A prueba de fuego, la aventura yanqui de un español

28 de febrero de 2021

Javier Moro (Madrid, 1955) escritor ya consagrado por el público y con varios premios literarios recupera en esta novela a un personaje, Rafael Guastavino, poco conocido y que sin embargo fue un arquitecto que contribuyó grandemente a la nueva arquitectura americana que transformó ciudades como Nueva York y Boston. 

Compartir en:

El libro cuenta una historia que se desarrolla a finales del siglo XIX, cuando este arquitecto valenciano, que ya había triunfado en Barcelona con unas construcciones revolucionarias para su época, se traslada a Estados Unidos, a un Nueva York que todavía tiene muchas calles de tierra llenas de barro y que la expansión de la ciudad ofrece grandes oportunidades. ¿Por qué se va fuera de España? Hay muchas respuestas en el libro: seguramente por el deseo de encontrar nuevas oportunidades, pero también para huir de sus numerosos acreedores y de una forma de vivir poco honrada moralmente. Sea como sea hay algo que le impulsa a trasladarse allí con una mujer viuda con dos hijas con la que convive y el hijo que ha tenido con ella, Rafaelillo, que es el que le va a acompañar siempre y va a ser su sucesor en la arquitectura.

Guastavino es de origen italiano, de familia de músicos y de ellos heredará su amor al violín que tiene para él efectos sanantes, pero otro antepasado fue arquitecto y de él heredará el amor a la arquitectura y el aprender a fondo el sistema de construcción del levante español, utilizando un ladrillo, rasilla, muy delgado y de poco peso, pero capaz de ser la base de grandes bóvedas y por lo tanto poder construir enormes espacios sin estar sostenidos por columnas. Es curioso como en aquella época no existen todavía arquitectos y solo son maestros de obras que se ocupan desde proyectar a dibujar y delinear los planos y seguir la obra paso a paso.

La gran preocupación de Gustalvino es lograr construcciones a prueba de fuego ya que en aquellos momentos se construía principalmente con madera y los incendios arrasaban las ciudades; con su sistema se lograba que el fuego fuera mejor combatido. En la novela hace gracia ver como en el apartamento en que viven no se puede cocinar, y lo tienen que hacer con un pequeño hornillo al que tapan con un paño para que no se vea ni se huela el arroz que están haciendo.
Al gran maestro le acompaña siempre su hijo, que es delineante y aprendiz de todo, y al principio, interprete ya que su padre no sabe hablar inglés y no es capaz de aprenderlo. Este hijo es el narrador de la novela y será su sucesor.

Poco a poco y a través de otros españoles que han triunfado en USA va conociendo a personas más o menos influyentes y su obra va adelante, sobre todo cuando conoce a los grandes arquitectos americanos del momento, que le acogen bien. Su sistema cada es más aceptado junto con un tipo de cemento, llamado Portland, que es el que se acaba imponiendo, y así se llega al éxito y a las grandes construcciones que le llevarán a ser considerado como uno de los grandes de la arquitectura americana, exponente de un estilo morisco español ampliamente difundido. Ahí están edificios como la Gran Central Terminal de Nueva York, estaciones de Metro, el Carnegie Hall, el City Hall, La Biblioteca Pública de Bostón o el edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos.

La novela se para también en el aspecto humano describiendo su carácter enamoradizo desde muy joven, su desorden vital, su falta de vistas para la economía de los negocios que emprende. Resalta su amor al trabajo, su tenacidad, su capacidad de reacción ante las adversidades y su capacidad esperanzada ante todo. El capítulo de su trato con las diversas mujeres con las que acaba teniendo alguna relación amorosa, de una de ellas nace su hijo Rafael, es el más delicado, pero el autor ha procurado limar asperezas, aunque en ningún momento justifica su manera de ser, sino todo lo contrario.

En resumen, una novela agradable, de fácil lectura que da a conocer a un personaje ignoto para casi todo el mundo español.

A prueba de fuego
La aventura americana de Rafel Guastavino
Javier Moro
Espasa, Barcelona, ISBN: 978-84-670-6025-6, Págs. 402

Compartir en:

Crónica económica te recomienda