Powell no logra aclarar la situación

17 de junio de 2021

Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, no ha sabido o podio despejar las dudas sobre el futuro próximo de la economia durante la rueda de prensa posterior al comunicado sobre política monetaria emitido por el banco central este miércoles.

Compartir en:

Entre sus declaraciones frases y advertencias. Pero poco mas. De esta manera afirmo que hay riesgos  de que la inflacion  suba. Es mas, en su opinion  "hay mucha incertidumbre sobre el timing de los efectos transitorios sobre los precios y no descartamos que puedan ser más duraderos de lo previsto. Si vemos que ocurre esto, usaremos las herramientas que tenemos para controlar los precios, aunque este no es nuestro escenario central".

Es la primera vez que el banquero central se pronuncia en este sentido y alimenta las dudas de algunos analistas que llevan meses anticipado que el repunte de la inflación en EEUU no será transitorio, sino que tendrá un carácter más permanente.

 

Además, los miembros de la Fed que deciden sobre la política monetaria elevaron de manera muy importante sus expectativas de inflación para 2021. Y aunque las elevaron mucho menos para 2022 y 2023, la revisión al alza del ejercicio actual deja en evidencia las anteriores estimaciones de marzo, que se han quedado muy lejos de la realidad.

Si la Fed no ha acertado con sus previsiones a corto plazo, es posible que tampoco acierte con las de largo plazo. "Las preguntas se centrarán ahora en cuánto permitirá la Fed que los precios sigan aumentando antes de considerar que la economía se está sobrecalentando y qué marco de tiempo considerarán sus responsables para lograr la tasa de inflación promedio del 2%", explica Jesús Cabra Guisasola, estratega de Validus Risk Management.

En este sentido, Powell reconoció abiertamente que la Fed ha comenzado a debatir sobre recortar sus compras de activos, el famoso tapering. "Hemos tenido discusiones sobre el tapering y las seguiremos teniendo", confirmó Powell a los periodistas, aunque añadió, para tranquilizar al mercado, que "estamos muy lejos de nuestros objetivos" y que "el inicio del tapering será ordenado, metódico y transparente".

Sus palabras y las previsiones de la Fed sobre dos subidas de tipos en 2023 provocaron un efecto inmediato en el mercado de bonos, ya que la rentabilidad en todos los tramos repuntó con fuerza, hasta máximos de un año en el bono a 2 años y hasta el 1,58% en el 10 años.

 

Para los expertos de Berenberg, el organismo "estableció claramente las bases para la normalización eventual de su política monetaria, sobre todo al adelantar el calendario de las subidas proyectadas de las tasas de los tipos, en consonancia con sus pronósticos económicos y de inflación revisados al alza".

En su opinión, Powell "adoptó un tono más moderado de lo que implican los cambios en los pronósticos económicos y de inflación de la Fed y las proyecciones de los tipos, aparentemente en un esfuerzo por calmar a los mercados financieros".

Para estos analistas, "parte del aumento de la inflación es temporal, pero suben los riesgos de que las presiones inflacionarias subyacentes estén aumentando", tal y como reconoció el propio Powell.

Un escenario que puede destruir el escenario 'goldilocks' que ha descontado Wall Street, tras marcar recientemente máximos históricos. El tiempo dirá si la inflación es persistente o transitoria, si la Fed se equivoca o no en sus previsiones y si las bolsas soportan este escenario o deciden corregir por este motivo.

La conclusión de Berenberg es que el banco central anunciará "a finales de este verano o principios de otoño un programa de reducción gradual que comenzaría a principios de 2022. Eso sería consistente con sus nuevas proyecciones de tipos de interés".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda