Un libro para triunfar, pero en equipo

18 de septiembre de 2021

"Las oportunidades hay que provocarlas, la suerte hay que buscarla, después las cosas llegan". Este es el mantra que repite desde que tiene uso de razón la bilbaína Adela Balderas, profesora, coach gastronómica y consultora. Aunque tanto para definir su profesión como para definirla a ella harían falta muchos más títulos y adjetivos. 

Compartir en:

Inquieta y curiosa por naturaleza, Adela comenzó su formación académica licenciándose en Filología Inglesa, pero después dirigió su educación hacia el mundo empresarial. Ha cursado un master de Marketing, un MBA en Gestión de Empresas, un master de Coaching personal, ejecutivo y empresarial y en la actualidad es Doctora Mención Internacional en Administración y Dirección de Empresas. Un curriculum de infarto que cuenta además con una trayectoria profesional a la altura moviéndose siempre en los dos sectores que describe como sus principales pasiones: la hostelería y la moda, siempre desde el punto de vista de la educación y la gestión.
 
Entregada a cada proyecto del que forma parte, Adela es energía pura y lo transmite en cada clase que imparte, en cada ponencia en la que interviene y en cada evento que dinamiza. En su faceta docente lo suyo es la motivación. En la actualidad, y entre otras muchas cosas, dirige el Master en Innovación y Gestión de Restaurantes de Basque Culinary Center y es coach en todos los másteres de la primera Facultad de Ciencias Gastronómicas en España, una institución de la que Adela ha formado parte desde sus inicios. Pero su actividad profesional no se reduce a impartir lecciones o teorías. Ella es de romper barreras, de las relaciones de tú a tú. Cada vez que entra en una clase le gusta descubrir cómo funcionan los alumnos que forman parte de ella, observar cómo actúan, descubrir sus fortalezas y debilidades, trabajar con ellos para potenciar esos puntos fuertes y sacar así lo mejor de sí mismos.
 
Y es que durante muchos años ayudó a las empresas a definir y mejorar su visión, misión y valores, hasta que se dio cuenta de que disfrutaba más haciendo lo mismo pero con las personas. “Tengo mucho ojo para detectar muchas cosas en las personas y me propuse sacar lo mejor de ellas”. Eso es lo que le mueve y lo que considera su misión. Un objetivo vital para el que se ha formado en Nueva York. “Escuchaba hablar mucho de coaching, me interesaba y me puse manos a la obra, busqué, pregunté e investigué y las pistas me llevaron a estudiar un curso de coaching en la Universidad de Nueva York”. Desde entonces su motivación principal reside en “descubrir lo que tienes y hacerlo brillar”. Algo que pone en práctica día a día en las aulas del Basque Culinary Center y que la ha llevado a tener el “título” de “coach gastronómica”.
 
En ese intentar sacar lo mejor de cada uno, Adela participa también en un programa de coaching profesional con la Universidad de Deusto dirigido a personas de más de 35 años desempleadas. Sus alumnos cuentan con un altísimo nivel de formación pero viven una situación complicada. Con ellos, trabaja aspectos como la marca personal y el control de las entrevistas, pero sobre todo incide en poner en valor quienes son, lo que valen y todo lo que saben hacer.
Versátil, gran comunicadora y excelente formadora, Adela se ha movido siempre allí donde sentía que podía aportar algo, una profesional todoterreno que aunque cuenta con un perfil muy académico compagina su rol de profesora con su faceta como consultora homologada por Spri, la agencia vasca de desarrollo empresarial el Gobierno Vasco y con la investigación. Aunque ahora reside en Bilbao, su ciudad natal, durante su trayectoria ha vivido en ciudades como Londres, Dublín y Berlín. Ha recorrido medio mundo motivada por su curiosidad y por otra de sus aficiones, la de viajar. Ha dado conferencias en países como Argentina, Finlandia, Suiza y Portugal e imparte clases en China, también las ha dado en Alemania y Reino Unido donde además es investigadora invitada en la Universidad de Oxford. Aquí estudia las claves del turismo senior y cómo vamos a viajar en el futuro. Un tema sobre el que ha versado su tesis que para ella “ha sido lo más difícil que ha hecho hasta ahora”. Un trabajo que le ha supuesto un verdadero desafío y que le ha enseñado a ser más constante aún, en definitiva, a sacar la mejor versión de sí misma.
 
En el mundo de la moda también se mueve como pez en el agua. Durante años ha dirigido un el MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Moda y Belleza de Esden Business School en Madrid. Un mundo al que vuelve ahora impartiendo clases en el master de Marketing de Moda y Lujo de ESIC. También tiene tiempo para dar clases de marca personal, participa en programas para emprendedores e imparte clases de cómo hablar en público y hacer presentaciones eficaces.
 
Y también tiene tiempo para hobbies. Colabora en Radio Euskadi con un programa al que lleva emprendedores para ayudar y apoyar de alguna forma proyectos en los que cree. “En mi ADN tengo ese punto de formación, de apoyar proyectos de todos los sectores desde las artes, hasta empresas del segundo sector”.
 
Todos sus alumnos dicen de ella que irradia una energía especial, que transmite todo su entusiasmo en cada una de sus clases y presentaciones y, en definitiva, que no hay nadie mejor que ella para aprender. Le apasiona lo que hace, le pone cariño, le dedica tiempo y le da a energía a cada actividad en la que se ve envuelta. En definitiva, la coach gastronómica Adela Balderas es un auténtico remolino de energía, generadora de buen clima, una mujer polifacético, elegante y cercana que contagia el entusiasmo allá por donde pisa.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda