La Fed mantendrá la subida de 75 puntos básicos a pesar de la sorpresa de la inflación

26 de julio de 2022

Se espera que la Reserva Federal lleve a cabo otra importante subida de los tipos de interés en su reunión de julio (que se celebrará este miércoles 27), aunque creemos que las peticiones de un movimiento de 100 puntos básicos no está justificada.

Compartir en:

Los datos de la inflación estadounidense del mes pasado hicieron
saltar las alarmas en los mercados e hico aumentar las expectativas
de una acción más dura por parte del FOMC este mes. La inflación
general se disparó al 9,1% en junio (8,8% previsto) y todavía no ha
mostrado ningún signo real de que pueda haber tocado techo. En
un momento dado, tras la publicación de los datos, los mercados
de futuros asignaban más de un 50% de posibilidades a una
subida de tipos de 100 puntos básicos en la reunión de este mes.
Sin embargo, ante los indicios de deterioro de los datos de
actividad económica de EE.UU., estas apuestas se han reducido
considerablemente desde entonces, y actualmente los mercados
ven una posibilidad de uno entre diez para un movimiento de 100
puntos básicos.

Dado que una nueva subida de 75 puntos básicos parece darse por
hecho en la reunión del miércoles y que no se publicarán nuevas
proyecciones macroeconómicas o de tipos de interés esta semana,
el margen para la sorpresa parece limitado. Dicho esto, los
inversores estarán muy atentos a las declaraciones del presidente
Powell sobre el estado de la economía estadounidense y la opinión
de la Fed sobre la magnitud de las subidas a partir de la reunión de
julio. En cuanto a la economía, creemos que la Fed seguirá diciendo
que las fuerzas subyacentes de la demanda son fuertes y que el
mercado laboral estadounidense está funcionando bien. Aunque
hemos visto algunos indicios de una leve desaceleración en este
último, la gran sorpresa al alza en el informe de nóminas de junio
parece indicar que hasta ahora las medidas de endurecimiento de la
Fed han tenido un impacto limitado en la contratación.

Sin embargo, es probable que los responsables de la política
monetaria reconozcan la desaceleración de los datos de actividad
desde la última reunión del FOMC, especialmente a la luz de las
decepcionantes cifras de los PMIs de la semana pasada. El índice
compuesto de S&P cayó este mes por debajo del nivel de 50 (47,5),
la primera caída a territorio de contracción en dos años, y muy por
debajo de las expectativas de los economistas. Los indicadores de
actividad inmobiliaria también apuntan a un enfriamiento del
mercado de la vivienda, con una posibilidad no despreciable de que la economía estadounidense caiga en una recesión técnica una vez
que se publiquen los datos del PIB del segundo trimestre el jueves.
Creemos que esto justifica una suavización del lenguaje de la Fed
sobre las perspectivas y un posible alejamiento de su retórica ultra
hawkish en cuanto a los tipos de interés.
Esperamos que la Fed continúe adoptando un enfoque dependiente
de los datos en cuanto a la normalización de la política. La próxima
reunión del FOMC no se celebrará hasta el 21 de septiembre, a casi
dos meses vista, por lo que no creemos que Powell se comprometa
de antemano con la magnitud de la próxima subida. Creemos que
entretanto el debate se centrará en la elección entre otro
movimiento de 75 puntos básicos, o el regreso a un aumento de los
tipos de 50 puntos básicos (lo más probable es que Powell
mantenga la puerta abierta a ambas opciones el miércoles). En
nuestra opinión, es muy poco probable que la Fed considere la
opción de subir los tipos en 100 puntos básicos, salvo que se
produzca un estallido significativo de la inflación en EE.UU., y es
posible que Powell diga esta semana que el listón para tal
movimiento es muy alto.

Teniendo en cuenta lo que descuenta actualmente el mercado (un
incremento de 165 puntos básicos hasta la reunión de noviembre),
cualquier indicación firme por parte de Powell de que puede haber
otra subida de tipos de 75 puntos básicos en septiembre se
percibiría como algo alcista para el dólar estadounidense. Por el
contrario, si Powell insinúa que probablemente la Reserva Federal
volverá a un movimiento de 50 puntos básicos, entonces vemos
margen para una bajada inmediata del dólar. Vemos muchas
posibilidades de que el miércoles la votación sobre los tipos sea
unánime, aunque cualquier discrepancia a favor de una subida
inmediata menor también se vería como algo negativo para el dólar Aunque nuestro escenario base es que el FOMC deje todas las
opciones abiertas esta semana, creemos que de los dos escenarios
mencionados anteriormente el segundo es más probable. El
deterioro de los datos de actividad, en particular el desplome de las
cifras de los PMIs de julio, y los indicios de relajación de la inflación
subyacente, nos llevan a pensar que la ralentización de la velocidad
del ciclo de subidas está en camino, tanto si se insinúa tras la
reunión del miércoles como si no. Esperamos que la Fed suba los
tipos en 50 puntos básicos en septiembre, con la posibilidad de que
vuelva a una subida de 25 puntos básicos en noviembre.

El FOMC anunciará su decisión política a las 20:00 horas (CET) del
miércoles, y la rueda de prensa del presidente Powell tendrá lugar
30 minutos más tarde.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda