Las bolsas europeas caen ligeramente tras la reunión del BCE  

10 de junio de 2021

Variaciones moderadas en los principales mercados de renta variable globales, predominando el signo positivo en las bolsas de EEUU a pesar de que el dato de inflación de mayo de EEUU ha mostrado un nuevo repunte de los precios ligeramente por encima de las previsiones del consenso del mercado.

Compartir en:


Renta variable
La jornada ha comenzado con referencias positivas de los índices bursátiles asiáticos, apoyados en el optimismo del mercado tras las conversaciones entre EEUU y China. En el primer contacto desde el inicio de la Administración Biden, los Ministros de Comercio de las dos grandes potencias económicas acordaron impulsar los vínculos comerciales y de inversión. Un acercamiento que podría contribuir a reducir las tensiones geopolíticas entre ambos, si bien continúan existiendo significativos puntos de desacuerdo como los asociados a Taiwán. En este entorno, el Shanghai Composite ha registrado una revalorización de un 0,54%, ligeramente inferior a la del Sensex indio de un 0,69%. A su vez, el Nikkei 225 japonés ha avanzado un 0,34% y el Kospi de Corea del Sur un 0,26%.
Posteriormente, en una coyuntura marcada por la preocupación sobre las crecientes tensiones inflacionistas a nivel global, la publicación de la evolución del IPC de EEUU ha confirmado que continúa su senda al alza. En concreto, en mayo la tasa de inflación de la economía estadounidense alcanzó un 5,0% anual, su mayor nivel desde agosto de 2008, superando en 0,8 pp su registro del mes anterior (4,2% anual) y en 0,3 pp las estimaciones del consenso. Un repunte impulsado principalmente por las revalorizaciones de la energía (28,5% interanual) y de los alimentos (2,2% interanual), que reflejan el efecto base generado a raíz de la pandemia. A su vez, excluyendo estos componentes más volátiles, los niveles de precios también registraron un crecimiento muy elevado liderado por los automóviles de segunda mano y los seguros de automóviles, situándose la inflación subyacente en un 3,8% anual (vs. 3,0% anual en abril), máximos desde 1992.
Esta tendencia al alza de la inflación en EEUU se enmarca en un contexto de fuerte repunte de la demanda ante las menores restricciones de movilidad, los avances en la vacunación y el tono expansivo de la política económica. Su evolución, junto con la del empleo, serán clave en el debate de los miembros de la Reserva Federal para determinar cuándo comenzará la futura reducción de su programa de compras de activos. En este sentido, tras conocerse la semana pasada que la tasa de desempleo de la economía estadounidense descendió en mayo a un 5,8% de la población activa (vs. 6,1% en abril), las solicitudes semanales de prestaciones de paro continúan mostrando señales de progresiva mejora del mercado laboral. En la primera semana de junio registraron un nuevo mínimo desde que comenzó la crisis sanitaria (376.000), encadenando su sexta semana a la baja, si bien aún duplican sus registros pre-pandemia.
Adicionalmente, hoy se ha celebrado la reunión de política monetaria del BCE, que ha reiterado su compromiso de mantener elevado el ritmo de su Programa de Compra de Bonos de Emergencia Pandémica (PEPP) a pesar de la revisión al alza de las perspectivas de crecimiento económico e inflación de la Eurozona. En concreto, ha elevado sus previsiones de repunte del PIB en la Eurozona a un 4,6% anual en 2021 (vs. 4,0% en su anterior estimación de marzo), un 4,7% en 2022 (vs. 4,1% anterior) y un 2,1% en 2023 (igualando su anterior previsión). Por su parte, la inflación alcanzaría un 1,9% anual a cierre de este año, 0,4 pp más de lo proyectado inicialmente, moderándose en 2022 a un 1,5% anual.
Por otro lado, se ha conocido que la UE respalda a EEUU en la investigación de los orígenes del covid-19 según el borrador de la declaración conjunta de la cumbre bilateral que se celebrará en los próximos días. Tras las interferencias surgidas en el análisis inicial de la OMS en China en enero, varios países han solicitado una fase 2 del estudio sobre el origen del virus. En el caso de EEUU, el presidente Joe Biden además ha pedido a sus servicios de inteligencia un informe en un plazo de 90 días.
En este entorno, tras un inicio de sesión al alza, finalmente los principales índices bursátiles europeos han cerrado en rojo, si bien con caídas moderadas inferiores a un 0,3%. El descenso más significativo se ha registrado en el CAC 40 francés (-0,26%), seguido del IBEX 35 español (-0,24%). Por su parte, el DAX 30 alemán se ha mantenido prácticamente estable (-0,06%). En contraste, el FTSE 100 británico ha subido ligeramente un 0,10%,
En España, el IBEX 35 ha retrocedido ligeramente a 9.134 puntos a pesar de las revalorizaciones de compañías de elevada capitalización como Telefónica (+3,31%) y Banco Santander (+1,92%). Asimismo, ArcelorMittal y PharmaMar también ha registrado avances superiores a un 1,9%. En contraste, las caídas han estado lideradas por Meliá Hotels, que ha perdido un 3,34%, seguida de Siemens Gamesa (-3,20%).
A diferencia de las bolsas europeas, la renta variable de EEUU mantiene el signo positivo a cierre de los mercados en Europa, cotizando en niveles próximos a máximos históricos. El S&P 500 se sitúa por encima de 4.200 puntos, revalorizándose un 0,45%, al mismo tiempo que el Nasdaq Composite avanza un 0,52% y supera los 13.900 puntos.
Renta fija
Tras el significativo repunte de TIRes observado en los principales mercados de deuda soberana después de conocerse el repunte de la inflación de EEUU a un 5,0% anual en mayo, a cierre de los mercados europeos se ha revertido esta tendencia.
En la jornada de hoy no sólo se ha confirmado que continúa el fuerte crecimiento del nivel de precios en EEUU, sino que los mercados también se mantenían pendientes de las conclusiones de la reunión del BCE. En una coyuntura marcada por las expectativas de progresiva recuperación económica ante la mejora de los índices de vacunación y la estabilización de la situación sanitaria, los elevados repuntes de precios registrados en los últimos dos meses aumenta la incertidumbre sobre cuándo comenzarán los principales bancos centrales a rebajar progresivamente el tono expansivo de su política monetaria. En concreto, según las estimaciones preliminares de Eurostat en la Eurozona la inflación se situaría en un 2,0% anual en mayo, alcanzando la tasa objetivo del organismo monetario europeo.
En este escenario, el BCE ha revisado al alza su previsión de crecimiento del PIB de la Eurozona en 0,6 pp hasta un 4,6% anual este año (frente a un 4,0% anual en su escenario de marzo), al mismo tiempo que la inflación se situaría en un 1,9% anual (vs. 1,5% anual en su anterior estimación). Este repunte de los precios a corto plazo está impulsado por factores temporales, moderándose el próximo año la tasa de inflación a un 1,5% anual y en 2022 a un 1,4% anual.
A pesar de esta mejora del escenario macroeconómico de la zona monetaria europea, el BCE ha destacado la incertidumbre en torno a la senda de recuperación a corto plazo. Así, ha confirmado que mantendrá elevadas sus compras semanales de activos tras intensificarlas a comienzos del segundo trimestre con el objetivo de mantener las condiciones de financiación favorables, en un entorno de elevados repuntes de los rendimientos de la deuda soberana. Actualmente, el Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP) de 1,85 billones de € se está ejecutando a un ritmo de 2.000 millones de € semanales, frente a 14.000 millones de € semanales a comienzos de año.
Tras estas decisiones, los principales bonos de la Eurozona han cerrado la jornada con caídas de rentabilidad. Entre las referencias a 10 años, el mayor descenso de yield se ha registrado en Italia (-3,4 pb), seguido de Grecia (-2,8 pb). Las caídas han sido más moderadas en el bono de España (-1,4 pb), que ha cerrado en un 0,385%, y en el de Alemania (-1,2 pb), situándose en un -0,257%.
En contraste, en Reino Unido su bono a 10 años ha aumentado su rendimiento en 1,6 pb hasta un 0,745%, tras dos jornadas consecutivas a la baja.
En EEUU, la TIR del Treasury a 10 años ha revertido su tendencia al alza de comienzos de la sesión, situándose a cierre de los mercados europeos en un 1,474% (-1,7 pb).
Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)
En un contexto marcado por la incertidumbre sobre la evolución de la oferta y la demanda de crudo a corto plazo, ayer el petróleo frenó su tendencia al alza tras conocerse que en la última semana se registró un aumento de las reservas de combustible en EEUU. Una evolución que sorprendió al mercado ante las positivas perspectivas de fuerte repunte del consumo de cara a la temporada estival. En contraste, los inventarios de crudo se redujeron por tercera semana consecutiva hasta registrar su menor nivel desde mediados del pasado mes de febrero.
A pesar de estos datos, la progresiva relajación de las restricciones de movilidad a medida que avanzan los planes de vacunación continúan manteniendo elevadas las perspectivas en las economías avanzadas. Todo ello unido a las previsiones de que el regreso de Irán al mercado petrolero no se produzca de forma inmediata ante la prolongación de las negociaciones multilaterales para restablecer el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.
En este escenario, hoy el petróleo registra ligeras ganancias de en torno a un 0,5%. En concreto, el petróleo Brent se revaloriza un 0,50% a 72,58 dólares por barril y el de WTI (de referencia en EEUU) un 0,46% hasta 70,28 dólares por barril.
Por otro lado, la cotización del oro repunta hasta 1.894 dólares por onza (+0,31%), revirtiendo su tendencia a la baja de las dos jornadas anteriores, mientras que la plata se revaloriza un 0,58% a 27,9 dólares por onza. En contraste, el precio del platino desciende por tercera sesión consecutiva, cayendo a 1.150 dólares por onza (-0,30%).
En el mercado de divisas, el cruce eurodólar registra variaciones moderadas, manteniéndose en torno a 1,218 dólares por euro (-0,04%).
Macro
Producción industrial en Francia
En abril, el índice de producción industrial de Francia descendió ligeramente respecto al mes anterior un 0,1%, tras crecer en marzo un 1,0% mensual.
Producción industrial en Italia
En Italia, la producción industrial aumentó un 1,8% en abril frente al mes anterior, situándose la media de los últimos tres meses en un 1,9% mensual.
En comparación con abril de 2020, el índice de producción industrial alcanzó un crecimiento de un 79,5%, recogiendo el efecto base tras la fuerte caída registrada el año pasado. Por sectores, destacaron los fuertes repuntes de la producción de textil y calzado (363,2% interanual) y equipos de transporte (327,3% interanual).
Inflación en EEUU
En mayo, el IPC de EEUU continuó su senda de crecimiento avanzando un 0,6% respecto al mes anterior, frente al 0,8% registrado en abril. Una evolución que se explica por el repunte del precio de los automóviles de segunda mano (7,3% mensual) y de los muebles para el hogar (1,3%, mayor tasa desde enero de 1976). A su vez, continuaron aumentando de forma más moderada los precios de los alimentos (0,4% mensual). Todo ello en una coyuntura en el que el coste de la energía se mantuvo estable frente a abril tras caer ligeramente el mes anterior.
Así, la inflación repuntó 0,8 pp hasta un 5,0% anual (vs. 4,2% en abril), alcanzando su mayor nivel desde agosto de 2008 (5,4%). Un incremento que refleja principalmente el efecto base generado a raíz de la crisis del coronavirus, registrándose una revalorización de la energía de un 28,5% interanual y de los alimentos de un 2,2% respecto a mayo de 2020.
Por su parte, la inflación subyacente (eliminando energía y alimentos) creció con fuerza hasta un 3,8% anual (vs. 3,0% anual en abril). Una tendencia impulsada por el incremento de los precios de los automóviles de segunda mano de un 29,7% en los últimos 12 meses y de un 16,9% de los seguros de automóviles.
Peticiones de prestaciones de desempleo en EEUU
En la primera semana de junio, las solicitudes semanales de prestaciones de desempleo en EEUU continuaron con su tendencia a la baja por sexta semana consecutiva, alcanzando un nuevo mínimo desde que comenzó la pandemia. Todo ello en una coyuntura marcada por el avance del proceso de vacunación, la relajación de las restricciones de movilidad y los fuertes estímulos fiscales adoptados por el Gobierno, incluida la extensión de los beneficios por desempleo.
En concreto, entre el 29 de mayo y el 5 de junio se registraron 376.000 nuevas solicitudes de prestaciones de desempleo, 9.000 menos que la semana anterior (385.000), su menor nivel desde el 14 de marzo de 2020. Así, desde comienzos de año el volumen de peticiones semanales se ha reducido en aproximadamente 415.000, si bien aún duplican sus registros pre-pandemia.
Empresarial
Pfizer (Hoy: +1,52%; YTD: +9,79% a cierre de sesión europea) y BioNTech (Hoy: -2,29%; YTD: +189,67%, a cierre de sesión europea)
El consorcio entre Pfizer y BioNTech ha anunciado el acuerdo con el Gobierno de EEUU para la provisión a precio de coste (ambas compañías no se beneficiarán económicamente de dicho acuerdo) de 500 millones de vacunas frente al covid-19.
En concreto, Pfizer y BioNTech entregará 200 millones de dosis a lo largo de este año y las 300 millones de dosis restantes en la primera mitad de 2022.
En este sentido, el Gobierno de EEUU donará dichas vacunas a países con una renta per cápita media y baja y a organizaciones internacionales, englobando a aproximadamente 100 países, como los que configuran la Unión Africana, a través del mecanismo Covax.
British Telecom, BT (Hoy: +6,55%; YTD: +47,56%)
La empresa de telecomunicaciones británica ha comunicado que Altice UK, una compañía íntegramente participada por Patrick Dahi, ha adquirido alrededor de 1.200 millones de acciones de BT, equivalentes a un 12,1% de su capital social.
El importe de la operación se calcula en torno a 2.200 millones de libras (aproximadamente 2.550 millones de €).
En este sentido, Altice ha expresado que apoya positivamente la estrategia impuesta por la dirección y el Consejo de Administración de BT, si bien ha informado que no prevé realizar una oferta pública de acciones para adquirir una posición de control sobre la empresa británica.
Asimismo, Altice ha expresado que ha realizado esta significativa inversión en BT ante la confianza en la atractiva oportunidad de la empresa británica para desarrollar una de las políticas más importantes del Gobierno de Reino Unido como es la expansión del acceso a la fibra y la red de banda ancha.
Altice es una empresa independiente del sector de telecomunicaciones que opera redes de banda ancha internacionalmente. En concreto, ha construido y desarrollado redes de banda ancha en EEUU, Francia Portugal e Israel.
El grupo BT ha recibido positivamente el apoyo de Altice a su estrategia corporativa, resaltando que dan la bienvenida a todos aquellos inversores que reconozcan el valor a largo plazo de su negocio y la labor que realizan en Reino Unido.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda