El 79% de los bonos verdes son para renovables y eficiencia energética

24 de marzo de 2021

La financiación sostenible se ha convertido en una herramienta fundamental para transformar el modelo de negocio de las empresas que operan en el sector de la energía y dar respuesta a la transición energética. Los bonos verdes son uno de los productos financieros sostenibles que más crecimiento está experimentando. 

Compartir en:

En España, el 79% de los que se emitieron en 2020 se destinó a actividades de energías renovables y eficiencia energética, según recoge el informe “El papel de las finanzas sostenibles en el sector de la energía”, elaborado por Deloitte y publicado por Fundación Naturgy.
“Las finanzas sostenibles serán imprescindibles para reorientar los flujos de capital hacia los objetivos de descarbonización y sostenibilidad, y el sector de la energía es protagonista de esta transición”, explica Concha Iglesias, socia responsable de Clima y Sostenibilidad de Deloitte España y coautora del informe presentado hoy. 
Iglesias destacó que “las empresas energéticas están acometiendo importantes inversiones en materia de energías renovables, eficiencia, modernización, nuevos vectores energéticos y digitalización de la red, así como en innovación para el desarrollo de tecnologías como las relacionadas con la captura de carbono o el almacenamiento de energía”. 

Por su parte, Álvarez, socio responsable de Regulación en Energía de Deloitte España, sostuvo que “de acuerdo a las estimaciones del Gobierno, más del 50% de las inversiones que va a requerir la transformación a 2030 van a estar destinadas al sector energético, concretamente a medidas relacionadas con la electrificación, las energías renovables o el desarrollo de las redes”. “Además de un importante retorno financiero para los proyectos bien planificados y ejecutados, asistiremos a incrementos en el PIB y en el empleo, y a la mejora de los indicadores medioambientales y de salud”, según Álvarez.
El sector energético está utilizando las finanzas sostenibles, que tienen en cuenta criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG en sus siglas en inglés), como herramienta fundamental para transformar su modelo de negocio. El objetivo es hacerlo cada vez más sostenible y, en este momento, este tipo de financiación se ha convertido en un pilar fundamental para posibilitar la transición energética. 
La financiación sostenible se ha convertido en una herramienta fundamental para transformar el modelo de negocio de las empresas que operan en el sector de la energía y dar respuesta a la transición energética. Los bonos verdes son uno de los productos financieros sostenibles que más crecimiento está experimentando. 
El estudio analiza la evolución de la financiación sostenible en los últimos cinco años, teniendo en cuenta bonos verdes, sostenibles y sociales, y préstamos y créditos verdes y ligados a la sostenibilidad. A nivel mundial, la financiación sostenible representó un volumen de casi 2.000 miles de millones de dólares en ese periodo, de los cuales 732.000 millones corresponden a 2020. 
En España, la financiación sostenible se ha multiplicado por 9 en los últimos 5 años, hasta alcanzar los 33.000 millones de euros, cifra que implica un crecimiento del 45% respecto al año anterior. En el periodo 2016-2020, el volumen total de financiación sostenible ascendió a cerca de 85.861 millones de euros.
“Conscientes de esta necesidad, así como del valor de estas inversiones, el sector financiero se está focalizando en este tipo de productos”, explica Fernando Foncea, socio responsable de Finanzas Sostenibles en el sector bancario de Deloitte, que apunta que “actualmente, el 32% de los bonos emitidos bajo el estándar de Climate Bonds Initiative a nivel global corresponde a bonos del sector energético”.

En 2020, en España el volumen de los préstamos y créditos sostenibles superó el valor de los bonos sostenibles, alcanzando el 55% del total de la financiación sostenible, según explicó Iglesias en su presentación. Y “en la primera mitad del 2020, España ocupaba el tercer puesto de los países con mayor emisión de bonos sostenibles, con 8.700 millones de dólares emitidos por administraciones locales”, añadió.
El crecimiento de las finanzas sostenibles debe ir acompañado de una regulación que lo estandarice y lo impulse. En este sentido, el informe recoge los objetivos e importancia de la Taxonomía de la UE, “un ambicioso plan de acción para desarrollar y regular la financiación sostenible, en el que un tercio de las actividades son traccionadas por el sector energético”, destaca Foncea.
Cumplir con la Agenda 2030 y hacer frente a los objetivos que plantea la transición ecológica y social requiere de un gran volumen de recursos públicos y privados, lo que se traduce en importantes oportunidades de inversión para los mercados financieros, así como de crecimiento económico y social. Naciones Unidas estima que el desarrollo sostenible puede generar 12 billones de dólares en oportunidades de mercado y crear 380 millones de puestos de trabajo en el mundo.  En esta línea, el Green Deal de la Comisión Europea prevé movilizar al menos un billón de euros de inversiones sostenibles durante la próxima década, y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 cuantifica inversiones por valor de 241 miles de millones de euros.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda