dolar

El dólar baja después de que Powell frene las expectativas de subida 

29 de julio de 2021

Los comunicados del banco y el discurso del presidente de la Fed en la rueda de prensa posterior fueron más bien contradictorios. Powell no pareció especialmente preocupado por la creciente  expansión de la variante delta, señalando que las implicaciones  económicas han sido menores después de cada ola y que sería razonable suponer que volviera a ser así en esta ocasión. 

Compartir en:


Powell también restó importancia al impacto de la creciente inflación en EE.UU.; admitió que los precios han subido más rápido de lo previsto en los últimos meses, aunque volvió a insistir en que el 
repunte de la inflación probablemente se desvanecerá y que hay que tener paciencia para responder. La visión de la Fed, algo menos pesimista, sobre el impacto de la pandemia en la economía de EE.UU. fue positiva, aunque los inversores hicieron que el dólar se depreciara por la falta de claridad en el calendario del banco para reducir su programa de compra de activos (durante la reunión, los mercados vigilaron atentamente los mensajes del banco en busca de cualquier indicio.que apuntara a una reducción del programa). Powell declaró que el banco había realizado el primer "estudio en profundidad" sobre cómo reducir las compras, aunque no se había tomado ninguna decisión sobre el momento en que se produciría. Y, lo que es más importante para los mercados, también subrayó que el banco aún está lejos de considerar la posibilidad de subir los tipos de interés.

Esto contrasta ligeramente con el tono de la reunión de junio, en la que se produjo una fuerte corrección al alza de las previsiones de tipos de interés del banco. Las declaraciones de Powell sobre los tipos de interés fueron quizás las que más captaron la atención del mercado, y los inversores hicieron bajar al dólar hasta el nivel de 1,19 frente al euro -su posición más débil en términos trade-weighted desde finales de junio-. 
Ahora parece menos probable que en la conferencia de Jackson Hole de agosto se nos dé una pista de que el tapering podría estar en camino. Más allá, quizás tengamos que esperar hasta la reunión de septiembre del FOMC para  encontrar una señal sobre el momento de la reducción. Para entonces la Fed debería tener una idea mucho más clara del estado de la crisis sanitaria y de la magnitud del repunte de la inflación en EE.UU. 
Sin embargo, hasta entonces y dado que la mejora del apetito por el riesgo suele ir seguida de un debilitamiento del billete verde, las pocas perspectivas de subidas de tipos en EE.UU. y el continuo suministro de vacunas en todo el mundo pueden pesar sobre el dólar a corto plazo.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda