El asesino invisible

08 de octubre de 2022

Will Levinrew, seudónimo de William Levine, es un escritor del que se sabe muy poco, vivió a caballo entre el siglo XIX y XX, y es conocido por cinco novelas policiacas que son todavía muy arcaicas, propias de una época en la que el género no está todavía claramente definido.

Compartir en:

El protagonista principal es el profesor Brierly, un sabio bien retratado que sorprende a todos con sus métodos de razonar y que es hábil para resolver problemas, aunque no sea policía. Está muy interesado en la criminología, ciencia que esos momentos está comenzando a desarrollarse. Le acompaña su ayudante y un amigo de la familia, periodista que carga con el peso de la narración.

Todo comienza con la visita de un millonario, Rodney Borger, que plantea al profesor un hipotético caso pero él lo rechaza. Poco después cuando el millonario organiza una comida con sus familiares, siete de los que allí estaban sufren aparentemente una intoxicación. Todos se recuperan, pero cuando Borger muere y se hace público su testamento se descubre un terrible juego en el que están involucrados los herederos, con unas condiciones curiosas, si quieren heredar la fortuna. El enigma original planteado al profesor es saber quién manipuló los alimentos o puso un veneno para matarle, pero ahora el enigma es otro porque una vez conocido el testamento, contemporáneamente y en lugares muy distintos y alejados, los componentes de la familia son envenenados. Solo mueren dos inicialmente, pero el problema es saber cómo puede ser posible que un único asesino matara a tantos a la vez y alejados unos de otros por muchos kilómetros. Los albaceas le piden al profesor que les ayude en el caso para encontrar al asesino y hacer efectivo el testamento. Todos en la familia, herederos lejanos de los Borgia, son expertos en venenos.

Sin duda el planteamiento es muy sugestivo y la novela va discurriendo con lógica siguiendo la sorprendente investigación del profesor hasta descubrir quién es el asesino.

Si literariamente es un poco lenta y a veces pesada, lo interesante del caso anima a seguir adelante y acabarla con gusto. Los que solo buscan un entretenimiento no serán capaces de acabarla por este inconveniente, justificado por el tiempo en que fue escrita.


El asesino invisible

Will Levinrew
Siruela, (2022)

Compartir en:

Crónica económica te recomienda