UE: La emisión de bonos  alcanza los 500.000 M€

24 de marzo de 2021

El compromiso del BCE de elevar el ritmo de compras en el segundo trimestre ha sido suficiente para contener los movimientos de los diferenciales en los mercados de crédito. El repunte de las rentabilidades no ha bastado para frenar la avalancha de emisiones. A falta de seis sesiones para el cierre del primer trimestre, el volumen de operaciones del sector público ha alcanzado los 500.000 millones de euros en tiempo récord. 

Compartir en:

Según datos de Bloomberg este importe se sitúa un 17% por encima del registrado en el mismo periodo de 2020, año en el que se logró el hito de los 500.000 millones el 31 de marzo. El reto está ahora en superar los 1,7 billones de euros del pasado ejercicio. Los temores de un aumento de la inflación a medida que las economías se recuperan podrían frenar el ritmo en los próximos meses.

Uno de los factores determinantes para alcanzar este volumen ha sido la financiación de la UE, que el martes captó 13.000 millones en bonos sociales a cinco y 25 años para financiar el programa SURE, el vehículo creado para dar apoyo a los esquemas de protección contra el desempleo puestos en marcha por los Gobiernos europeos frente a la pandemia. En los tres primeros meses de 2021 la UE ha captado 27.000 millones. Si se suman las emisiones de los Estados, el sector público ha recaudado más de la mitad de lo previsto para el conjunto del ejercicio, frente al 46,1% del primer trimestre de 2020. "A medida que pasemos el aniversario del impacto de la pandemia en el mercado y avancemos en el segundo trimestre, veremos un retorno a niveles de emisiones más normales en contraste con las tasas de ejecución de marzo, abril y mayo de 2020", explica a Bloomberg James Cunnife, director de sindicato corporativo en HSBC.

Las garantías de que el BCE mantendrá la tasas en el 0% han servido de catalizador para la venta de deuda pública. Todo en un contexto en el que los Gobiernos buscan captar recursos a precios bajos para financiar sus planes de recuperación. Solo entre España, Italia y Francia han colocado 61.500 millones en bonos sindicados. Italia incluso ha aprovechado las buenas condiciones financieras y la rebaja de las rentabilidades tras el desembarco de Mario Draghi en el Gobierno para realizar su primera emisión verde. El pasado 3 de marzo el país transalpino vendió 8.500 millones en un bono con vencimiento en 2045. En la operación, la demanda superó los 80.000 millones.

Junto a Italia, Francia ha valorado este mes la posibilidad de realizar su primera emisión verde desde 2017 y España prepara su estreno en este mercado para la segunda mitad del año. El auge de la deuda sostenible ha ayudado a compensar la caída del 20% de las emisiones corporativas. Después del fuerte endeudamiento que acometieron las empresas en 2020, el bajo volumen de inversiones y los elevados colchones de liquidez explican este recorte.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda