El TSJC rechaza el toque de queda de la Generalitat

23 de agosto de 2021

"El control de las interacciones sociales no es ningún criterio sanitario estrictamente considerado, como una genuina potestad para el mantenimiento de la seguridad y del orden público, cuya naturaleza además no transmuta según las franjas horarias de las relaciones sociales, para convertirse en cuestión sanitaria lo que en horario diurno es indiscutiblemente un tema de policía administrativa". 

Compartir en:

Con este argumento, el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya ha rechazado la petición de la Generalitat de ampliar las restricciones de movilidad nocturna a 43 municipios, además de las 19 aprobadas por el tribunal la semana pasada, de 20.000 habitantes con altos índices de contagio, es decir que mantienen los 125 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días. De esta forma la Generalitat quería incluir a Barcelona y su área metropolitana, además de las capitales de provincia y poblaciones como Figueres, Reus y Vic. Sin embargo, el TSJC rechazó esta petición y mantiene el toque de queda para las 19 localidades de 5.000 habitantes y con una incidencia acumulada de 250 casos. En una dura resolución, el tribunal recuerda que, según los datos del Departament de Salut, "los municipios de más de 20.000 habitantes para los que se interesa el toque de queda no alcanzan el índice IA7>125 en la fecha de la solicitud, de manera que según sus propias premisas resultaría todavía más innecesario y desproporcionado el toque de queda que para estos municipios sin embargo solicita". "La fundamentación de la denegación de autorización del toque de queda en los municipios que no alcanzase el IA7>250 se residenció en la no justificación de que aquella medida fuera indispensable para salvaguardar la salud pública, y no en la afirmación que dicha medida constituyera en verdad una razón de orden o de seguridad pública. La referencia que hicimos al orden y a la seguridad pública se limitó a la denegación de la autorización del toque de queda en los municipios que sin tener esa incidencia epidemiológica eran limítrofes con otros que si la tenían", recuerda el TSJC. 

Por eso, añade que en la nueva petición de la Generalitat "subyace que el mantenimiento de la seguridad y el orden público es finalidad del toque de queda de los municipios de más de 20.000 habitantes con IA7>125, como, en especial, limitar las interacciones sociales y el fenómeno de 'botellón'". En este sentido el tribunal recuerda que "el control de las interacciones sociales no es ningún criterio sanitario estrictamente considerado" y detallan que "el control de las interacciones sociales no es una medida que deba ser autorizada por juzgados y tribunales". Además, la resolución señala que "la acreditada posibilidad de control de todo tipo de interacciones sociales en horario diurno por la policía administrativa, justifica que no resulta indispensable la restricción que a los derechos fundamentales implica el toque de queda, para que se pueda realizar esto mismo en el horario que habría de comprender la prohibición de circulación y deambulación por las vías públicas; esto es, que para conseguir esa misma finalidad de hacer respetar las medidas de distancia social y uso de mascarilla, la Administración dispone de medios igualmente efectivos y menos lesivos a los derechos fundamentales y libertades públicas".

Tras conocerse esta decisión, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, aseguró que el toque de queda "no es una cuestión de orden público, es una cuestión sanitaria" por lo que añadió que "necesitamos instrumentos que se eviten nuevos contagios". Aragonès lamentó que el Gobierno no tenga una ley concreta sobre estas medidas ya que "la falta una normativa especifica en esta materia hace que recaigan en los tribunales materias que son cuestión de las administraciones". El TSJC rechazó la nueva propuesta de la Generalitat para aplicar el toque de queda en Barcelona y otros 61 municipios de más de 20.0000 habitantes, por lo que Aragonès dijo que estudiarán la resolución "y veremos el recorrido jurídico que tiene, pero no se puede pedir al gobierno que tenga un plan c, d, f si los tribunales no nos dan los instrumentos". El presidente catalán ha advertido que "aún estamos con una alta presión asistencial" y reconoció que "desde el punto de vista sanitario nos preocupan las actividades en la que la interacción social pueda hacer aumentar el número de contagios". "Nosotros no podemos sustituir al TSJC. Vamos a seguir asumiendo toda la responsabilidad en cuestión sanitaria. Para nosotros sigue siendo necesario el toque de queda por una cuestión sanitaria. Lo que no podemos hacer es asumir las responsabilidades del TSJC. Vamos a seguir actuando con la resolución vigente", añadió Aragonès quien también destacó que ya "son más de 5 millones de catalanes los que tienen la pauta completa" de la vacunación, aunque ha reconocido que son "niveles todavía insuficientes ante un virus que nos pone nuevos retos". El objetivo es llegar al 90% de vacunación en las próximas semanas con la vacunación de las franjas de edad más jóvenes ya que "ahora es un buen momento, justo antes del inicio del curso escolar, para iniciarlo con las máximas garantías" añadió Aragonès.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda