Las reclamaciones por las tarjetas ‘revolving’ se triplican en España

13 de noviembre de 2021

El Banco de España recibió un total de 1.869 reclamaciones en 2020 relacionadas con tarjetas ‘revolving’, un dato que triplica al de 2019 y que coincide con la sentencia del Tribunal Supremo que declaró usurario el tipo de interés de estos productos.

Compartir en:

Fueron muchos los afectados los últimos años por el tipo de interés abusivo de las llamadas tarjetas ‘revolving’. Parecía una batalla perdida, pero en 2020, tras una sentencia del Tribunal Supremo en el mes de marzo que declaró usurario el tipo de interés de estos productos, todo cambió, tal y como refleja el número de reclamaciones relacionadas con estas tarjetas, que solo en 2020, según datos del Banco de España, triplicaron a las interpuestas el año anterior. “El aumento de las denuncias contra las tarjetas ‘revolving’ está estrechamente relacionado con la sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 2020, al considerar nulo el tipo de interés de una tarjeta de este tipo distribuida por WiZink Bank, cuyo TAE inicial se situaba en el 26,8%”, explica Romero, abogada del despacho Sanahuja Miranda Abogados. De este modo, en todo el año 2020 el Banco de España recibió un total de 1.869 reclamaciones relacionadas con este asunto, quedando únicamente por detrás de las referentes a préstamos hipotecarios (2.036) y operaciones fraudulentas con tarjeta (1.942). En el caso de las ‘revolving’, la mayoría de ellas mismas, 1.186 para ser exactos, fueron por falta de documentación contractual.

Además de los bancos, marcas como Carrefour, Ikea o gasolineras como Cepsa o Repsol también tienen sus propias tarjetas ‘revolving’ vinculadas con una entidad bancaria. Estas, más allá de su elevado tipo de interés y falta de transparencia, generan una deuda muy elevada, ya que cuando el consumidor supera el límite de crédito acordado con el banco la cantidad va aumentando mes a mes hasta alcanzar un límite en el que se debe más por intereses que por el dinero originalmente gastado.

Si un consumidor considera que ha sufrido abuso a la hora de firmar un contrato por una tarjeta ‘revolving’, lo primero que debe hacer, según Romero, es acudir a un “abogado especialista en la materia” que le pueda aconsejar y ayudar en la gestión del caso. Este tipo de tarjetas en sí no es ilegal. Lo que sí que traspasa los límites de la legalidad, según la sentencia del Alto Tribunal, es la aplicación de un tipo de interés por encima de la media. Es por esto por lo que el usuario estafado tendrá que recabar el máximo de datos y pruebas posibles para sacar adelante el caso, esto va desde el primer contrato firmado con la entidad para la expedición de la tarjeta en cuestión hasta los cuadros de amortización donde se relejen los movimientos realizados.

La declaración de nulidad de un contrato permite al cliente cobrar todo lo que ha pagado de más, correspondientes a los intereses, comisiones,…. En los últimos meses, tras la sentencia del Supremo en marzo de 2020, se han visto varios casos de éxito reflejados en los medios, como un vecino que Coruña que recuperó más de 10.000 euros por un contrato con la entidad Evo Finance o un cliente de Carrefour en Alcobendas, al que la empresa deberá devolver 9.000 por el uso de una de sus tarjetas ‘revolving’.
Estel Romero, abogada del despacho Sanahuja Miranda Abogados, atiende a medios de comunicación para comentar este tema.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda