Estados Unidos: una engañosa desaceleración de la inflación

22 de septiembre de 2021

Las cifras de inflación de agosto se situaron por debajo de las expectativas. El índice general subió un 0,3% en agosto respecto a julio, y el índice sin alimentos ni energía (inflación subyacente) sólo un 0,1%, frente al 0,3% previsto. Son los niveles más bajos desde principios de año. ¿Debemos ver esto como el fin de un aumento transitorio de la inflación? 

Compartir en:

Por el contrario, la variación mediana de los precios, es decir, el nivel de inflación por debajo y por encima del cual se encuentra el 50% de las distintas categorías de bienes, alcanzó el 0,34%, el nivel más alto desde 2007.
Las elevadísimas cifras de abril a junio se explican por los datos excepcionales de algunas categorías de bienes, en particular los coches de segunda mano y, más en general, los bienes y servicios vinculados a la reapertura de la economía, cuyos precios se han normalizado.

De hecho, es la caída de los precios en estas categorías, en el contexto de un resurgimiento de la epidemia debido a la variante Delta, lo que explica gran parte de la desaceleración de la inflación subyacente. Por ello, las medidas que excluyen las variaciones extremas siguen acelerándose.

En los próximos meses, tanto en lo que respecta a las variaciones mensuales como a las interanuales, las cifras publicadas seguirán viéndose alteradas por los efectos de la epidemia. Por lo tanto, habrá que prestar mucha atención para evaluar la tendencia real de la inflación.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda