Acek logra el aplazamiento de su “deuda” con Hacienda

27 de noviembre de 2021

La familia Riberas, la mayor fortuna industrial en España, ha logrado frenar en la Audiencia Nacional el pago de una multa a Hacienda de más de 45 millones de euros correspondiente a su holding familiar industrial Acek Desarrollo y Gestión Industrial.

Compartir en:

Lo hace después de que el Tribunal Económico (TEAC) dependiente de la propia Agencia Tributaria le diera la razón en primera instancia lo que llevará a regresar al inicio de la inspección que dio origen a la deuda. Esta victoria le permitirá no tener que abordar el pago por ahora y gana algo de tiempo.

Esta inspección se inició en el año 2015 para analizar los grandes impuestos abonados por el grupo, a través del cual controlan compañías como Gestamp o Gonvarri. Dos años más tarde, a finales de 2017, recibió un acta de liquidación por el Impuesto sobre Sociedades no abonado de 45,3 millones de euros, junto con un acuerdo sancionador, cuya cifra no se ha desvelado. El grupo pleiteó en la primera instancia económica-administrativa, antes de dirigirse a los tribunales. Y finalmente logró dos victorias, una más destacada y otra menor. La primera: consiguió que se anulara esa sanción. La segunda: se consiguió la retroacción de la inspección, ante potenciales errores detectados.

Ante este escenario, los Riberas han querido impugnar esta resolución del TEAC y por eso han pedido la suspensión cautelar del dictado de estas liquidaciones. Es decir, han ido más allá de lo que suelen reclamar las compañías en casos como este, como asegura la sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional en un auto de este mes de noviembre consultado por La Información. Se ha pedido que no se dicten las liquidaciones. La Audiencia no accede y sólo se limita a suspender el pago de la deuda, al haber aportado garantía suficiente, que no ha sido rechazada por la Abogacía del Estado. La compañía ha aportado un aval bancario de Banco Santander que cubre el principal, los intereses y recargos que se pudieran derivar del caso.

Este no es el único caso reciente que los Riberas han ganado en los tribunales a la Agencia Tributaria. La sociedad cabecera del grupo Gonvarri, que está dentro de este holding, recibió una resolución del TEAC estimando parcialmente las alegaciones que había hecho respecto de la contabilidad del fondo de comercio para los primeros cuatro ejercicios de la década. La compañía ya obtuvo, según asegura en sus propias cuentas, sentencias a favor por parte de la Audiencia Nacional por conceptos similares respecto a los ejercicios 2003 y para el periodo 2004-2008.
La compañía se ha negado a hacer cualquier tipo de provisión para hacer frente a este caso, al entender que no son contingencias suficientes para llevarlo a cabo. Los ingresos que percibe Acek, como todas las sociedades holding, proceden de los dividendos de las diferentes participadas. En el año 2020, tal y como queda reflejado en sus cuentas de resultados, se disparó el volumen de negocio pasando de 59,5 millones a algo más de 338. Debido a que tanto los deterioros de participaciones como los gastos operativos se mantuvieron a raya, el grupo elevó en la misma proporción los beneficios.
Debido a que los dividendos están exentos de tributación y a que se ejecutaron otros ajustes vinculados a los deterioros de participaciones, la compañía cerró el año 2020 con un resultado fiscal negativo de 5,6 millones de euros, pese a que la carga impositiva teórica del 25% debería dejar su factura fiscal en unos 80 millones de euros, según reza en la memoria anual. Lo que sí que ha dejado constancia es que ha afrontado un gasto por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales de casi 8 millones derivado del valor atribuible a los inmuebles propiedad de las filiales alemanas de Gestamp Automoción y la transmisión indirecta de los mismos en el marco de la salida a bolsa que tuvo lugar en el año 2017.

Acek Desarrollo y Gestión Industrial fue creada a mediados de los años 90 como holding de los diferentes negocios de la familia Riberas en las industrias del automóvil, siderúrgica y energías renovables, principalmente, y de otros como el inmobiliario o el transporte. Es el dueño de Gestamp Automoción -que en 2020 facturó casi 7.500 millones de euros- y Gonvarri. El grupo se lo reparten entre los dos hermanos: Francisco Riberas y Juan María Riberas al 50% en sendas sociedades patrimoniales. También posee una participación indirecta de más del 15% de Cie Automotive y de una cifra similar en Global Dominion.
Esta sociedad está al margen de otras firmas personales de cada uno de ellos, en las que tienen acciones de otras compañías cotizadas como Telefónica o como Wallbox, el fabricante de cargadores, y Moove Cars, la gestora de flotas de vehículos con conductor (VTC) recientemente rescatada por Uber. La familia Riberas es la mayor fortuna industrial de España. Ambos ocupan los puestos 17 y 18 de la lista Forbes de los más ricos de España en 2021, con una fortuna conjunta de más de 2.600 millones de euros.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda