Según el juez Iberdrola deberá demandar a ACS

09 de junio de 2021

El juez de lo Mercantil número 4 de Madrid, Jorge Montull, ha negado a Iberdrola la diligencia preliminar que había pedido para imponer una posible demanda contra ACS por "competencia desleal consistente en un acto de denigración de un competidor para menoscabar su crédito en el mercado", y ha instado a la compañía eléctrica a que presente ya esa denuncia si puede demostrar que la publicación de una información contra ellos fue filtrada por la constructora que preside Florentino Pérez. 

Compartir en:

Fuentes cercanas a ese proceso aseguran que los servicios jurídicos de Sánchez Galán están ya trabajando en ese proceso para imponer la demanda cuanto antes, una vez que tengan todos los datos que necesitan para hacerlo. Iberdrola había solicitado al juez como diligencia previa que llamase a declarar a los representantes legales de ACS para comprobar si desde su entorno se había filtrado información para la publicación el pasado mes de febrero de la noticia que aludía a que “Florentino Pérez prepara una demanda de 2.600 millones contra Iberdrola por Villarejo”, así como que se identifique qué personas lo habían hecho. El juez llamó declarar a ACS el próximo 16 de junio, pero esa citación fue recurrida por la constructora y ha quedado ahora en nada al estimar el juzgado ese recurso y desestimar la petición de Iberdrola, por entender que su petición está más cerca de ser la preconstitución de una prueba, que una diligencia previa, algo que vulneraría el derecho de defensa de los demandados.

Los servicios jurídicos de Iberdrola advirtieron de que el hecho de publicar esa noticia dos días antes de la presentación de resultados de la compañía fue un golpe para su credibilidad en un proceso tan complicado como el caso Villarejo, que es en el que se basa la información, y generó además una caída de la cotización en bolsa, lo que supone que el daño incluso se podría cuantificar. Basándose en la Ley de Enjuiciamiento Civil y en la Ley de Defensa de la Competencia, los abogados de la eléctrica preparan ahora su demanda convencidos de que se ha cometido un delito de competencia desleal por “denigración”. 

Frente a las acusaciones de Iberdrola, los abogados de ACS recurrieron la citación del juez alegando que esas diligencias preliminares se convertían, de hecho, en un juicio adelantado del propio hecho que se quería someter a juicio. Sin llegar a esos extremos, el juez de lo Mercantil le da la razón ahora a la constructora al advertir que “cabe concluir que la diligencia que se interesa no es procedente, pues lo que se pretende con la misma es la preconstitución de prueba para un juicio posterior, y no su mera preparación: la comunicación de la información por parte de alguien vinculado a ACS al medio de comunicación constituiría el objeto principal del juicio”.
Se trata de un capítulo más en la parte de la pieza de Iberdrola dentro del caso Villarejo en la que se acusa a la eléctrica de haber contratado los servicios de la empresa del comisario jubilado para espiar al presidente de ACS, algo que originó la personación como perjudicado del presidente de la constructora, Florentino Pérez. Desde Iberdrola se ha negado en todo momento la existencia y el encargo de tales trabajos y se ha intentado sacar al presidente madrileño del caso, si bien el juez lo mantiene hasta que se aclare la procedencia de algunas facturas que aparecen en el sumario del caso. De hecho, junto a esta petición de diligencias previas, Iberdrola, en paralelo, también ha presentado ante los juzgados de Bilbao una demanda contra Florentino Pérez por atentar contra el derecho al honor. El procedimiento ha recaído en el juzgado 9 de instrucción de Bilbao.

El caso Villarejo mantiene en jaque a la cúpula directiva de Iberdrola, que está a la espera de que la Fiscalía pida al juez la imputación del presidente, Sánchez Galán, y de algunos de sus máximos colaboradores. Fuentes judiciales cercanas al caso aseguraban la semana pasada que ese proceso era inminente, si bien parece que la cuestión se ha retrasado. Esa prórroga puede ser muy peligrosa para la compañía si tenemos en cuenta que se acerca la fecha de su junta general, el próximo 18 de junio, a la que los dirigentes de la eléctrica quisieran llegar con esa incógnita despejada, para bien o para mal. 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda