Moody´s prevé que las emisiones sostenibles superen los 535.000 M€

11 de febrero de 2021

El furor por la financiación sostenible no ha hecho más que empezar. En 2020, un año muy activo en lo que a búsqueda de financiación se refiere, la pandemia y el auge de la inversión en base a criterios sostenibles se convirtieron en el catalizador para este tipo de deuda, que es de prever que mantenga ese mismo ritmo en los próximos meses. 

Compartir en:

Al menos eso es lo que esperan desde la agencia de calificación Moody’s, que apunta que la emisión mundial de bonos verdes, sociales y de sostenibilidad –tanto verdes como sociales– alcanzará los 650.000 millones de dólares (535.630 millones de euros) en 2021. Esta cifra, que supondría un nuevo récord, representa un aumento del 32% respecto a los 491.000 millones de dólares (404.600 millones de euros) emitidos el año pasado, de acuerdo a los datos que el maneja Moody’s.

Kutchtyack, vicepresidente adjunto y analista de la firma, prevé que del total de emisiones sostenibles previstas para el año, unos 375.000 millones de dólares corresponderán a bonos verdes; 150.000 millones de dólares a los bonos sociales, y los 125.000 millones de dólares restantes a los bonos de sostenibilidad (tanto verdes como sociales). Según sus cálculos, la emisión de bonos sostenibles podría llegar a representar entre el 8% y 10% de la emisión de deuda global. No osbtante en el informe la agencia reconoce que más allá del crecimiento esperado para este año y los siguientes, continúan existiendo algunos retos para el desarrollo del mercado, como la definición de objetivos de transición creíbles en una amplia gama de sectores.

Desde Moody’s esperan que tras el fuerte repunte que experimentaron los bonos sociales en 2020, en los próximos meses la deuda verde vuelva a tomar la delantera con un crecimiento del 39%. “El auge de los bonos sociales se ralentizará cuando las financiaciones relacionadas con la pandemia comiencen a estabilizarse”, explica. El repunte de las economías y la fiebre por los proyectos respetuosos con el medioambiente son vistos como el caldo de cultivo perfecto para la financiación verde. Un buen ejemplo de esta corriente es la Administración de Joe Biden, que entre sus promesas destaca el plan de inversiones para la transición energética, un programa que servirá de catalizador a las emisiones verdes. No obstante, seguirá siendo la UE quien lideré la financiación sostenible gracias al Pacto Verde, un plan de 50 acciones para la lucha contra el cambio climático. El papel que juega la UE en el ámbito de la financiación sostenible es visto como esencial para el desarrollo de la taxonomía.

Las buenas perspectivas que maneja el mercado acerca del futuro de las emisiones verdes ya ha empezado a sentir en el mercado español. En mes y medio que va de 2021 grandes emisores españoles han escogido la etiqueta verde para su incursión en el mercado de capitales. La semana pasada fue el turno de Iberdrola, CaixaBank y Telefónica. La eléctrica española realizó el pasado la emisión de un bono híbrido verde por importe de 2.000 millones de euros. Ese mismo día CaixaBank abrió el mercado de deuda sénior non preferred de la banca española con la colocación de 1.000 millones de esta clase con la etiqueta verde. Por su parte, la teleco que preside José María Álvarez- Pallete adjudicó 1.000 millones en un bono híbrido sostenible.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda