CRISIS DE LAS ENERGIAS

Biden quiere guerra

24 de noviembre de 2021

La Casa Blanca ha anunciado la liberación de 50 millones de barriles de petróleo procedente de sus reservas estratégicas. La medida está coordinada con China, Japón, India, Corea del Sur y Reino Unido.

Compartir en:

Se trata de la mayor liberación de la historia por parte de EEUU. En 2011, puso en venta 30 millones de barriles, en total fueron 60 millones en conjunto con la UE. La OPEP y sus socios deslizan que responderá con recortes a la producción
Estados Unidos liberará 50 millones de barriles de crudo de sus reservas estratégicas en coordinación con China, Japón, India, Corea del Sur y el Reino Unido, en un intento sin precedentes para frenar el precio del petróleo. La cantidad es histórica. En 2011, el país liberó 30 millones durante la guerra de Libia, en una acción paralela con la UE. En total, los aliados pusieron en el mercado 60 millones.

Según fuentes de la Casa Blanca, la puesta en circulación del crudo estratégico se realizará el próximo mes de diciembre. El comunicado indica que 18 millones de barriles ya están autorizados por parte del Congreso. El resto, 32 millones de barriles, serán liberados en los próximos meses. La Administración Biden está preparada para aumentar el petróleo en circulación. En términos relativos la histórica cantidad de EEUU puede que se quede corta para impactar de manera sustancial. Una operación parecida en 2011, en el contexto de la Guerra de Libia, y en 1991, en la primera Guerra contra Irak, apenas tuvo repercusión en los precios del petróleo a medio plazo. EEUU y UE pusieron en circulación 60 millones de barriles hace diez años. En esas fechas la producción mundial alcanzaba una cifra de 87 millones. Actualmente, el bombeo global asciende a 102 millones. Para igualar el porcentaje de barriles liberados, la cantidad anunciada por EEUU y sus aliados contra la OPEP debería superar los 70 millones de barriles. India ha anunciado la liberación de 5 millones de barriles.

La subida del petróleo se ha acelerado según se conocían las cifras aproximadas del resto de socios. Según la agencia Nikkei, Japón se deshará como máximo de 5 millones de barriles. Reino Unido, que se ha incorporado a última hora a la ofensiva, sumará como mucho 1,5 millones de barriles. Además, serán voluntarias y procedentes del sector privado. Corea del Sur está estudiando todavía su aportación. EEUU tiene una reserva estratégica de 600 millones de barriles de petróleo almacenadas en cuatro cavernas de subterráneas a lo largo de las costas de Texas y Luisiana. El Congreso autorizó la creación de la reserva en 1975 a raíz del embargo petrolero árabe.

La reacción de la cotización del petróleo no ha sido la esperada. Desde primera hora, el Texas caía más de un 1% a la espera del anuncio. Pero según se concretaba las cantidades liberadas, el crudo se ha dado la vuelta. Tanto la cotización del Brent y del Texas han llegado a subir más de un 2%. Está siendo difícil valorar el impacto de la medida. La OPEP y sus aliados ya han anunciado que reaccionarán en su próxima reunión con un previsible recorte de producción. La maniobra de EEUU y sus socios ya se anticipaba por el mercado. El propio anuncio de Biden ya supuso una bajada en los precios, con lo que los inversores estaban descontando los riesgos en parte. Desde que empezaron los rumores a principios de mes, el valor del crudo acumula un descensos del 6%. Todavía no se sabe el número total de barriles que se pondrán en circulación por parte de la alianza de EEUU.
"El presidente está dispuesto a tomar medidas adicionales, si es necesario, y está dispuesto a utilizar todos sus poderes trabajando en coordinación con el resto del mundo para mantener un suministro adecuado a medida que salimos de la pandemia", indicó la Casa Blanca, subrayando que el anuncio refleja el compromiso del presidente de hacer todo lo que esté a su alcance para reducir los costes para el pueblo estadounidense y continuar con la sólida recuperación económica.

Desde hace meses EEUU y el resto de la alianza está presionando para que la OPEP aumente el bombeo de crudo ante el repunte mundial de la demanda. China fue la primera en recurrir a esta medida. El pasado mes colocó en su mercado local siete millones de barriles, a través de subastas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda