Curiosa y entretenida novela negra china

El asesinato del Magistrado, pero en China y con juez chino

09 de noviembre de 2014

La Editorial Quaterni ha puesto a disposición del lector español muchas obras de la literatura japonesa, ahora lo hace con la literatura china, comenzado con esta simpática novela, donde no solo nos encontramos con un famoso personaje chino, sino con la célebre detectivesca oriental

Compartir en:

El Juez Di (Di Yen-tsie) es un personaje real, que vivió en China aproximadamente entre los años 630 a 700, durante la dinastía Tang. Llegó a ser Ministro Imperial, después de una larga carrera como Juez, y sus míticas aventuras le llevaron a convertirse en un popular personaje y así pasó a la literatura a partir del siglo XVIII.

Pero si no hubiera sido por Robert van Gulik (Zutphen 1919- La Haya 1967), quizá en occidente habríamos tardado en conocer al personaje. Van Gulik, es también un personaje singular: holandés, oficial médico del ejército, versado en lenguas orientales y conocedor de muchos países del Oriente, en donde vivió, embajador de Holanda en Japón, etc., pero sobre todo estudioso de aquellas culturas y el que mostró a Occidente estas exquisitas novelas de la literatura policiaca china.

Van Gulik quiso dar a conocer el estilo policiaco chino, pero adaptandolo al gusto occidental, de ahí que eludiera los episodios sobrenaturales y mas que centrarse una vez conocido el culpable en como se desarrollaba la acción para encontrarlo, prescindió de ese dato y se centró en el hecho delictivo sin conocer al que lo había hecho. De este modo siendo fiel al espíritu lo trabajó en el sentido de hacerlo mas occidental, pero respetó mucho las costumbres, los usos, las tradiciones y dio de esta forma a conocer un sistema de vida y de valores propio de China.

Aunque hay en la novela que se presenta un caso central que corre a lo largo de todas sus páginas, se enriquece con otros pequeños relatos de otros tantos delitos que se van presentando según se avanza en la investigación principal. La única dificultad que tiene el lector son los nombres de los personajes, pero al incluirse una relación al principio se facilita el poder seguir los casos sin dificultad. Aquí también encontramos una adaptación para el público occidental y es la reducción del número de personajes, abundantísimos en las novelas antiguas chinas. Van Gulik deja los justos para seguir bien las tramas. En la actual novela policiaca China -género que les es muy grato actualmente- también se ha reducido sensiblemente el número de personajes y se ha abandonado la introducción  de seres sobrenaturales o extremadamente antinaturales.

El conjunto es un relato policiaco singular, atrayente, por momentos ingenuo, en otras ocasiones todo lo contrario y con una forma de deduccion brillante por parte del Juez. Los personajes están descritos con sencillez, prescindiendo de datos que no aportan nada y quedándose en lo esencial. Los paisajes también son los mínimos porque lo que le interesa es seguir la trama. De este modo se consigue mantener la tensión, pero de un modo pacifico y hace la lectura amena y adictiva.

El libro tiene un prefacio sobre el sistema legal de la China antigua que facilita enormemente comprensión de la novela.

El asesinato del Magistrado
Los casos del Juez Di
Robert van Gulik
Quaterni, Madrid, 2014, Págs. 279. TO. The Chinese Gold Murders. Trad Juan Jiménez Ruiz de Salazar

Compartir en:

Crónica económica te recomienda