La ladrona de huesos

17 de septiembre de 2022

Manel Loureiro (Pontevedra 1975), licenciado en Derecho y escritor, con La ladrona de huesos ha compuesto una novela de acción que, aunque utiliza elementos muy empleados en este tipo de relatos ha sabido darles un toque muy personal, ambientando la acción principalmente en el Camino de Santiago y en Compostela.

Compartir en:

Laura y Carlos están a punto de iniciar el Camino, después de que ella sufriera una pérdida de memoria estando en el Santuario de Guadalupe en México, por un atentado aparentemente terrorista; gracias a Carlos del que está enamorada va recuperando algunas partes de su memoria. Una llamada de teléfono pidiéndole el absurdo de que robe los huesos del apóstol Santiago, coincide con la desaparición de Carlos y la amenaza de que si no lo hace él morirá. Logra unirse a una peregrinación de un grupo de personas que van con un magnate mexicano y su socio alemán y descubre que habla alemán perfectamente.

A partir de este momento, comienza una historia paralela de una niña de cinco años, que es raptada en Madrid, que es una superdotada, es Laura, y es acogida por un ruso, Misha. Acaban en un sitio cercano a Moscú donde se está llevando a cabo un experimento para convertir a uno grupo de niños de distintos países en unos superagentes. Esta es la parte menos original de la novela. El centro se disuelve al cambiar los aires en la Unión Sovietica, Pero Misha consigue escapar con un pequeño grupo de niños, perseguido por el director del centro.

Se van sucediendo los acontecimientos y los imprevistos y alternando las historias del grupo de niños y del camino de Santiago y cada vez hay más tensión en la medida que Laura va recobrando parte de su memoria e identificando a quien le va dando las instrucciones para seguir la aventura.

Al llegar a Santiago crece todavía más la tensión y el lector va descubriendo pequeños puntos que unidos acaban por dar la situación definitiva de cada personaje para terminar con unas escenas vertiginosas en la Catedral.

Aunque no está mal escrita es evidente que lo que menos le preocupa a Loureiro no es la calidad literaria sino construir una trama que mantenga la tensión perfectamente dosificada, aunque el final sea demasiado melodramático. Se convierte así en una novela sencilla y que satisfará a cualquier público no muy exigente, que busque distraerse con una buena acción.

La ladrona de huesos
Manel Loureiro
Planeta (2022)

Compartir en:

Crónica económica te recomienda