Arbizu se desliga de la contratación de Villarejo

14 de febrero de 2022

El exjefe de los Servicios Jurídicos de BBVA Arbizu ha declarado ante el juez de la Audiencia Nacional García Castellón y ha asegurado que él no tuvo ningún tipo de intervención en la contratación de las empresas del comisario jubilado José Manuel Villarejo para el desarrollo de trabajos de presuntos espionajes a empresarios, políticos y periodistas.

Compartir en:

El exdirectivo del banco, que en 2019 se negó a declarar como imputado, ha defendido su inocencia en este asunto y ha recalcado que entre sus funciones no se encontraba el control de los proveedores de servicios ni el seguimiento de estos contratos.
Arbizu, que firmó su salida de la entidad financiera tras la imputación de ésta como persona jurídica en el conocido 'caso Villarejo', ha estado durante casi tres horas declarando ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional para explicar qué conocía y qué relación tenía con los trabajos que el Grupo Cenyt desarrolló para el banco entre 2004 y 2017, y por los que se abonaron más de 10 millones de euros.

El que fuera responsable de Regulación y Control Interno de BBVA es el tercer exdirectivo que comparece ante el magistrado instructor tras llevar más de dos años guardando silencio. Los primeros que declararon ante el juez García Castellón fueron el exconsejero delegado Ángel Cano y el exjefe de Seguridad Julio Corrochano, quienes apuntaron que las relaciones con Cenyt comenzaron después de que expresidente del banco Francisco González (también investigado) encargara en 2004 buscar una empresa para tratar de frenar la OPA que lanzó Sacyr Vallehermoso.

Arbizu ha contestado a la Fiscalía Anticorrupción y a su defensa y prácticamente no ha hecho alusión a González. Ha centrado su exposición en la nula intervención que tuvo él en relación a los contratos a la empresas de Villarejo. En este sentido, ha recalcado que no conoce ni al comisario ni a su socio en Cenyt, Redondo, y que jamás tuvo con ellos ninguna comunicación telefónica ni por correo electrónico. Es más, ha hecho hincapié en que su nombre no aparece en ninguno de los documentos, agendas o conversaciones que los investigadores intervinieron al agente encubierto y que están sirviendo de base para indagar en los negocios privados que Villarejo llevó a cabo mientras seguía en servicio activo en la Policía Nacional.

Así, el exdirector de los servicios jurídicos y exabogado del Estado ha aprovechado para desmarcarse de la presunta responsabilidad que otros investigados le han atribuido y ha negado que fuera el superior jerárquico de los departamentos que contrataron a Cenyt, como es el caso de Seguridad, que entonces dependía de Julio Corrochano; o de Riesgos, que estuvo en manos de Béjar, quien tiene una 'batalla' jurídica abierta contra el BBVA. Precisamente sobre este último exdirectivo, Arbizu ha resaltado que las evidencias que contiene el sumario de esta novena pieza separada de la macrocausa 'Tándem' no permiten dar credibilidad a las tesis que defiende, según han informado las fuentes jurídicas consultadas.

En esta misma línea, el que también fuera jefe de Regulación y Control Interno de BBVA ha insistido en que, de acuerdo con el modelo de control interno de BBVA -que la entidad financiera aportó a la causa-, no le correspondía llevar a cabo ninguna función de control de las decisiones sobre contratación de proveedores, como puede ser la selección de contratistas y seguimiento y ejecución de dichos contratos. Ello era una tarea propia de cada "unidad contratante".
Con todo ello, Arbizu ha señalado que obtuvo un conocimiento total de los contratos firmados con las empresas del polémico expolicía a raíz de la investigación interna que BBVA inició en 2018 -aún bajo el mandato de Francisco González- tras el estallido del caso. En este sentido, ha destacado que él fue quien le dio impulso a esta tarea para averiguar qué había pasado y si se habían cometido irregularidades. Es más, ha querido matizar que dicha investigación se realizó conforme a los procedimientos establecidos en el protocolo de 'compliance' (cumplimiento normativo) del banco.

De este modo, Arbizu, que abandonó la entidad vasca el 30 de julio de 2019, ha querido reforzar su estrategia de defensa recordando que el expediente sancionador que BBVA le abrió con motivo de su imputación finalmente fue archivado, ya que el propio banco admitió que los hechos presuntamente irregulares que se le atribuyeron no eran ciertos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda