La escasez de chips disparará el precio de los automoviles

27 de julio de 2021

La escasez de materiales sin precedentes y cada vez más intensa, sobre todo de semiconductores, está generando un desajuste entre la oferta y la demanda en el sector automovilístico europeo que podría durar hasta el primer semestre de 2022. Esto crea una oportunidad única para que los fabricantes de automóviles suban los precios entre un 3% y un 6% tras casi 20 años de limitaciones.

Compartir en:

Durante el primer semestre de este año, la demanda de vehículos nuevos en Europa se benefició de la gran reapertura: las matriculaciones de vehículos nuevos crecieron un +25,2% hasta alcanzar casi 5,4 millones de turismos (+1.354.000 millones de unidades) en comparación con el primer semestre de 2020, con importantes incrementos de dos dígitos en la mayoría de los países, especialmente en los cuatro principales mercados (+14,9% en Alemania, +28,9% en Francia, +51,4% en Italia y +34,4% en España).
No obstante, tanto en abril como en mayo, a nivel de la UE-27, el índice de volumen de producción del sector automovilístico global volvió a caer a sus niveles mensuales más bajos desde principios de la década de 2010 -un -3,4% m/m y un -7,8% m/m, respectivamente-, con los principales países fabricantes de automóviles contribuyendo a este descenso. En este contexto, el nivel de producción alcanzado en mayo seguía estando muy por debajo del nivel anterior a la crisis para la UE (-25% para España).

Esta intensidad de la escasez parece especialmente grave en el caso de Alemania y España (es decir, el 51% de la producción de la UE). Las previsiones apuntan que la escasez actual podría tardar una media de 3,5 trimestres en normalizarse. En el mejor de los casos, si la recuperación comienza ya en el tercer trimestre de 2021, se estima que el proceso de recuperación se completará en el segundo trimestre de 2022.

En este contexto, se espera que los precios de los coches aumenten al menos un +4% en Alemania, con la posibilidad de superar el +10%. España, mientras que Italia podrían registrar aumentos de entre el +2,4% y el +5,8%. Por su parte, Francia podría registrar una subida de entre el +0,8% y el +5,0%. A diferencia del pasado, el sector del automóvil se enfrenta ahora a una situación de oferta única, con todos los astros alineados: un nivel de pedidos muy elevado, una utilización muy alta de la capacidad de producción, reflejo de los severos ajustes realizados por el sector durante la pandemia, y un nivel de inventarios muy bajo, todo ello en un momento en que las empresas tienen que hacer frente a un aumento de los precios de las materias primas (caucho, cobre, acero) y a unas tarifas de transporte más elevadas.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda