Emocionarte. La doble vida de los cuadros. 

13 de junio de 2021

Emocionarte. La doble vida de los cuadros se ha convertido en Premio Espasa 2020: algo bueno tendría que tener el twenty-twenty. En este libro Carlos del Amor (Murcia, 1974) describe el universo de los cuadros de una manera muy especial. Todos conocemos –o deberíamos– los emotivos reportajes del periodista en TVE. 

Compartir en:

Sin duda, su nueva publicación sigue la línea de la sensibilidad y delicadeza que lo representan. Nos cuenta, al comienzo de cada capítulo, una posible interpretación ficticia de un cuadro, seguida de una explicación, que trata sobre detalles puntuales de la vida real de treinta y cinco obras que abarcan un arco temporal de cinco siglos: desde el XVI hasta el XX. Como dijo del Amor, en la presentación de su obra, ha querido mostrar «cuadros underground de los artistas, y no los mainstream».
Leonardo da Vinci decía que «la pintura es poesía muda y la poesía, pintura ciega». Lo admito, cuando estoy delante de un cuadro y lo observo un tiempo indefinido, enmudezco. Mi imaginación escribe poesía muda con colores, texturas, formas y únicamente el silencio entiende la relación que sucede en este mágico instante entre el pintor, el cuadro y su espectador. Cada persona traza de diferente manera la pintura en su mente. Esto es lo que el escritor quiere transmitirnos. Uno se enfrenta al Perro semihundido de Goya y le pasan tantas imágenes por la cabeza como interpretaciones posibles haya: infinitas.
Cuando era pequeña quería vivir en el mundo de Alicia en el país de las maravillas. El libro de Del Amor me ha hecho coexistir con Alicia: resbalar por el tobogán y entre página y página entrar en el agujero de un mundo propio, lleno de cuadros que se reflejan como un espejo grande dentro de mi interioridad. Con un estilo sencillo y pasional, el escritor revela las dos llaves para abrir la puerta y dejar que el arte decore nuestra vida, en estos últimos tiempos, por desgracia, más gris de lo normal. Hace que apreciemos el gozo del retiro espiritual jugando con la ficción y la verdad, la esperanza y el anhelo, la mirada y el tacto de corazones olvidados. Digo esto último porque el autor hace hincapié en las pintoras femeninas poco recordadas, entre ellas, Ángeles Santos, Clara Peeters y Rosa Bonheur, o la modelo que posaba para los pintores célebres de finales del siglo XIX, Virginie Gautreau, que acabó trastornada por las críticas de una sociedad frívola.
Los secretos de la realidad también lo representan. Hablo de secretos porque las segundas partes de cada capítulo no son meras biografías de las pinturas o de sus artistas. Son historias poco conocidas, pinceladas de detalles bien esbozados dentro –o fuera– de los marcos del cuadro.
En estas aclaraciones de las hazañas verídicas de los lienzos me he sentido como si fuese un personaje de la serie española El Ministerio del Tiempo, saltando de siglo en siglo para poder revivir historias que sin este libro no hubiera reanimado.
Otro enigma aquí es que el periodista abre su escrito con el cuadro Un mundo, de Ángeles Santos, y lo cierra con El abrazo, de Juan Genovés. ¿Querrá decirnos que el mundo es nuestro y deberíamos abrazarlo? ¿Debemos querer y abrazar el amor? Como lectora, me surgen un cúmulo de interrogantes más, pero –al fin y al cabo– un buen libro siempre perfila unas buenas preguntas.
No puedo acabar sin decir que, de los treinta y cinco, mi óleo favorito es Las estaciones, de Giuseppe Arcimboldo, por la risueña melancolía y grandeza que inspira. ¿Y el tuyo? Descúbrelo enmudeciendo en los pasillos de este museo en miniatura que es Emocionarte.
 
Emocionarte
Carlos del Amor
Espasa Libros
Páginas: 232
Fecha de publicación: octubre 2020–

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda