Caídas de las bolsas a la espera del dato de inflación de EEUU

12 de octubre de 2022

Jornada de movimientos a la baja en los en los principales índices europeos a la espera del dato de inflación de EEUU del jueves. Los inversores se muestran expectantes a la espera de conocer la evolución de los precios de septiembre en el país norteamericano, que podría marcar la evolución de la senda de subidas de tipos de la Fed.

Compartir en:

Renta Variable

Esta evolución a la baja de las bolsas se produce tras conocerse ayer las proyecciones del FMI para el año 2023, que sitúa el crecimiento global en el 2,7% (vs. 2,9% estimado en julio), lastrado por el endurecimiento de la política monetaria y la incertidumbre derivada de la guerra de Ucrania. Esta perspectiva de ralentización de la economía, que ya estaban advirtiendo los principales indicadores macroeconómicos, ha sido constatada por la empresa Intel, que podría anunciar una reducción de plantilla de más del 20% de los trabajadores, lo que estaría reflejando el cambio de tendencia del mercado laboral de EEUU. Esta restructuración se produce tras la caída de las ventas y a las puertas de conocerse los resultados del 3T de 2022. En este sentido, se han rebajado las expectativas de resultados trimestrales de las empresas un 7,2% el mayor recorte desde el 2T de 2020. Asimismo, se estima un crecimiento del beneficio por acción del 3% frente al 9% esperado a comienzos de año.
Por otro lado, la jornada ha vuelto a estar marcada por la crisis del mercado de renta fija en Reino Unido. Tras anunciar ayer la compra de 5.000 millones de libras en bonos vinculados a la inflación, el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE) ha anunciado que no extenderá el programa de compras de emergencia más allá del viernes, en contraposición con lo que sugerían a primera hora del día otros miembros del BoE, mostrándose abiertos a continuar el programa si la dinámica del mercado lo requiería.
En Asia-Pacífico, las bolsas han tenido una evolución mixta, destacando el repunte del Shanghái Composite (+1,53%) y el BSE Sensex indio (+0,84%) y el retroceso del Hang Seng de Hog Kong (-0,78%). Así, las bolsas asiáticas recuperan parte de las caídas de ayer tras la prohibición de EEUU de que compañías chinas puedan acceder a microchips o componentes fabricados en EEUU. Esta medida supone, a su vez, un nuevo retroceso en el proceso de normalización de la cadena de valor global, ya que gran parte de las materias primas y de los componentes necesarios en la industria tecnológica global proceden de China, pudiéndose ver afectado más del 30% de la producción de chips mundial. Asimismo, China podría responder con sanciones a EEUU, lo que añadiría mayor presión a la cadena de valor global.
Todo ello en un contexto que continúa marcado por la guerra en Ucrania. Tras los ataques rusos que ha dañado el 30% del sistema eléctrico ucraniano, la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha informado que la central nuclear de Zaporiyia ha perdido su conexión con las líneas eléctricas, funcionando por el momento con generadores de gasóleo. Asimismo, Polonia ha anunciado que ha detectado una fuga en el oleoducto Druzhba que transporta crudo de Rusia a Europa. Si bien el gobierno polaco ha señalado que no se ha detectado ninguna señal de sabotaje, este evento añade mayor incertidumbre y eleva la inseguridad energética del continente europeo.
Por su parte, en Europa, el Eurostoxx 50 ha perdido un 0,26%. En España, el IBEX 35 ha cerrado por debajo de 7.300 puntos tras retroceder un 1,29%. Entre sus componentes, los que más se han revalorizado han sido Rovi (+2,86%), Indra (+0,58%) y Caixabank (+0,42%). En contraste, las mayores caídas se han registrado en Acciona EN (-4,66%), Cellnex TE (-4,46%) y Meliá (-3,60%).
Finalmente, en EEUU, al cierre de la sesión europea, el S&P 500 registra un avance del 0,23% y el índice tecnológico Nasdaq de un 0,22%.

Renta fija

Jornada de gran volatilidad y subidas de las TIRes en el mercado de bonos soberanos. A la espera del dato de inflación de EEUU del jueves, la rentabilidad en los tramos largos ha repuntado de forma generalizada, mientras que en los tramos coros la rentabilidad se ha reducido ligeramente.
Los mercados continúan en un escenario de alta incertidumbre ante la falta de visibilidad respecto a la evolución de los precios, lo que aleja de momento una ralentización de la senda de endurecimiento de la política monetaria de los bancos centrales de las economías avanzadas. Si bien, los últimos informes de la OCDE y del FMI han mostrado las débiles expectativas de crecimiento global y podrían favorecer la moderación de las subidas de tipos, los mercados siguen centrados en la evolución de los precios.
Por su parte, el Banco de Inglaterra (BoE) continúa tratando de estabilizar el mercado de deuda pública. Tras señalar a comienzo de semana que aumentaría el volumen máximo de sus subastas diarias de gilts para garantizar la liquidez de los fondos de pensiones y compraría hasta final de semana 5.000 millones de libras de bonos vinculados a la inflación, a comienzos de mañana se especulaba con que el BoE estaría dispuesto a extender el programa de emergencia de compra de bonos, extendiendo el programa que se puso en marcha tras el nuevo paquete de rebajas fiscales anunciado por el gobierno británico. Si bien el BoE ha anunciado que el programa finalizará el viernes, muchos inversores consideran que la autoridad monetaria de Reino Unido ha perdido la credibilidad. Todo ello en un contexto marcado por el negativo crecimiento de la economía en agosto, que cayó un 0,3% mensual (vs. 0,2% previo), y las negativas expectativas de los principales organismos internacionales, que estiman que Reino Unido tendrá la mayor tasa de inflación entre los países del G7 y un crecimiento nulo del PIB en 2023.
En este contexto, las TIRes de los principales bonos de la Eurozona han cerrado hoy con subidas. El bono de referencia en Europa, el bund (bono a 10 años de Alemania) ha experimentado un ascenso de 5 pb hasta un 2,34%, mientras que el bono español y el italiano de igual duración han repuntado 7 y 13 pb, aumentándose el diferencial con la referencia alemana.
Fuera de la Eurozona, la rentabilidad del Gilt de Reino Unido a 10 años ha llegado a repuntar 9 pb, si bien ha terminado sumando 1 pb hasta situarse en el 4,44%. Por su parte, a cierre de la sesión europea, la yield del bono a 10 años de EEUU cae 2 pb hasta un 3,93%.

Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)

Jornada de caídas en los precios del petróleo en un día marcado por la fuga en el oleoducto Druzhba, que transporta crudo de Rusia a Europa.
En este sentido, el escape de crudo, según señalan las autoridades polacas, si bien se trataría de un accidente, podría suponer un corte temporal del suministro para localizar la fuga y repararla. Este evento añade, por tanto, mayor inseguridad energética en un contexto marcado por los recientes ataques a infraestructuras energéticas en Ucrania, que habría visto reducida su capacidad de producción de electricidad en un 30%. Un corte total del oleoducto, cuya capacidad de suministro supera los 2 millones de barriles por día (si bien se encuentra desde hace meses infrautilizado) afectaría especialmente a Alemania. El país germano, que nacionalizó el pasado mes una de las filiales de la petrolera rusa Rosneft encargada del funcionamiento de la refinería de Schwedt, ha iniciado negociaciones con Kazajistán para asegurarse el suministro de petróleo. No obstante, el abastecimiento se produciría a través del oleoducto Druzhba.
Por otro lado, tras la rebaja del objetivo de producción anunciada por la OPEP+, EEUU ha anunciado que va a reevaluar su relación con Arabia Saudí. Tras las intensas presiones del país norteamericano para aumentar la producción de crudo global, la decisión de Arabia Saudí de promover una reducción de la producción de la OPEP+ de 2 millones de barriles por día ha provocado la reacción de EEUU, que ha anunciado represalias contra el principal productor de crudo mundial. La decisión de la OPEP+, si bien las autoridades saudíes señalan que se busca aumentar la seguridad energética y la estabilidad del mercado, ha estado en gran medida determinado por la gran influencia rusa en el cártel y como respuesta a las negociaciones de la UE y EEUU con Irán respecto al acuerdo nuclear.
Por su parte, la demanda de gas en Europa se ha reducido en lo que va de año un 7%, lejos del objetivo de la Comisión Europea del 15%. Esta menor reducción se explica en gran medida por la necesidad de los estados miembros de almacenar gas, que ya se sitúa por encima del 85% del total de su capacidad. Asimismo, ha aumentado la demanda de GNL. Este repunte, que en países como Bélgica o Países Bajos supera el 110% respecto al año pasado, está teniendo consecuencias para países asiáticos. En concreto, en Pakistán o Bangladesh se han producido cortes eléctricos ante la menor oferta y subida de los precios del gas en los mercados internacionales.
En este contexto, los principales metales preciosos muestran, a excepción del oro, que vuelve a repuntar ligeramente, una tendencia a la baja. En el mercado de divisas, la cotización del cruce euro/dólar se ha mantenido en 0,971. Así, el Dollar Index cotiza en 113,2 con un avance del 0,09%.

Macro

Producción industrial en Reino Unido
En agosto, la producción industrial de Reino Unido cayó un 1,8% (vs. -1,1% en junio) respecto al mes anterior, situándose un 0,9% por debajo del nivel previo a la pandemia.
Entre sus segmentos, destacó el retroceso de la minería (-8,2%) debido a paradas por mantenimiento y manufacturas (-1,6%). En contraste, el sector de abastecimiento de agua y alcantarillado aumentó ligeramente.
Respecto a agosto de 2021, la producción industrial cayó un 5,2%, frente a la caída del 3,2% el mes anterior.
En esta coyuntura, según la estimación de la Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido, en mayo el PIB se contrajo un 0,3% mensual.
Producción industrial en la Eurozona
En julio, la producción industrial de la Eurozona repuntó un 1,5% mensual, tras retroceder el mes anterior un 2,3%. En términos interanuales, aumentó un 2,5%.
Por ramas de actividad, destacó la caída mensual de la producción de energía (-2,1%) y de bienes intermedios (-0,7%), mientras que la producción de bienes de capital (+2,8%) y bienes de consumo duradero (+0,9%) repuntaron.
Entre los Estados miembros, las mayores disminuciones mensuales se observaron en Suecia (-7,0%), Bélgica (-6,1%) y Países Bajos (-1,5%). En contraste, los repuntes más acusados se registraron en Irlanda (+16,6%), Estonia (+5,0%) y en Dinamarca (+4,3%).
Solicitudes de hipotecas en EEUU
Según muestran los últimos datos de la Asociación Bancaria de Hipotecas de EEUU (MBA), las solicitudes de hipotecas decrecieron tras el repunte del mes anterior.
En concreto, entre el 16 y el 23 de septiembre disminuyeron un 2,0% respecto a la semana anterior apoyadas por la caída del índice de refinanciación de un 2,0% y del índice de compras de un 2,0% semanal. Todo ello en un entorno en el que los créditos hipotecarios aumentaron su tasa fija de 30 años a un 6,81% frente a un 6,52% la semana anterior.

Índice de Precios al Productor en EEUU
En septiembre, el Índice de Precios al Productor (IPP) en EEUU repuntó un 0,4% (vs. -0,1% en agosto). Por segmentos, los precios de los bienes se contrajeron un 0,2% respecto a agosto, mientras que los de los servicios aumentaron un 0,4% mensual.
En términos interanuales, el IPP se sitúo un 8,5% por encima de sus niveles de septiembre de 2021.
Por su parte, los precios de la demanda final excluyendo alimentos, energía y servicios comerciales se incrementaron un 5,6% interanual.

Empresarial

Philips (Hoy: -12,71%; YTD: -59,23%)
Philips, empresa de tecnología holandesa, ha lanzado un profit warning tras las caídas superiores al 5% de los ingresos esperados en el 3T. La empresa, que publicará resultados el próximo 24 de octubre, ha advertido que el impacto de la disrupción de la cadena de suministros está siendo mayor del inicialmente previsto.
Así, espera unos ingresos de 4.300 millones de € y un Ebitda de 210 millones de € (vs. 336 millones de € esperados) tras reducir el margen Ebitda del 10% al 6%.

Pepsico (Hoy: 4,70%; YTD: -1,59%, a cierre de sesión europea)
La empresa multinacional estadounidense de bebidas y alimentación Pepsico ha cerrado el 3T con un mejor resultado que el esperado. La empresa ganó 2.702 millones de $, un 21% más que en el 3T de 2021, tras aumentar un 9% la facturación hasta 21.971 millones de $.
A pesar del contexto inflacionario, el grupo continúa así con una evolución positiva en lo que va de año, obteniendo hasta septiembre 8.392 millones de $ de beneficio, un 33% por encima del año 2021, lo que llevado el beneficio por acción de 1,84 $ estimado por los analistas a 1,97 $.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda