Flota de atuneros cañeros en Senegal necesita soluciones urgentes

20 de mayo de 2021

La Confederación Española de Pesca  y su asociada Dakartuna  solicitan una solución urgente para la flota cañera vasca que habitualmente pesca especies de túnidos tropicales, como el listado, el rabil o el patudo, en aguas de Senegal, y que lleva 10 meses sin poder faenar en esas aguas debido al veto del Gobierno del país africano que les impide entrar en la bahía de Han y proveerse de cebo vivo para faenar. 

Compartir en:


Esta prohibición rompe la autorización tradicional que había permitido a nuestra flota la entrada a estas aguas durante los últimos 20 años.
De hecho, como recuerda Cepesca, el Acuerdo de Pesca entre la UE y Senegal, que se cerró en el mes de julio de 2019 por un periodo de cinco años, contempla la realización de determinadas actividades de pesca en aguas de Senegal, entre las que se encuentran las relativas a la pesca del atún con caña, y por las que la UE y los armadores abonan una contraprestación económica.
No obstante, desde julio de 2020, la flota cañera vasca –cinco barcos de Hondarribia, dos de Bermeo y uno de Guetaria– permanece amarrada por los cambios decretados unilateralmente por Senegal, que impiden a la flota, como se apuntaba anteriormente, proveerse de cebo vivo, a pesar de un informe científico de la Comisión Europea que evidencia el escaso impacto en las especies que sirven de cebo para nuestra flota en la zona vetada.
Además, se da la circunstancia de que esta flota no puede recibir ayudas por paralización temporal del Fondo Europeo Marítimo y Pesquero (FEMP), al estar el acuerdo vigente. Según los armadores, de prolongarse esta situación, las empresas acabarán en quiebra y alrededor de 140 marineros perderán su puesto de trabajo.
Por otra parte, los armadores vascos denuncian que, a pesar de los argumentos del país africano, en la zona vetada sí faenan cayucos senegaleses que venden el pescado capturado, hasta ahora destinado como carnada para los cañeros vascos, a las fábricas senegalesas de harina de pescado. Igualmente, la flota denuncia también que en la misma zona fondean numerosos barcos chinos, en flagrante contradicción, según ella, con los argumentos de las autoridades de Senegal.

Para paliar esta situación, Cepesca y Dakartuna están en permanente contacto con la Secretaría General de Pesca (SGP) y la Comisión Europea para buscar una solución que permita volver a faenar a los cañeros vascos en Senegal o en caladeros alternativos como Costa Rica, Panamá o Ecuador.
Los pescadores afectados también solicitan que se articulen urgentemente ayudas para paliar estos 10 meses de parón en los que, sin ingresos, han seguido manteniendo a la tripulación y los costes portuarios y de consignatarios.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda