Seakings aterriza en Estados Unidos con sus conservas de atún

10 de junio de 2021

Seakings, la empresa española pionera en la distribución de conservas de atún en envases flexibles de aluminio, propiedad de la familia Miranda, ha comenzado a distribuir sus productos en el mercado de Estados Unidos tras haber cerrado contratos con Presidente, Publix y Sedano´s,  tres de las mayores cadenas de distribución a escala nacional, que suman en total 1.200 puntos de venta.  

Compartir en:

Con su presencia en Estados Unidos, Seakings amplía el mapa en su proceso de internacionalización, que le ha llevado en los últimos meses a comercializar sus conservas de atún en bolsas de aluminio en Portugal, Italia y Francia. 
Asimismo, la operación supone avanzar en su plan de diversificación al sector del retail, en el que comenzó a trabajar el mes de agosto de 2020 con la firma de un acuerdo de suministro a la cadena de distribución Carrefour en toda España.
Seakings se creó en 2007 por la familia Miranda, con larga experiencia en el sector mayorista de pescados congelados, y apostó desde el principio por el formato flexible en la distribución de conservas de atún, especialmente para el sector Horeca, del que procede actualmente el 95% de su volumen de negocio. 
En este canal, en el que mantiene una cuota de mercado del 6%, cuenta entre sus clientes con firmas como Telepizza, Grupo Restalia, Grupo Vips o Casa Tarradellas.  La compañía, que facturó en total 15 millones de euros en 2019, se ha propuesto impulsar la distribución al canal retail con el propósito de situar la facturación procedente del mismo en el 25% de su volumen global de negocio. 
Seakings ha innovado con un envase flexible tipo bolsa (pouch) de aluminio en el tradicional sector de las conservas de pescado, que prácticamente no ha experimentado evolución alguna desde el punto de vista del packaging en los últimos 200 años. 

Seakings nació en 2007 como división comercial de la conservera ecuatoriana Tecopesca, de la que la familia Miranda fue socia en sus comienzos. Actualmente, mantiene un acuerdo de aprovisionamiento con esta entidad, que posee una fábrica en la ciudad de Manta con 1.500 empleados y una capacidad de producción de 220 toneladas diarias de atún envasado.  Seakings ha renovado el concepto de la conserva del pescado, centrado tradicionalmente en la lata, con la introducción en el mercado del envase flexible de aluminio, que dota al producto de una imagen más divertida, elegante y multiplica sus aplicaciones fuera de la casa. 
Entre las ventajas de los envases flexibles, figuran la seguridad (es imposible cortarse), la limpieza (no hay posibilidad de mancharse, al contener menos cantidad aceite) y la facilidad de apertura. A ello se suma unos costes logísticos y de transporte más reducidos, por la mayor adaptabilidad y menor peso del producto. Estos factores, unidos una posibilidad de reciclaje del 100%, reducen la huella de carbono de este tipo de envases.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda