El TC rechaza apartar a los magistrados Espejel y Arnaldo de la causa del procés

15 de diciembre de 2021

El Pleno del Tribunal Constitucional ha rechazado de plano y por unanimidad los incidentes de recusación que se plantearon contra los nuevos magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel por líderes independentistas catalanes.

Compartir en:

El asunto se incluyó este mismo martes como anexo a tratar en este pleno jurisdiccional, el primero que se celebra tras la renovación parcial de la corte de garantías.
Con esta decisión, que ha sido apoyada por todos los magistrados en el plenario, el nuevo presidente, Pedro González-Trevijano, salva el primer escollo importante de su mandato, y es que está previsto que en esta primera sesión se deliberen asuntos como el Acuerdo de la Mesa del Parlament por el que se reivindicó la amnistía de los independentistas condenados.

El Tribunal Constitucional ha rechazado por unanimidad las 33 recusaciones presentadas en las últimas semanas por los encausados por el procés y por el expresidente de la Generalitat Quim Torra, quien tuvo que abandonar su cargo al ser condenado por desobediencia. Las recusaciones se dirigían contra los magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel, a los que se atribuía una clara afinidad con el PP, partido que les propuso para formar parte del tribunal, y contra el propio presidente del Constitucional, Pedro González-Trevijano, en el caso de que no se abstuviera de participar en las sentencias sobre los recursos del procés.

La insólita situación del tribunal, con doce recusaciones contra Arnaldo, otras tantas contra Espejel y nueve contra Trevijano provocó que el pasado martes se anunciara la inclusión a última hora de este asunto en el orden del día del pleno que este martes ha empezado a celebrar el Constitucional. Se trata de la primera reunión plenaria tras su renovación de octubre pasado.

La impresión dominante entre los magistrados ante el cuestionamiento de tres de sus componentes con una oleada de recusaciones relativas a su falta de imparcialidad fue desde el primer momento que desde el ámbito independentista se había lanzado una ofensiva en toda regla, cuyo propósito sería bloquear el funcionamiento del Tribunal Constitucional, ya que de haber prosperado las recusaciones se hubiera quedado sin el quórum necesario para tomar decisiones.
Las recusaciones partieron de todos los encausados por el procés que aún tienen pendientes de resolución recursos presentados por supuesta vulneración de derechos fundamentales en el procedimiento judicial derivado del referéndum ilegal del 1-O. La presentación de las impugnaciones incluyó, por tanto, al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, al exvicepresidente Oriol Junqueras y a los exconsejeros Toni Comín, Clara Ponsatí, Raül Romeva y Joaquim Forn. Algunos de ellos presentaron tantas recusaciones como recursos tienen formalizados, ya que en algunos casos se trata de varios, tantos como autos impugnados. Quim Torra tiene planteadas cuatro recusaciones.

El tribunal explica en su comunicado que, ante el cúmulo de recusaciones planteadas, la resolución dedica un fundamento específico a poner de manifiesto la legitimidad de origen de los magistrados del Constitucional, “al ser elegidos por los tres poderes del Estado, lo que se proyecta en la pluralidad de perspectivas jurídicas que confluyen en las deliberaciones y decisiones del órgano colegiado, expresión de la idea de pluralismo político”.

La resolución expresa que “no es posible excluir a los dos magistrados recusados —los que lo fueron directamente, Arnaldo y Espejel—, pues el Tribunal quedaría sin el quórum de ocho magistrados exigido para resolver”. Se indica asimismo que “la salvaguarda del ejercicio de la jurisdicción constitucional reclama, y justifica al mismo tiempo que, para dictar esta resolución, no deba excluirse de la conformación del Pleno a ninguno de sus magistrados presentes”, ya que “a la defensa de la jurisdicción del Tribunal todos sus magistrados están llamados, sin que quepa hacer distinciones entre los magistrados recusados y los abstenidos”. En este caso, los abstenidos tras recusaciones anteriores son los magistrados Antonio Narváez y Cándido Conde-Pumpido.

El Pleno, además del rechazo de los motivos de recusación basados en meras afirmaciones “huérfanas de todo sustento en hechos concretos”, descarta “que pueda fundarse una duda legítima de imparcialidad sea por la exteriorización jurisdiccional de un criterio jurídico al resolver un proceso o al discrepar de lo resuelto a través de la formulación de un voto particular, sea por las manifestaciones vertidas en publicaciones académicas o en artículos de opinión antes de haber adquirido la condición de magistrado”. Se afirma que “no solo el Tribunal Constitucional sino también el resto de Tribunales jurisdiccionales deben ser integrados por Jueces que no tengan la mente vacía sobre los asuntos jurídicos sometidos a su consideración”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda