El Tesoro coloca con éxito su bono a 30 años

09 de febrero de 2022

El Tesoro ha registrado una demanda creciente desde la apertura de libros. Minutos después de la apertura de los libros, las órdenes de compra alcanzaban los 54.000 millones, importe que al cierre se situaba en los 60.000 millones. Este volumen es muy superior al de las emisiones pasadas a ese plazo. En la operación de 2018 la demanda alcanzó los 26.221 millones y dos años después se limitó a los 18.000 millones.

Compartir en:

El apetito mostrado por los inversores permitió rebajar el precio de emisión y amplir en 1.000 millones el importe levantado. La operación partía con un diferencial de 12 puntos básicos sobre la referencia española a 30 años y minutos después el spread alcanza los 10 puntos básicos. BBVA, BNP Paribas, Citi, Crédit Agricole, Deutsche Bank y Santander son las entidades contratadas para llevar a ejecutar la operación.

BBVA, BNP Paribas, Citi, Crédit Agricole, Deutsche Bank y Santander son las entidades contratadas para llevar a ejecutar la operación. La última emisión sindicada a 30 años celebrada enen febrero de 2020 se colocaron 5.000 millones. En un entorno dominado por las dudas de la pandemia, el Tesoro se atrevió a salir al mercado. La incertidumbre de la pandemia se reflejó en la demanda, que se limitó a los 18.000 millones, muy lejos de los 26.221 millones logrado en la emisión de 2018, una operación en el que la rentabilidad alcanzó el 2,726%, la más baja de la historia para emisión de este tipo.
Antes de que la financiación se encareza, el Tesoro tratara de cumplir sus objetivos, garantizar los precios más bajos y proseguir en la tendencia de alargar la vida media de la deuda, que a cierre de 2021 superaba los ocho años, máximo histórico.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda