PLUS ULTRA: ¿alzamiento de bienes?

25 de agosto de 2021

La empresa Plus Ultra ha criticado al Partido Popular por promover una investigación sobre una presunta malversación de caudales públicos en las ayudas públicas recibidas por la compañía a través de la SEPI. 

Compartir en:

La compañía considera que se trata de un nuevo movimiento político cuyo único objetivo es seguir utilizado a la aerolínea como un arma arrojadiza en una batalla política en la que nada tiene que ver.
En una nota de prensa, la aerolínea asegura que la compañía no tiene aviones en propiedad. Sin embargo, oculta el hecho de que la única nave que tenían en propiedad fue vendida a sus socios antes del rescate. Plus Ultra adquirió una aeronave a finales de 2018, pero un año después (a finales de 2019) lo entregó como forma de pago de la financiación obtenida a través de la emisión de deuda de 10 millones de dólares (alrededor de 8,9 millones de euros), destinada a sufragar los costes de su actividad.

El Partido Popular solicitó hace unas semanas al juzgado que investiga una presunta malversación de caudales públicos en las ayudas recibidas por la empresa. Como medida cautelar, el PP pidió que se constituya una hipoteca mobiliaria sobre los aviones que pudiera tener Plus Ultra en propiedad, con "el fin de garantizar un eventual reembolso por parte de la aerolínea" y "evitar las consecuencias de la posible consumación de un delito".

Ahora el magistrado Serrano-Arnal (instructor del caso Delcygate) ha dado traslado a las partes que integran el procedimiento abierto en el Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid para que se pronuncien sobre esta medida propuesta por el PP en calidad de acusación popular.
Sin embargo, la aerolínea cuenta con dos aviones A340-300 (denominados con las siglas MQM y NBU) y un A340-600 (NFQ), los mismos que tenía en el momento del rescate; pero en varios de los documentos que Plus Ultra envió al Gobierno se  explica que las tres aeronaves se operan bajo arrendamiento operativo. Es decir, que ninguno es de su propiedad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda