El IBEX 35 alcanza un nuevo máximo desde finales de febrero de 2020

17 de mayo de 2021

Jornada de variaciones moderadas en los principales mercados de renta variable a nivel global, en una coyuntura en la que los inversores continúan evaluando los riesgos asociados a las perspectivas de recuperación económica en los próximos meses, especialmente la inflación y la negativa situación epidemiológica en países como India.

Compartir en:


Renta variable
Tras el dato de inflación de abril de EEUU conocido la semana pasada, que superó ampliamente las expectativas del consenso, se mantiene la preocupación sobre la posibilidad de que la Reserva Federal realice una retirada anticipada de sus estímulos monetarios. Todo ello en un entorno en el que, junto al efecto base (especialmente del precio de la energía), a corto plazo la evolución de la inflación seguirá condicionada por otros factores asociados a la crisis sanitaria como la escasez de suministros, el encarecimiento de las materias primas básicas (alimentos y metales) y el aumento de los costes de transporte de mercancías. Sin embargo, los principales bancos centrales y organismos internacionales proyectan que esta evolución al alza de la inflación sea de carácter transitorio.
La jornada bursátil ha comenzado con referencias mixtas de la región asiática. Por un lado, el Nikkei 225 de Japón ha caído un 0,92% tras entrar ayer en vigor la ampliación del estado de emergencia sanitaria a tres regiones adicionales para hacer frente a la negativa situación epidemiológica. A su vez, el Kospi de Corea del Sur ha perdido un 0,60%, registrando su quinta sesión a la baja de las últimas seis lastrado por el elevado peso en su composición sectorial de las compañías de tecnologías de la información.
En contraste, el Sensex indio se ha revalorizado un 1,74%, su mayor ganancia diaria desde finales de marzo, ante la progresiva reducción de los casos diarios por octavo día consecutivo. Paralelamente, el Shanghai Composite ha avanzado un 0,78% en una sesión en la que la publicación de nuevos datos macroeconómicos ha constatado la moderación de la senda de crecimiento de la economía china, lo que aumenta las expectativas de que se mantengan los estímulos a corto plazo. En concreto, en abril la producción industrial de China repuntó un 9,8% frente al mismo periodo de 2020, en línea con las proyecciones del consenso del mercado, mientras que las ventas minoristas se situaron significativamente por debajo de las previsiones, aumentando un 17,7% interanual (vs. 34,2% en marzo y 25% estimado). Respecto a un promedio de dos años, que elimina el efecto base de la fuerte contracción sufrida en abril de 2020, el crecimiento de las ventas minoristas se moderó a un 4,3% frente a un 6,3% en marzo. Una evolución que confirma la menor recuperación de la demanda interna china, contrastando con el dinamismo de su sector industrial y exterior.
En este contexto, la renta variable europea ha cerrado con predominio del rojo, en una jornada en la que se ha registrado un repunte de la volatilidad del índice paneuropeo Euro Stoxx 50 tras su tendencia a la baja de finales de la semana pasada. Entre los principales índices nacionales de la Eurozona, el DAX 30 alemán y el CAC 40 francés han retrocedido un 0,13% y un 0,28%, respectivamente. En contraste, el IBEX 35 español ha avanzado un 0,11%. Por su parte, el FTSE 100 británico también ha cerrado ligeramente a la baja (-0,15%), a pesar de los avances del Gobierno de Reino Unido en su progresiva eliminación de las restricciones sanitarias con la reapertura del interior de la hostelería y de los viajes internacionales.
En España, el IBEX 35 se ha desmarcado del comportamiento del resto de principales bolsas europeas cerrando ligeramente al alza. Así, ha alcanzado 9.156 puntos, marcando un nuevo máximo desde finales de febrero de 2020. Los mayores avances se han concentrado en las Telefónica (+3,47%), Fluidra (+2,67%) e Inditex (+2,12%). En terreno negativo han destacado las caídas de Banco Sabadell (-3,67%) y en los valores turísticos: IAG (-3,01%), Amadeus IT Group (-2,47%), Meliá Hotels (-2,27%) y Aena (-2,24%).
Por su parte, las principales bolsas de EEUU también registran pérdidas moderadas a cierre de los mercados europeos, lideradas por la caída de los valores del sector de tecnologías de la información (S&P 500 Info Tech: -1,1%). En esta coyuntura, el S&P 500 retrocede un 0,50% y el Nasdaq Composite un 0,93%.
Renta fija
Los mercados secundarios de renta fija soberana de Europa y EEUU han registrado aumentos de yield generalizados continuando con el predominio de las ventas observado la semana pasada. Los inversores han reducido su exposición especialmente a los bonos de mayor vencimiento, reforzando así el fuerte repunte de rentabilidad acumulado desde comienzos de año.
Todo ello en un contexto marcado por la mejora de las previsiones económicas de la UE y el fuerte repunte de inflación de la economía estadounidense en abril, por encima de las estimaciones del consenso del mercado, favoreciendo la positivación de las curvas de tipos de interés soberanas. No obstante, los principales bancos centrales han reafirmado que las elevadas subidas de precios serán transitorias, reiterando la necesidad de mantener favorables las condiciones de financiación con el objetivo de apuntalar la recuperación económica.
En este sentido, los inversores se mantienen a la espera de conocer el miércoles las actas de la Reserva Federal y sus posibles mensajes sobre la evolución de la inflación y la futura orientación de su política monetaria a medio plazo.
En este entorno, entre las referencias a 10 años de la Eurozona ha destacado el repunte del rendimiento del bono italiano de 3,4 pb hasta un 1,103%, encadenando su quinta sesión consecutiva al alza y la cuarta por encima del umbral del 1%. Así, se sitúa en máximos desde julio de 2020.
A su vez, las TIRes de los bonos francés y español a 10 años se han incrementado 2,8 pb y 3,1 pb, respectivamente. En Alemania, la rentabilidad del Bund al mismo plazo ha mostrado un aumento más moderado de 1,5 pb hasta un -0,117%, su mayor nivel en los últimos dos años (desde mayo de 2019).
En Reino Unido, el rendimiento del Gilt a 10 años ha aumentado ligeramente hasta un 0,863%, 0,8 pb por encima de su nivel del pasado viernes.
Paralelamente, la TIR del bono estadounidense a 10 años se sitúa a cierre de sesión europea en torno a un 1,63% (+0,5 pb).
Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)
Jornada moderadamente alcista en el mercado de petróleo ante el creciente optimismo sobre la recuperación de la demanda en los próximos meses, con el punto de mira en la temporada estival. Las mejores perspectivas se sitúan en EEUU y Europa, ante el mayor avance en sus planes de vacunación nacionales. En este sentido, continúa la recuperación de los viajes aéreos estadounidenses, alcanzando el volumen de pasajeros en aeropuertos el domingo su mayor nivel desde que comenzó la pandemia (1,85 millones de personas según la Administración de Seguridad del Transporte). Por su parte, Reino Unido ha levantado la prohibición de los viajes al extranjero, si bien continúan condicionados por las restricciones impuestas al turismo principalmente en las economías de la Eurozona.
Estas expectativas positivas de cara a los próximos meses compensan la incertidumbre sobre el impacto en la demanda de crudo del menor dinamismo de la demanda interna de China y la negativa situación sanitaria que afrontan países asiáticos como India (a pesar de su ligera mejora de los últimos días), Japón, Taiwán y Singapur. En el caso de la economía india, las ventas de combustibles para el transporte por carretera entre el 1 y el 15 de mayo se redujeron en torno a un 28% respecto al mismo periodo de 2019.
En este entorno, el petróleo Brent se revaloriza un 1,05% hasta 69,43 dólares por barril, y el WTI (de referencia en EEUU) cotiza ligeramente por encima de 66 dólares por barril (+1,25%).
Por otro lado, el precio del oro continúa con su senda alcista de las dos últimas semanas (interrumpida sólo en dos de las últimas 10 sesiones), situándose en máximos de los últimos tres meses. En concreto, repunta un 1,23% hasta 1.866 dólares por onza. Paralelamente, la plata se revaloriza un 2,65% hasta 28,2 dólares por onza y el platino un 0,76% a 1.239 dólares por onza.
En el mercado de divisas, el euro se mantiene por encima del umbral de 1,21 dólares por euro tras apreciarse el pasado viernes un 0,5%, registrando una ligera apreciación a cierre de la sesión en Europa hasta 1,215 dólares por euro (+0,11%).
Macro
Balanza comercial en España
En marzo, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, las exportaciones españolas de bienes aumentaron un 20,1% respecto al mes anterior (vs. 14,9% mensual en febrero), registrando un fuerte incremento en términos interanuales a un 29,9% hasta 28.268,3 millones de €. A su vez, las importaciones de bienes aumentaron un 20,5% respecto a marzo de 2020 hasta 28.680,2 millones de € (+16,5% mensual).
Así, el saldo comercial de España registró un déficit de 411,9 millones de €, un 79,8% inferior al de marzo de 2020. Esta mejora se explica tanto por la reducción del saldo negativo de la balanza energética de un 5,6% interanual como especialmente por el superávit de la no energética de 1.310,9 millones de € (vs. -211,8 millones de € en el mismo periodo de 2020).
Entre sus principales socios comerciales, el crecimiento interanual de las exportaciones de bienes al conjunto de la Eurozona alcanzó un 40,2% interanual, apoyado especialmente en Italia (+48,2%), Francia (+46,6%) y Alemania (+30,8%). Fuera de la zona monetaria, destacaron las ventas a Turquía (+50,2%), China (+41,1%), Marruecos (+30,9%) y EEUU (+20,5%). En contraste, se registró un descenso de las exportaciones a Brasil de un 19,8% interanual.
Inflación en Italia
En abril, la inflación en Italia repuntó 0,3 pp a un 1,1% anual (vs. 0,8% el mes anterior), su mayor tasa desde abril de 2019. Una evolución impulsada por la aceleración del crecimiento de los precios de los productos energéticos (9,8% anual frente a 0,4% en marzo), que compensó la reversión de la tendencia de los precios de los alimentos no elaborados (-0,3% anual vs. +1,0% anual anterior) y de los servicios relacionados con el transporte (-0,7% anual vs. +2,2% anual anterior).
Por su parte, la inflación subyacente (excluyendo energía y productos alimenticios frescos) disminuyó a un 0,3% anual (vs. 0,8% anual en el mes de marzo).
Índice Empire Manufacturing de la Fed de Nueva York, EEUU
En mayo, el índice Empire Manufacturing de condiciones comerciales generales de la Reserva Federal de Nueva York continuó con la senda al alza iniciada en febrero, en una coyuntura marcada por el avance de los programas de vacunación y la ampliación de las ayudas fiscales. Así, se mantuvo en terreno de expansión por décimo mes consecutivo.
Sin embargo, según la encuesta realizada entre el 3 y el 10 de mayo, la expansión de la actividad se moderó ligeramente respecto al mes anterior, situándose el indicador de condiciones actuales en 24,3 puntos (vs. 26,3 puntos el mes marzo). En contraste, el índice de nuevas órdenes de pedido subió 2 puntos hasta 28,9 puntos, y el de envíos 5 puntos a 29,7 puntos.
Paralelamente, el indicador de condiciones comerciales futuras disminuyó a 36,6 puntos (-3,2 puntos respecto al mes anterior).
Índice del mercado de la vivienda NAHB en EEUU
En mayo, el índice del mercado de la vivienda de EEUU elaborado por la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (NAHB) y Wells Fargo se mantuvo prácticamente estable por quinto mes consecutivo tras la tendencia a la baja mostrada a finales de 2020. En concreto, según los datos preliminares, el índice de vivienda se situó nuevamente en 83 puntos, igualando su registro de abril y 1 punto por debajo de su nivel de marzo. Así, se mantiene 53 puntos por encima de su mínimo registrado en el mes de abril de 2020.
Empresarial
Ryanair (Hoy: -2,37%; YTD: -0,09%)
La aerolínea irlandesa facturó en su año fiscal 2021 (marzo de 2020 a marzo de 2021) 1.640 millones de €, un 81% menos que en el mismo periodo del año anterior. En la parte baja de la cuenta de resultados, el grupo irlandés perdió en los últimos 12 meses 815 millones de €, frente a las ganancias de 1.002 millones de € en su año fiscal de 2020.
En este sentido, la evolución de los ingresos de Ryanair se sitúa en línea con la contracción experimentada en el tráfico de pasajeros de un total de 27,5 millones (-81,5% anual), en comparación con 149 millones de pasajeros en el año fiscal 2020.
La compañía ha explicado que, con el objetivo de mitigar el impacto de la pandemia en sus operaciones, ha realizado un importante ejercicio para mantener su posición de liderazgo en costes a largo plazo dentro de la industria de aerolíneas.
En este sentido, en el último año ha renegociado a la baja contratos con varios aeropuertos a nivel global y ha llevado a cabo iniciativas para recuperar el tráfico aéreo, que se han plasmado en la extensión temporal de los contratos con London Stansted (hasta 2028), Milán Bérgamo (hasta 2028) y Bruselas Charleroi (hasta 2030).
A su vez, el grupo ha incrementado sus pedidos a Boeing del modelo B737-8200 (Gamechanger) de 135 iniciales a 210 aeronaves, asegurándose ligeros descuentos en precios. En concreto, este modelo de Boeing tiene un 4% más de asientos, gasta un 16% menos de combustibles y reduce un 40% la contaminación acústica. Ryanair prevé recibir los primeros modelos B737-8200 a finales de mayo.
Por otro lado, la cifra que Ryanair mantiene a cierre de marzo en caja y equivalentes se situó en torno a 3.150 millones de €. Al mismo tiempo, su calificación crediticia se sitúa en BBB (S&P y Fitch).
Finalmente, respecto a sus estimaciones del año fiscal de 2022, la dirección espera que en el próximo trimestre el tráfico se sitúe entre 5 y 6 millones de pasajeros, si bien considera que se mantiene una reducida visibilidad a pesar del significativo incremento de reservas desde la semana del 1 de abril. De esta forma, en su escenario conservador la aerolínea proyecta que en el año fiscal 2022 el tráfico alcance entre 80 y 120 millones de pasajeros (149 millones de pasajeros año fiscal 2020).
A largo plazo, Ryanair prevé, tras la crisis del covid-19, una mejora de costes y un sólido balance de situación. Adicionalmente, también espera beneficiarse de la contracción del coste de la flota tras su reciente acuerdo con Boeing.







 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda