Los concursos de acreedores en el sector turístico crecieron un 62%

01 de febrero de 2022

Según un estudio elaborado por Solunion, la compañía de seguros de crédito, de caución y de servicios asociados a la gestión del riesgo comercial, después de un 2020 difícil debido a la crisis de la COVID-19, el sector turístico afrontó 2021 con optimismo, sobre todo a partir de junio, gracias a la relajación de las restricciones de movilidad, la progresiva reducción de las medidas de aforo y el avance de la vacunación.

Compartir en:

Sin embargo, el fuerte impulso de estos últimos meses del año no ha
sido suficiente, y tanto el número de empresas activas de alojamiento como el de las agencias de viajes y otros operadores turísticos se ha visto reducido, sufriendo estas últimas un mayor impacto:

1.400 compañías cerraron en 2021, casi un 10 % del total.

Con datos a cierre de año, el informe revela un aumento del 62 % de los concursos de acreedores respecto a 2020, en línea con las estimaciones publicadas por Solunion el pasado junio, registrándose un total de 160 procedimientos. Esto supone un aumento muy significativo respecto al total de la economía española, que reflejó en 2021 un incremento de un 30 % respecto al año anterior, lo que demuestra el gran impacto de la pandemia en el sector. Por comunidades, destaca el gran crecimiento de Cataluña o Canarias, que doblaron las cifras de 2020, mientras que otras como Madrid o la Comunidad Valenciana mostraron un crecimiento más gradual. Baleares, por su parte, con un mismo modelo económico, mantuvo prácticamente la misma cifra registrada hace dos años.

Impacto de la COVID-19 en 2021 y perspectivas para 2022

Según el reciente informe publicado por Exceltur, el PIB turístico en 2021 ascendió a 88.546 millones de euros. Esto supone un incremento de 27.140 millones respecto al ejercicio 2020, pero se sitúa aún muy lejos de los 154.737 millones de euros alcanzados en 2019. Estas cifras nos devuelven a niveles de actividad del año 2003.
La llegada de Ómicron con la sexta ola de coronavirus ha supuesto una ralentización en la recuperación del sector, principalmente por el aumento de restricciones en los últimos meses de 2021, sobre todo en Navidad, y no se prevé que la tendencia vaya a cambiar en el primer trimestre de este año. Para los analistas de Solunion, será la llegada de Semana Santa, junto con una buena evolución de la pandemia, las que marquen un posible nuevo punto de inflexión y la vuelta a la tendencia iniciada a mitad de 2021. En cualquier caso, no se espera que en 2022 se pueda alcanzar aún el volumen de 2019.

“En este inicio de año son muy pocos los actores que se atreven a vaticinar que la recuperación del nivel de actividad se alcanzará en 2022; y una gran mayoría la emplaza a 2023, empeorando las previsiones de hace unos meses”, explica José Montes, analista de Información de Solunion España. “A pesar de que desde mitad del año pasado los grupos habían empezado, en general, a generar cash flow positivo, y que para 2022 se espera alcanzar cifras de al menos un 80% de actividad frente a los datos de 2019, la recuperación a nivel de márgenes y resultados será algo más lenta”, añade. Con todo, según las previsiones de la firma, durante los próximos meses, el turismo doméstico seguirá siendo primordial, a medida que se vaya recuperando el extranjero,


En cuanto a las ayudas gubernamentales, la resolución de los expedientes de la SEPI, la prórroga de los ERTE, los prestamos ICO (cuya carencia para el sector ha sido ampliada, tal y como anunció el pasado viernes el Instituto para la Calidad Turística Española) y los fondos europeos seguirán siendo clave para determinar el futuro del sector en los próximos meses.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda