Las bolsas europeas inician la semana en rojo a la espera de las reuniones de los bancos centrales

13 de diciembre de 2021

En la jornada de hoy se ha observado signo negativo generalizado en los mercados de renta variable europeos y estadounidenses, en una semana marcada por la celebración de las reuniones de política monetaria de los principales bancos centrales: Eurozona, EEUU, Reino Unido, Japón.

Compartir en:

Renta variable

Estas reuniones tendrán lugar en un contexto de elevada incertidumbre en torno a los riesgos asociados al deterioro de la situación epidemiológica, la expansión de la variante ómicron y la persistencia de factores inflacionistas de oferta.
El rojo de las bolsas de Europa y EEUU ha contrastado con el tono mixto de la renta variable asiática. Han destacado especialmente las subidas de los índices Shanghai Composite chino (+0,40%) y Nikkei 225 japonés (+0,71%), siguiendo la estela del viernes de Wall Street tras cerrar el S&P 500 en máximos apoyado en el dato de inflación de la economía estadounidense en línea con las expectativas del consenso del mercado (6,2% anual en noviembre).
Adicionalmente, la Conferencia de Trabajo Económico Central anual de China ha aumentado las expectativas de mayores estímulos fiscales en la potencia asiática el próximo año. En concreto, han destacado las declaraciones realizadas por las autoridades de política económica afirmando que los objetivos clave de 2022 incluyen contrarrestar las presiones a la baja sobre el crecimiento y garantizar la estabilidad de la economía. Al mismo tiempo, han reiterado que se mantendrá una postura monetaria flexible, en una coyuntura de desaceleración de la economía china ante los desequilibrios en el mercado inmobiliario, la atonía de la demanda interna y los sucesivos brotes locales de covid-19, que han deteriorado la confianza de las empresas y de los consumidores.
A su vez, la persistencia de la pandemia y el impacto de la nueva ola de coronavirus a nivel global, junto a las elevadas presiones inflacionistas, serán factores clave en el debate de los bancos centrales en su última reunión del año. Además del BCE, la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón, que concentran en torno a la mitad de la economía mundial, también se reunirán otras 16 autoridades monetarias como las de Suiza, Noruega, México y Rusia.
Uno de los principales focos de atención se centra en si la persistencia de un elevado repunte de los precios llevará a la Fed de EEUU a anunciar el miércoles la aceleración del proceso de tapering tras comenzar el mes pasado a reducir sus estímulos monetarios. Asimismo, la actualización de sus proyecciones macroeconómicas y del dot plot (diagrama de puntos) permitirán evaluar cómo han modificado las previsiones de tipos de interés los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto. Actualmente el consenso del mercado estima que la primera subida de tipos en la economía estadounidense podría producirse a partir del segundo trimestre de 2022.
En este entorno, las bolsas europeas han extendido sus pérdidas del viernes, en una sesión en la que todos los sectores del Stoxx 600 excepto el de salud han mostrado descensos, liderados por viajes y ocio (STXE 600 Travel & Leisure: -2,64%), petróleo y gas (STXE 600 Oil & Gas: -1,64%) y bancos (STXE 600 Banks: -1,35%). A nivel nacional, han destacado los retrocesos del FTSE 100 británico (-0,83%) y el CAC 40 francés (-0,70%), mientras que la caída ha sido más limitada en el IBEX 35 español (-0,45%). Por su parte, el DAX 40 alemán se ha mantenido prácticamente estable (-0,01%).
En España, el IBEX 35 ha encadenado su cuarta sesión consecutiva a la baja, situándose en 8.323 puntos. Entre sus componentes, los descensos más significativos se han concentrado en los valores turísticos: IAG (-4,74%), Amadeus IT Gruop (-3,20%) y Meliá Hotels (-2,97%). En terreno alcista ha liderado Cellnex Telecom con una subida de un 2,36%, seguido de Grifols (+1,69%) y Red Eléctrica (+1,24%).
Por otro lado, los índices bursátiles de EEUU muestran movimientos a la baja más acusados que los europeos, registrándose caídas superiores a un 2% en el caso de los sectores de energía y consumo cíclico del S&P 500. Así, el principal índice de Wall Street pierde un 0,84% desde su máximo del pasado viernes, mientras que el Nasdaq Composite cede un 1,26% a cierre de la sesión europea.

Renta fija

En un entorno de incertidumbre ante el deterioro de la situación epidemiológica, la propagación de la variante ómicron y las elevadas presiones inflacionistas, los inversores continúan aumentando su exposición a los principales mercados de deuda soberana globales. Las compras se concentran especialmente en los bonos con vencimientos a largo plazo.
El foco de atención esta semana se mantendrá en las reuniones de política monetaria de los principales bancos centrales: BCE, Reserva Federal de EEUU, Banco de Inglaterra (BoE) y Banco de Japón (BoJ).
En la Eurozona, las expectativas se centran en el tono de los mensajes de la presidenta de la autoridad monetaria, Christine Lagarde, tras sostener en sus últimas declaraciones que el actual repunte de la inflación responde principalmente a factores de carácter fundamentalmente transitorio. En este sentido, si se mantiene el cronograma inicial, el programa de compras adoptado a raíz de la pandemia (Pandemic Emergency Purchase Programme, PEPP) de 1,85 billones de € expirará a finales de marzo. Respecto a los tipos de interés, la presidenta del BCE ha reiterado en varias ocasiones que es poco probable que se produzca una subida el próximo año en la Eurozona, si bien no ha descartado adoptar medidas rápidamente para frenar el repunte de la inflación si fuera necesario. Todo ello en un contexto en el que la inflación de la zona monetaria europea alcanzó en noviembre un nuevo máximo desde que se creó la moneda común de un 4,9% anual.
En esta coyuntura, aumentan las perspectivas sobre el debate en torno a la futura orientación de las medidas de estímulo del BCE, al mismo tiempo que se presentará la actualización de las proyecciones de crecimiento económico e inflación.
En el caso de EEUU, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha señalado en las últimas semanas la posibilidad de acelerar la retirada de los estímulos monetarios ante la persistencia de la inflación en niveles elevados. El pasado viernes se conoció que el IPC de la economía estadounidense creció un 6,8% interanual en noviembre, su mayor ritmo desde 1982. A su vez, la tasa subyacente (excluyendo los precios de los alimentos y la energía) se elevó a un 4,9%, su nivel más alto desde 1989.
Paralelamente, esta semana el BoE podría completar su última ronda del programa de flexibilización cuantitativa de 895.000 millones de libras en un entorno de elevadas presiones inflacionistas. De producirse esta decisión, se convertiría en el segundo mayor banco central del mundo después del de Canadá en detener su programa de Quantitative Easing (QE) durante la pandemia. Sin embargo, las incógnitas generadas por la propagación de la variante ómicron han reducido las expectativas sobre el debate de una posible subida del tipo de interés oficial.
En este escenario, las compras de deuda soberana han provocado descensos de TIRes de entre 3 y 6 pb en las principales referencias a 10 años de Europa. Las caídas más significativas se han producido en los países del sur: Italia (-5,7 pb hasta un 0,905%), España (-4,7 pb a un 0,306%) y Portugal (-5,3 pb a un 0,249%).
Por su parte, los bonos a 10 años de las economías de la Eurozona con mayor calidad crediticia han mostrado movimientos de yield a la baja ligeramente más moderados, de 3,4 pb tanto en Francia (hasta un -0,037%) como en Alemania (-0,386%).
En la misma línea, fuera de la zona monetaria europea el Gilt británico a 10 años ha reducido su rendimiento en 4,4 pb hasta un 0,693%.
En EEUU se ha observado una tendencia algo más acusada, cayendo la TIR del Treasury a 10 años 6,3 pb respecto a su nivel de cierre del pasado viernes hasta un 1,421% a cierre de la sesión europea.

Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)

En una coyuntura en la que los inversores evalúan el posible impacto de la variante ómicron y la reintroducción de restricciones de movilidad, el mercado del petróleo ha iniciado la semana fluctuando entre pérdidas y ganancias tras la recuperación de los precios observada en los últimos días.
En concreto, la semana pasada se registró el mayor avance semanal desde finales de agosto apoyado en las noticias sobre la menor severidad de la nueva cepa del coronavirus según los primeros resultados de los ensayos, lo que contribuyó a reforzar las perspectivas de reactivación de la demanda de crudo.
La jornada ha comenzado continuando con la tendencia alcista ante las expectativas de que China aumente sus estímulos fiscales en los próximos meses y las previsiones de que la variante ómicron no ha tenido por el momento un gran impacto en la demanda mundial de combustible. Una conclusión que ha destacado este fin de semana el Ministro de Energía de Irak, afirmando que espera que la OPEP+ mantenga el próximo mes el incremento de su producción en 400.000 barriles diarios.
Sin embargo, el impulso alcista se ha diluido a lo largo de la sesión a pesar de las positivas perspectivas de demanda recogidas en el informe mensual la OPEP. El cártel petrolero ha elevado su pronóstico de consumo mundial de petróleo en el 1T de 2022 en 1,11 millones de barriles diarios (mbd), manteniendo su estimación de progresiva recuperación de los niveles pre-pandemia ante las expectativas de que la nueva cepa de covid-19 tenga un impacto leve y de corta duración. En concreto, prevé que demanda mundial de petróleo alcance 96,63 mbd este año y 100,79 mbd en 2022, superando en ambos casos sus estimaciones anteriores.
En la jornada de hoy, la cotización del petróleo Brent cae a cierre de la sesión europea un 0,57% hasta 74,72 dólares por barril, y la del WTI (de referencia en EEUU) un 0,40% a 71,38 dólares por barril.
Por otro lado, entre los principales metales preciosos destacan las revalorizaciones del oro (+0,33% hasta 1.789 dólares por onza) y de la plata (+0,47% a 22,3 dólares por onza), continuando con su senda del viernes. En contraste, el precio del platino registra una significativa caída de un 1,28% hasta 933 dólares por onza.
En el mercado de divisas, el dólar continúa con su tendencia de apreciación frente a la divisa de la Eurozona, interrumpida el viernes, retrocediendo el cruce eurodólar nuevamente por debajo de 1,13 dólares por euro (-0,14% a 1,1297 dólares por euro). A su vez, el Dollar Index aumenta un 0,16% a 96,2 puntos.

Macro

Índice de Precios de venta al por mayor en Alemania
En noviembre, según Destatis, los precios de venta al por mayor en Alemania repuntaron un 16,6% frente al mismo mes de 2020, representando su mayor tasa interanual desde que se inició la serie histórica en 1962 (vs. 15,2% en octubre y 13,2%, en septiembre). En términos mensuales, aumentaron un 1,3%.
Esta evolución al alza refleja principalmente el encarecimiento de las materias primas y de los bienes intermedios.

Empresarial

Ence (Hoy: -1,21%; YTD: -37,73%)
Ence Energía, filial de la compañía española de celulosa, ha anunciado hoy la firma con Naturgy de un acuerdo para la venta de sus participaciones en cinco activos fotovoltaicos ubicados en Huelva, Sevilla, Jaén y Granada con una capacidad conjunta aproximada de 373 MW.
El precio abonada por el conjunto de los activos será de 62 millones de €, sin perjuicio de posibles ajustes en función de los términos del contrato. Los plazos para el cierre de la operación, individuales para cada activo, varían entre el cuarto trimestre de 2022 y primer trimestre de 2024.
Según la nota de prensa de Ence, el traspaso forma parte de su estrategia de rotación de activos, con la que prevé reforzar su división energética mediante la inversión en energía renovable generada mediante biomasa, energía fotovoltaica y sistemas de almacenamiento.

Carl Zeiss Meditec (Hoy: +7,78%; YTD: +69,24%)
La compañía alemana de soluciones médicas ha presentado los resultados de su año fiscal 2020/2021, finalizado el 30 de septiembre.
Frente a los 12 meses anteriores, Carl Zeiss incrementó sus ingresos un 23,3% hasta 1.646,8 millones de € y su beneficio neto un 92,4% hasta 237,5 millones de €. Por su parte, el beneficio diluido por acción (BPA) aumentó un 91,3% a 2,64€ por acción (vs. 1,37€ en el ejercicio anterior).
Esta evolución al alza de su rentabilidad reflejó principalmente la optimización de su mix de producto y el menor peso relativo de sus costes operativos. Así, su EBIT creció un 110,4% respecto al observado en el periodo anterior en 373,6 millones de €, alcanzando un margen EBIT de un 23,0% (vs. 13,8% en el ejercicio 2019/2020).
Por sectores, sus ventas crecieron un 26,8% interanual en la división de Equipo Oftalmológico hasta 1.255,7 millones de € y un 13,4% interanual en la de Microcirugía a 391,1 millones de €. Por otra parte, los ingresos procedentes de Asia-Pacífico, que representan un 46,5% de su negocio, repuntaron un 29,9% interanual; los de Europa y Oriente Medio, equivalentes a un 26,2% del total, un 19,4% interanual; y los de América (Norte y Sur), que constituyen el 27,3% restante, un 16,9% interanual.
En cuanto al flujo de caja operativo, ascendió a 362,7 millones de € (vs. 178,5 millones de € en el ejercicio anterior), mientras que los de inversión y financiación registraron un saldo negativo de -75,2 millones de € y -285,9 millones de €, respectivamente. Con respecto a este último cabe destacar el impacto desfavorable causado por la adquisición de IanTech y la expansión de la capacidad productiva de su negocio quirúrgico. Así, la caja se situó en 939,9 millones de € a 30 de septiembre, su nivel más elevado en la historia de la compañía.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda