Esclavos del deseo

21 de agosto de 2021

En 1992, Donna Leon (New Jersey 1942) comenzó la serie del inspector Guido Brunetti con la excelente novela Muerte en la Fenice, ahora publica la número 30, todas corriendo en Venecia, donde la autora ha vivido durante muchos años. Sus novelas no se han publicado nunca en Italia y ella siempre ha escrito en inglés. 

Compartir en:

Hay que admitir que ha habido títulos brillantes a lo largo de los años, pero los últimos adolecen de creatividad y también la misma inquina que ha mostrado siempre hacia el Sur de Italia, comparándola con el norte y el desprecio y la ridiculización de la iglesia católica y cualquier creencia seria han decaído en virulencia.

En Esclavos del deseo, tiene que transcurrir casi tres cuartos de la novela para que la acción se salga de las rutinas familiares de la familia Brunetti: la descripción de comidas, las copas de vino y los detalles de una familia superficialmente maravillosa, donde los principios de libertad y liberales se viven a la perfección: es la familia ideal. La vida laboral de Brunetti ya no tiene la fuerza de sus comienzos y se permite el llegar tarde y eludir el enfrentamiento con su jefe, Patta. Los mismos compañeros de siempre aquí prácticamente han desaparecido y la signorina Elettra tampoco tiene el protagonismo habitual. La novedad es la afección por otra compañera, Griffoni, napolitana y que por una vez logra mostrar la valía, a pesar de su origen sureño, con la que colabora y se deja aconsejar y que es la artífice de la solución del caso.

El caso comienza con el hallazgo de dos chicas norteamericanos que han sido dejadas maltrechas en el embarcadero de las urgencias del hospital. La investigación del suceso corre muy lenta y solo muy al final comienza por haber una acción clara surgiendo una trama delictiva de gran envergadura y que se va a resolver sin grandes dificultades.

Como siempre los malos son muy malos y hasta ingenuos, pero cometen fallos, dejan fisuras por donde se puede meter la justicia y resolver el caso.

La novela está bien escrita como es habitual en la autora y es agradable. Las descripciones habituales de Venecia están muy bien hechas y sitúan perfectamente la acción.

Esclavos del deseo
Donna Leon
Seix Barral, Barcelona, 2021, ISBN: 978-84-322-3868-0, Págs. 333. TO. Transients Desires. Trad. Maia Figueroa Evans

Compartir en:

Crónica económica te recomienda