La fiscalia brasileña pide suspender la compra de Oi

07 de febrero de 2022

Telefónica se enfrenta a un serio problema con la compra de Oi en Brasil. La Fiscalía de Brasil pide en un informe presentado este fin de semana que se suspenda la operación de adquisición del operador móvil por parte de Telefónica, Carlos Slim (America Móvil) y TIM. El organismo asegura que iniciará un procedimiento administrativo contra las tres compañías para investigar la posible conducta concertada entre ambos y posibles prácticas de exclusión de competidores.

Compartir en:

El que firma el informe presentado ante el regulador de la competencia (conocido con las siglas de CADE) en Brasil es Waldir Alves, quien representa a la oficina del fiscal allí. Se trata de un informe consultivo, pero su peso puede ser relevante de cara a la decisión que debe tomar esta entidad en los próximos días sobre una de las operaciones más relevantes para Telefónica de las que ahora tiene abiertas. Alves llega a tres conclusiones, tal y como queda reflejado en el documento fechado el pasado 5 de febrero, sobre este caso. Por un lado, recomienda no aprobar la operación de compra debido a "violaciones de la competencia". En segundo lugar, asegura que habría que finalizar el procedimiento para que sea analizada si ha habido una infracción de lo que se conoce como 'gun jumping' en el argot. Es decir, por no haber notificado la operación con carácter previo a su formalización.

En último lugar, la Fiscalía pide que se inicie un procedimiento administrativo para que se estudie a fondo cómo ha sido el acuerdo entre las tres compañías para adquirir los activos móviles del operador brasileño, en concurso de acreedores desde el año 2016. Entiende que hay indicios de una potencial "conducta concertada entre las concurrentes y eventuales prácticas de exclusión".
En julio de 2020, en plena resaca del primer golpe de la pandemia, Telefónica pactó la creación de un consorcio. La operadora española es la primera en cuota de mercado de telefonía móvil. Finalmente decidió acudir de la mano de sus dos principales rivales, Carlos Slim y TIM, en una oferta conjunta por esos activos. El Gobierno brasileño de Jair Bolsonaro trato de 'calentar' la operación c0n alguna liebre, sin que esto se produjera.

Incumple la ley
Este consorcio, según la Fiscalía, permitió a algunas compañías presentar oferta aunque no pudieran hacerlo de manera individual. Carlos Slim fue uno de los grandes beneficiados, pues debido a que su última compra le hizo ganar tamaño, no podía adquirir más espectro radioeléctrico. "Esa prohibición podía eludirse con la formación del consorcio, porque en la división de mercado que haría el grupo tras la adquisición, Claro no recibiría ninguna radiofrecuencia", asegura. Y lo deja claro: "Las negociaciones realizadas durante la implementación del consorcio son indicativos de la práctica de conducta concertada y conducta excluyente".
Además, al formar ese pacto a tres no sólo impidieron acudir a otros terceros competidores, como es el caso de la firma de inversión Highline. También, según apunta en el informe, "violaron la ley, provocaron daños competitivos graves, vulneraron los principios de razonabilidad y competitividad". ¿La razón? Insisten en que no fue comunicado a la autoridad autimonopolio, a pesar de que es obligatorio. En lugar de diluir la concentración existente entre los tres gigantes del sector, "terminando provocando una mayor concentración". Además se dividieron los activos del caurto competidor más grande, "coordinado entre los tres gigantes, sin autorización legal para hacerlo".

Importante para Telefónica
En el último mes y medio, las reuniones se han intensificado entre todas las partes. En total se han mantenido más de medio centenar de encuentros, la mayoría de ellos por videoconferencia, para tratar de ultimar una decisión que se debe tratar este miércoles pero que podría retrasarse a la próxima semana. El CADE ahora tiene un durísimo informe de la Fiscalía sobre la mesa. Hace más de dos meses, la Superintendencia General del organismo propuso la autorización.
La transacción es importante para Telefónica, pues no sólo se produce en uno de sus cuatro mercados prioritarios, sino también porque es una de las más destacadas que aún tiene abiertas después del cierre de otras grandes como la venta de las torres de telefonía de Telxius a American Tower o la fusión del negocio británico con Virgin Media. Con el movimiento, al que la española destinaría algo menos de 900 millones de euros y que le permitiría hacerse con 10,5 millones de clientes y 43 'megahercios' del espectro radioeléctrico, resulta clave para ganar tamaño en una plaza en la que Telefónica concentra el 16% de sus ingresos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda