El dinero de las sicavs huye al extranjero

12 de agosto de 2021

El 78,1% del  patrimonio e las sicavs está invertido en el exterior, según los últimos datos publicados por la CNMV, del primer trimestre de este año. Este porcentaje, máximo histórico, ha acentuado su ascenso en los últimos años y refleja una notable alza desde 2015, cuando era el 58,7%

Compartir en:

La evolución de la Bolsa española ha contribuido a esta situación. La renta variable patria se ha quedado atrás en la remontada desde mínimos que sí han disfrutado con euforia otros índices bursátiles, en especial los estadounidenses, y la ausencia en el Ibex de compañías tecnológicas –clara fuente de rentabilidad– y la escasa presencia de otros sectores pujantes como la salud o el lujo han disparado el interés de las sicavs españolas por invertir en el extranjero. De hecho, la apuesta inversora de estos vehículos por los mercados extranjeros está en zona de récord. Alcanzó su pico en el cuarto trimestre del año pasado, en el 78,4%.

Un vistazo a las principales posiciones de las mayores sicavs domiciliadas en España revela el escaso interés por el mercado nacional. Las grandes tecnológicas estadounidenses Microsoft, Alphabet y Amazon son la apuesta favorita del vehículo de inversión de Alberto Palatchi, fundador de Pronovias –que ha fusionado recientemente sus dos sicavs, Herprisa y Gesprisa Inversiones– y de la sicav Morinvest, el vehículo de inversión de Alicia Koplowitz.
Ningún valor español aparece tampoco entre las principales apuestas de inversión de las sicav de la familia Del Pino –Allocation y Chart Inversiones–, en las que las mayores posiciones eran en el primer semestre para EDP y Royal Dutch. Los valores extranjeros son también los favoritos de la sicav Torrenova, la mayor de España y gestionada por Banca March, en la que Johnson & Johnson, ING y Axa tienen un lugar destacado.

El escaso interés de las sicavs españolas por el país en el que están registradas es patente más allá del proceso de deslocalización que registra este vehículo de inversión en los últimos años. Los continuos temores a un endurecimiento de su fiscalidad han provocado la disminución del número de sicavs en España y un proceso de liquidación de muchas de ellas, de retirada de patrimonio, de conversión en fondos o en una sicav luxemburguesa. Pero el desapego a invertir en España es un fenómeno creciente en los últimos años entre las sicavs que sí se mantienen domiciliadas en España, al margen de incertidumbres fiscales.

La deslocalización de estos vehículos de inversión españoles hacia el exterior es una realidad que refleja las tendencias de mercado y que la Bolsa española no sea destino principal de los grandes inversores. Su menor tamaño y la escasez de valores de gran capitalización han dejado de hecho al Ibex fuera del radar de los grandes ETF que replican índices.
Las sicavs españolas, que claramente han hecho su apuesta inversora fuera del país, continúan en todo caso a la espera de que se clarifique del todo su marco regulatorio. El Gobierno ha endurecido el requisito para que las sicavs tributen al 1% y exige que cada uno de los 100 socios que ha de tener el vehículo tenga una inversión mínima de 2.500 euros.

Pero, además, está por definir si corresponde a la CNMV, como hasta ahora, o a la Agencia Tributaria la capacidad para determinar si una sicav cumple tales requisitos para tributar al tipo reducido del 1% o debe hacerlo al 25% del impuesto de sociedades. El Tribunal Supremo deberá pronunciarse sobre ello, después de que la justicia haya invalidado en varias ocasiones la capacidad de la CNMV para certificar que una sicav lo es realmente a efectos fiscales.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda