ciento al Gobierno de turno, el 84% a los grupos de presión económicos y sociales y el 62% a los medios de comunicación. Solo el 24% de los españoles, sin embargo, cree que las presiones de que son objeto los tribunales acaban realmente influyendo en sus decisiones.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda