El IBEX 35 ha perdido el umbral de 8.800 tras caer un 2,59%.

28 de septiembre de 2021

Predominio de las caídas entre los principales mercados de renta variable a nivel global en un contexto principalmente marcado por el incremento de los tipos de interés soberanos, especialmente en EEUU, ante las presiones inflacionistas.

Compartir en:


Renta variable
Las exigentes valoraciones de las empresas respecto a su media histórica se encuentran presionadas por el repunte de los tipos de interés. Así, los mayores retrocesos se producen en aquellos sectores que cotizaban a múltiplos más elevados, anticipando unas tasas de crecimiento más altas en el medio y largo plazo, como en el caso del tecnológico o el de comunicaciones. En este sentido, el movimiento a la baja se sustenta debido a que la cotización de este tipo de empresas se ven más desfavorecidas una vez el descuento de los flujos de caja a largo plazo por su mayor sensibilidad al incremento de los tipos de interés, resultando en menores valoraciones. En concreto, la TIR del Treasury a 10 años ha superado durante la sesión el umbral de 1,5% y la del Gilt de Reino Unido el 1%, mientras que en la Eurozona la rentabilidad del bono alemán a 10 años se sitúa en torno a un -0,20%.
De esta forma, este movimiento se ha registrado en un contexto marcado por las crecientes presiones inflacionistas de oferta, lo que ha influido, entre otros factores, en la moderación del mensaje de los bancos centrales, y la mayor propensión a iniciar el proceso de reducción de estímulos en los próximos meses. En este sentido, la semana pasada la Reserva Federal advirtió que probablemente comenzaría a corto plazo el tapering, al mismo tiempo que el Banco de Inglaterra (BoE) abrió la posibilidad a aumentar sus tasas oficiales antes de finales de año.
En concreto, la tendencia bajista registrada en la sesión de hoy ha venido precedida por las declaraciones del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, que ha reconocido que la inflación se ha situado en niveles más altos que los previsto anteriormente, y que ésta probable que se mantendrá en niveles elevados durante los próximos meses. En concreto, el incremento de los precios energéticos (gas, petróleo), junto al de los derechos de C02, refuerzan las expectativas de inflación al alza en una coyuntura marcada desde el inicio de la pandemia por la escasez de componentes y el encarecimiento de los costes de transporte de mercancía. Una combinación de factores que se producen en un contexto de repunte de la demanda ante la reapertura de las economías.
Por otro lado, en EEUU, la Secretaria del Tesoro y expresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, ha insistido en el Congreso que su departamento podría quedarse sin efectivo si no se aprueba aumentar o cancelar del techo de deuda federal. Esta situación podría derivar en un incumplimiento de pagos extraordinarios ya aprobados si el Congreso no actúa antes de la fecha límite del 18 de octubre, según una carta que ha enviado Janet Yellen a la presidenta de Cámara Representantes, Nancy Pelosy, en la que ha hecho hincapié en la gravedad de este posible escenario.
A su vez, a todo ello se une el deterioro de la solvencia y liquidez de la promotora inmobiliaria china Evergrande a la espera del pago de varios cupones de sus bonos en las próximas jornadas. No obstante, en el día de hoy Evergrande Group ha avanzado un 4,7% antes de conocerse si mañana abonará 45,2 millones de dólares de un cupón de un bono con vencimiento en 2024 y realizará otros pagos semianuales. Asimismo, según el prospecto del bono, el pago tiene un período de gracia de 30 días antes de que se declare la suspensión de pagos.
En este contexto, el repunte de la cotización de Evergrande ha arrastrado a la cotización de los valores chinos, registrando el Shanghai Composite un avance de un 0,54% y el Hang Seng hongkonés un 1,20%. En contraste, ha predominado el rojo en el resto de la región de Asia-Pacífico, registrando los retrocesos más significativos el ASX 200 australiano (-1,47%) y el Kospi surcoreano (-1,14%). Asimismo, las caídas han sido más moderadas en el Sensex indio (-0,68%) y en el Nikkei 225 japonés (-0,19%).
Por su parte, los retrocesos entre los índices bursátiles de la Eurozona han superado el umbral del 2% ante la toma de beneficios de los inversores por las crecientes presiones inflacionistas y su repercusión en las decisiones de los bancos centrales y en los movimientos del mercado de renta fija soberana. Así, el IBEX 35 ha caído un 2,59%, el CAC 40 francés un 2,17% y el DAX 40 alemán un 2,09%. Por su parte, fuera de la zona monetaria europea, el Footsie 100 de Reino Unido ha limitado su movimiento a la baja a un 0,50% apoyado en la depreciación de la libra esterlina de casi un 1% frente al euro a cierre de la sesión europea.

En España, el IBEX 35 ha perdido el umbral de 8.800 tras caer un 2,59%. En concreto, ha finalizado la sesión en 8.769 puntos. Entre sus componentes, los avances más significativos se han registrado en 2 valores relacionados con el sector energético. En concreto, Repsol ha subido un 0,53% y Naturgy un 0,23%. Por su parte, en terreno negativo, los mayores retrocesos se han situado en Fluidra (-8,58%), Solaria (-4,89%) e Inmobiliaria Colonial (-4,19%).
Por su parte, en la renta variable de EEUU, el Nasdaq Composite se sitúa a cierre de la sesión europea por debajo del umbral de 14.600 puntos (-2,57%), mientras que el S&P 500 cae un 1,78%.
Renta fija
Continúa el movimiento al alza de las rentabilidades entre los principales mercados de renta fija soberana a nivel global tras las reuniones de los bancos centrales de Reino Unido, EEUU, Japón o Brasil de la semana pasada.
El anuncio de un próximo inicio del tapering en EEUU, que podría estar completado a mediados del año que viene, ha supuesto un punto de inflexión en los mercados de bonos tras varios meses de estabilidad. Así, desde el anuncio de la Fed, la TIR del bono de EEUU a 10 años ha aumentado de un 1,30% a un 1,55%.
Al contrario de lo que sucedió en los primeros meses del año, las rentabilidades de los plazos más cortos de la curva están repuntando también de forma significativa. Así, el bono de EEUU a 2 años ha alcanzado una rentabilidad de un 0,30%, su nivel más alto desde marzo de 2020, y subiendo 10 pb desde la semana pasada.
En los mercados secundarios de renta fija soberana de la Eurozona, en las referencias a 10 años el mayor incremento de TIR se ha situado en Italia (+6,1 pb a un 0,853%). Por su parte, la rentabilidad del bono francés a 10 años ha aumentado 3,0 pb a un 0,17% y la del bono alemán a 10 años 2,3 pb a un -0,201%. Paralelamente, el rendimiento del bono español a 10 años ha repuntado 3,1 pb a un 0,440%.
Fuera de la zona monetaria europea, la yield del Gilt de Reino Unido a 10 años ha subido 4,2 pb hasta un 0,992%.
En EEUU, la TIR del Treasury a 10 años registra un movimiento al alza de 3,6 pb hasta un 1,524% a cierre de la sesión europea.
Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)
Los precios del petróleo caen ligeramente en los mercados internacionales situándose el petróleo Brent en torno a máximos de casi 3 años. A su vez, con el carbón, los derechos del CO2 y el gas se mantienen en torno a máximos históricos. Por su parte, el WTI (de referencia en EEUU) avanza por sexto día consecutivo, cotizando también en niveles próximos a su máximo de tres años.
El movimiento alcista de las últimas jornadas del precio del crudo se enmarca en el movimiento generalizado al alza de los productos energéticos de los últimos meses, que están provocando una subida del precio de la electricidad a niveles récord en Europa y otras zonas del mundo. La reciente decisión de la OPEP de aumentar gradualmente su producción en 400.000 barriles diarios frenó la escalada del petróleo durante el verano. Sin embargo, la dificultad en implementar estos aumentos de la oferta, junto a un incremento del consumo provocado por su mayor uso como sustitutivo del gas ante su encarecimiento, están impulsando de nuevo al alza al precio del crudo.
El desequilibrio entre oferta y demanda se refleja en la continua reducción del nivel de inventarios que podrían acabar el año en su nivel más bajo de cobertura de la demanda en décadas. Esto está llevando en los últimos días a varios bancos de inversión a elevar sus previsiones de precios del crudo por encima de los 80 dólares por barril a cierre de este año, lo que refuerza su revalorización.
A cierre de la sesión europea, el petróleo Brent retrocede un 1,12% hasta 78,64 dólares por barril y el del WTI (de referencia en EEUU) un 0,98% a 74,72 dólares por barril.
Por su parte, los principales metales precios cotizan hoy a la baja, alcanzando el oro el nivel de 1.735 dólares por onza (-0,92%). Asimismo, la plata registra un retroceso de un 1,25% a 22,3 dólares por onza, mientras que el platino modera su caída a un 0,40% a 973 dólares por onza.
En el mercado de divisas, el cruce eurodólar registra una ligera caída de un 0,12% a 1,168 dólares por euro, en un contexto marcado por la apreciación del dólar ante el repunte de las TIRes de los bonos en EEUU tras la última reunión de la Fed. Por su parte, el Dollar Index avanza un 0,44% hasta los 93,8 puntos, un nuevo máximo desde finales de 2020.
Macro
Confianza del consumidor GFK en Alemania
En septiembre, el Índice de Confianza del Consumidor de GFK ha caído 0,7 puntos, situándose en -1,1 puntos. Una contracción que el instituto GFK prevé que se revertirá en octubre, incrementándose el indicador 1,4 puntos respecto al mes anterior hasta 0,3 puntos.
Todo ello en un contexto en el que, tras de dos caídas mensuales consecutivas, en septiembre el indicador de expectativas económicas ha avanzado 7,7 puntos hasta 48,5 puntos. En términos interanuales, los niveles mostrados se sitúan 24 puntos por encima de los observados en el mismo periodo de 2020.
Por su parte, la variable de perspectivas a futuro de los ingresos ha aumentado nuevamente en 6,9 puntos hasta 37,4 puntos, alcanzando registros cercanos a los previos a la pandemia. Este indicador ha mostrado mayor resiliencia ante la subida de precios, la estabilidad de las cifras de desempleo y la menor incertidumbre sobre la evolución del empleo.
Además, la propensión a consumir en septiembre se ha incrementado en 3,1 puntos, situándose en 13,4 puntos (-25 puntos respecto a septiembre de 2020), lastrada por la cautela de los consumidores ante la persistencia de las medidas de distanciamiento social y el repunte de los precios.
Confianza del consumidor en EEUU
Según la encuesta mensual del Conference Board, la confianza del consumidor en EEUU disminuyó en septiembre por tercer mes consecutivo en una coyuntura marcada por el repunte de los casos diarios de contagio de covid-19 ante la propagación de la variante delta y el encarecimiento de los precios de la gasolina y los alimentos, entre otros.
En concreto, se situó en 109,3 puntos (frente a 115,2 puntos en agosto), retrocediendo a su menor nivel desde el mes de febrero. Su evolución se vio lastrada por el descenso tanto del indicador de condiciones actuales hasta 143,4 puntos (vs. 148,9 puntos el mes anterior) como del índice de expectativas a corto plazo de los consumidores sobre las condiciones de ingresos, negocios y mercado laboral a 86,6 puntos (vs. 92,8 puntos anterior). En este sentido, el porcentaje de consumidores que espera que las condiciones comerciales mejoren se redujo a un 21,5% frente a un 23,4% en agosto. Paralelamente, un 17,6% proyecta un empeoramiento de las condiciones a corto plazo.
Índice de actividad manufacturera de la Fed de Richmond en EEUU
El índice compuesto de la Fed de Richmond descendió nuevamente en septiembre, mostrando la desaceleración de la actividad de manufacturera. Así, se situó en territorio de contracción por primera vez desde mayo de 2020 al retroceder hasta -3 puntos, frente a 9 puntos el mes anterior.
Los productores señalaron como principales factores a la baja el aumento del plazo de entrega de los pedidos y la caída de los inventarios. Sin embargo, se mostraron optimistas respecto a la mejora de la situación en los próximos seis meses.
Adicionalmente, los resultados de la encuesta reflejan el aumento de la creación de empleo y de los costes salariales en septiembre, en una coyuntura marcada por la escasez de trabajadores con la cualificación requerida, que previsiblemente se mantendrá a corto plazo.
Índice de precios de la vivienda en EEUU
En julio, según el índice Case Shiller, los precios de la vivienda en EEUU aumentaron un 19,7% mensual, registrando su mayor tasa de crecimiento histórica tras 14 meses consecutivos al alza. Una evolución que se enmarca en un contexto de escasez de oferta y creciente demanda de viviendas residenciales cerca de núcleos urbanos.
Empresarial
EasyJet (Hoy: -3,50%; YTD: -2,03%)
La aerolínea británica ha anunciado que ayer finalizó el periodo de aceptación de las   301.260.394 nuevas acciones emitidas por la compañía a 410 peniques por acción en la ampliación de capital anunciada el pasado 9 de septiembre.
Del total de las acciones emitidas la compañía recibió ofertas válidas por 280.196.507 de las nuevas acciones, es decir, un 93% de las mismas. El resto de las acciones serán entregadas a las entidades colocadoras (bancos de inversión) para su venta a otros inversores, o, a falta de estos, para la adquisición con su propio capital como parte del compromiso contraído como asegurador de la ampliación.
Según indica la compañía británica, las nuevas acciones han comenzado a negociarse en la bolsa de Londres (LSE) hoy a las 8:00h de la mañana (hora británica).
Ford Motor Company (Hoy: +7,59%; YTD: +35,38%, a cierre de session europea)
El grupo automovilístico estadounidense ha anunciado que, junto con la surcoreana SK Innovation, llevará a cabo una inversión de 11.400 millones de $ para la instalación de dos nuevas plantas de baterías, un megacampus en Tennesssee, y una nueva línea de vehículos avanzados. Así, Ford impulsa su transición hacia los coches eléctricos y consolida su posición como principal empleador de trabajadores por hora del sector del automóvil en EEUU.
En consecuencia, Ford pondrá en marcha el complejo automovilístico más grande, avanzado y eficiente de sus 118 años de historia. Ford y SK Innovation tienen previsto invertir 11.400 millones de $ y crear casi 11.000 nuevos puestos de trabajo: cerca de 6.000 en el campus de Tennessee y 5.000 en el campus de Kentucky. La producción de los nuevos vehículos eléctricos y de las avanzadas baterías de iones de litio de estas plantas comenzará en 2025, produciendo la próxima generación de camiones eléctricos de la Serie F y las baterías que alimenten los futuros vehículos eléctricos de Ford y Lincoln.
Blue Oval City, el nuevo megacampus de Tennessee, se convertirá en un ecosistema verticalmente integrado para que Ford ensamble una línea ampliada de vehículos eléctricos de la Serie F, e incluirá una planta de baterías BlueOvalSK. Esta planta está diseñada para ser neutra en carbono, generando cero residuos una vez que esté plenamente operativa.
En cuanto al centro de Kentucky, Ford planea construir el complejo de fabricación de baterías "Parque de Baterías BlueOvalSK", de 5.800 millones de $, que creará 5.000 puestos de trabajo. El objetivo de las dos plantas de baterías de este emplazamiento será suministrar baterías ensambladas localmente a las plantas de montaje de Ford en Norteamérica para alimentar la próxima generación de vehículos eléctricos Ford y Lincoln. Las inversiones en las nuevas plantas de baterías de Tennessee y Kentucky están previstas a través de BlueOvalSK, una nueva empresa conjunta que formarán Ford y SK Innovation.



 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda