Otra empresa de renovables a Bolsa

02 de septiembre de 2021

Windar Renovables  sopesa desde hace meses su estreno en Bolsa, pero fue el pasado 5 de agosto cuando registró en el boletín del Registro Mercantil su metamorfosis de sociedad limitada en anónima, un requisito indispensable para cotizar en el mercado de renta variable.

Compartir en:

Fuentes de la compañía señalan que se están revisando todas las opciones estratégicas que le permitan reforzar su posición de liderazgo en la fabricación de torres eólicas. Aunque matizan que ni los accionistas ni la compañía han tomado todavía una decisión sobre una potencial operación. También está abierta la puerta a posibles colocaciones de deuda, apuntan.
Al mismo tiempo, y aunque a cierre del pasado ejercicio la sociedad individual contaba con unos fondos propios de 84,9 millones de euros, su capital social ascendía a tan solo 9.394 euros. Así, los accionistas de Windar han aprovechado la transformación para realizar una ampliación de capital de 15 millones de euros con cargo a reservas. El patrimonio neto permanece, por lo tanto, sin cambios –se mueven cuantías de epígrafe, pero su cantidad no aumenta–, pero el mayor importe de capital permitirá a la firma un mejor acceso a los mercados de capitales organizados, señalan fuentes de la empresa.

La compañía, que no reparte dividendos, asegura en su informe de gestión de 2020 que el Covid-19 no le ha supuesto “impactos significativos en las actividades y ha seguido operando”. Windar destaca también que no ha realizado expedientes de regulación de empleo y además ha reforzado su liquidez con pólizas de crédito blindadas por el ICO por 14,2 millones de euros. Su liquidez a cierre del ejercicio ascendía a 43,1 millones de euros y su pasivo, a 22,5 millones.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda