ACCIONES PROPIAS. La Justicia da la razón a la CNMV

06 de julio de 2021

La Audiencia Nacional, en una sentencia del pasado 11 de mayo, desestima un recurso de Banco Inversis que solicitaba la anulación de una sanción de 40.000 euros por una infracción grave.

Compartir en:

El supervisor multó en abril de 2018 a Cartera Rea con 80.000 euros por una infracción muy grave por la realización de prácticas de manipulación de mercado con acciones propias en 15 sesiones bursátiles de 2015. El negocio de la firma era adquirir posiciones en cotizadas. Salvando todas las distancias, su modus operandi era similar al de Corporación Financiara Alba, si bien, a inicios del año pasado, Cartera Rea fue excluida de negociación.
El intermediario a través del que se hicieron las operaciones castigadas por la CNMV fue Inversis. Y, por no haber avisado al vigilante tras haber cursado operaciones sospechosas, también recibió su castigo. Pero la entidad se rebeló. Primero protestó ante el Ministerio de Asuntos Económicos, que rechazó sus argumentos, y después recurrió a la Audiencia Nacional, que también ha decidido dar la razón a la CNMV.

El artículo de la ley del mercado que invoca la CNMV especifica que “las entidades que efectúen operaciones con instrumentos financieros deberán avisar a la CNMV, con la mayor celeridad posible, cuando consideren que existen indicios razonables para sospechar que una operación utiliza información privilegiada o constituye una práctica que falsea la libre formación de los precios”.
Que la manipulación de precios se llevara a cabo mediante operaciones con la autocartera es clave para el tribunal. Inversis aduce en su recurso que los hechos que pudieran haber determinado la existencia de indicios de una operación sospechosa no hubieran podido ser detectados por la entidad, al margen de que hubiera aplicado o no herramientas informáticas y otros medios para analizar la operativa de autocartera de Rea.

Los jueces rebaten este argumento, al asegurar que Inversis estaba “en condiciones de conocer que las operaciones de autocartera de Rea, a sabiendas de tal naturaleza, representaban un elevado porcentaje (de dominio y cuasi monopolista) sobre la negociación de las acciones”. La sentencia añade también que Inversis estaba en disposición de detectar el significativo impacto que suponía la compra de acciones propias de Rea sobre los precios de referencia del valor.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda