Los cuadernos perdidos de Proust

09 de julio de 2022

Autora ya conocida por una novela anterior en la que también había un literato francés para dar fondo al relato; en aquel caso era Montaigne y en éste es Proust. Si en la anterior el lugar era una torre, aquí es la casa de la tía Emilia, donde el autor pasó algunos veranos y cuyos paisajes y detalles forman parte de la narración de "En busca del tiempo perdido".

Compartir en:

En la casa va a haber una reunión importante de la Proust Association, pero la víspera aparece muerta su presidenta, la señora Bertrand-Verdon. La limpiadora la encuentra cuando va por la mañana y a partir de ese momento comienza un relato lleno de tensión pero muy bien medido por la calidad narrativa de la escritora.

A la reunión se dirige el Comisario Foucheroux y en el tren de París coincide de un modo curioso con la secretaria de la asociación. Ninguno de los dos se conoce ni sabe nada del asesinato. Al inspector por encontrarse en el lugar del crimen le encargan desde París la investigación y pronto hace venir a su ayudante, la inspectora Djemani. Dos personajes intuitivos y que se conjuntan perfectamente.

Comienzan las pesquisas y los interrogatorios. Todos los personajes cercanos a la presidenta tienen razones mas que suficientes para desear su muerte y en casi todos los casos hay algunos indicios de su posible culpabilidad. Los interrogatorios se alternan con algunas escenas reales y retrospectivas y entre ambos se va dando una imagen de cada uno de los que intervienen, de cómo son, sus ilusiones, su visión de las cosas, con una característica, siempre está el yo por delante. El caso de la presidenta es especialmente interesante: una mujer arrogante, falsa, que utiliza a las personas para subir y llegar a sus objetivos personales con una inmoralidad patente y un desprecio de las personas.

El final y el descubrimiento del asesino y la secuencia de la acción está llena de lógica y una vez más los celos y el dinero, junto con la soberbia son los causantes de toda acción delictiva.

La novela es tan buena como la anterior y gustará a todos, además está bien escrita, es culta y no hace falta ser conocedor de Proust y que guste el autor, basta con saber que lo que se cuenta sobre él es real.


Los cuadernos perdidos de Proust

Estelle Monbrun
Siruela (2022)
226;págs. €
ISBN: 978-84-19207-48-7
T.o.: Meurtre chez tante Leonie
Traducción: Susana Prieto Mori

Compartir en:

Crónica económica te recomienda