Avance de la reunión de enero del FOMC: ¿Indicará la Fed una subida en marzo?

25 de enero de 2022

Las expectativas de los inversores sobre el ritmo y el calendario de las subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal han sido los temas protagonistas en los mercados financieros en lo que llevamos de año.

Compartir en:

El cambio en la orientación de la política monetaria del FOMC en los últimos meses ha sido notable. La Fed indicó en su reunión de septiembre que esperaba subir los tipos sólo en una ocasión en 2022. Desde entonces, sin embargo, los responsables de formular la política monetaria se han vuelto cada vez más hawkish (a favor de una política más restrictiva), ya que la inflación estadounidense sigue alcanzando máximos de varias décadas y las presiones sobre los precios no dan señales de disminuir. Más tarde, en el encuentro de diciembre, la Reserva Federal reconoció que el repunte de los precios ya no se consideraba "transitorio". El diagrama de puntos (dot-plot) del banco también se modificó significativamente al alza, y el punto medio indica que la Fed está ahora encaminada a subir los tipos en al menos tres ocasiones en 2022.

Los últimos datos sobre la inflación, el mercado laboral y la variante ómicron respaldan aún más el giro de la Fed hacia esta postura más agresiva. La inflación general de EE.UU. se aceleró hasta el 7% en diciembre (gráfico 1), su nivel más alto desde 1982, y el crecimiento de los precios subyacentes también saltó a un máximo de 30 años del 5,5%. Creemos que el mercado laboral estadounidense también se encuentra ahora en niveles que podrían considerarse como de pleno empleo o cercano a ellos. Si bien los datos de las nóminas de diciembre no son tan buenos, el desempleo ha disminuido considerablemente y los salarios están aumentando conforme las empresas tratan de atraer a los trabajadores. Además, dada la escasa gravedad de la variante ómicron y la protección que proporcionan las vacunas de refuerzo, también parece improbable la vuelta a las estrictas restricciones que han sido habituales desde el inicio de la pandemia.

Los mercados financieros han reaccionado intensamente a lo anterior, aunque esto no se ha reflejado en un fortalecimiento del dólar americano en lo que va de 2022. Los futuros de los fondos de la Reserva Federal, que pueden utilizarse para medir la previsión de los futuros movimientos de los tipos de interés por parte del mercado, están valorando una subida en marzo y un total de cuatro subidas de tipos de 25 puntos básicos durante 2022. Esto ha contribuido a la venta de bonos del Tesoro que ha provocado una fuerte subida de los rendimientos: el rendimiento a 2 años, por ejemplo, ha alcanzado un máximo de dos años por encima del 1%.

Qué podemos esperar de la reunión de enero del FOMC

Aunque todos los indicadores apuntan a que se avecina una subida de los tipos de interés, creemos que la reunión de enero es demasiado pronto para un anuncio de este tipo: la Fed ya ha declarado que no empezará a subir los tipos hasta que haya finalizado el programa QE. En lugar de ello, lo que esperamos es que los comunicados del banco allanen el camino para una subida en la reunión del 15-16 de marzo. Se ha especulado con la posibilidad de que la Reserva Federal decida adelantar su ciclo de subidas aumentando los tipos en 50 puntos básicos en marzo. Sin embargo, creemos que esto es improbable y vemos un movimiento de 25 puntos básicos como un escenario más realista. Esperamos que los comunicados de esta semana ofrezcan una clara señal de que está previsto un movimiento en marzo, y es probable que se produzcan múltiples subidas de tipos durante el resto del año. Tal como están las cosas, prevemos movimientos similares en junio, septiembre y diciembre, aunque esta opinión depende en gran medida de los próximos datos sobre la inflación.

Queda por ver si un tono optimista que indica un ritmo bastante agresivo de subidas de tipos en 2022 será suficiente para provocar un movimiento al alza del dólar esta semana. Sin embargo, dado que los mercados ya dan por sentado que habrá una subida en marzo y que se duplicará un movimiento trimestral durante el resto del año, creemos que la Fed tendría que hacer algo extraordinario para provocar una apreciación sustancial del billete verde esta semana. Uno de esos anuncios podría ser que la Fed declarara el fin anticipado de su programa de flexibilización cuantitativa (QE), ya sea de forma inmediata o en febrero. Dada la magnitud del rebasamiento de la inflación, contemplamos cualquiera de las dos posibilidades, sobre todo teniendo en cuenta que algunos miembros del comité se mostraron a favor de una fecha de finalización en febrero durante la reunión de diciembre. En nuestra opinión, un final anticipado del QE haría aumentar las apuestas a favor de un movimiento de 50 puntos básicos en marzo y favorecería el miércoles al dólar, aunque todavía esperaríamos un movimiento de 25 puntos básicos en tal escenario.

Los inversores también analizarán atentamente cualquier comentario sobre la reducción del balance a finales de este año, conocida como quantitative tightening (QT). Esperamos que la Fed siga sentando las bases para el QT esta semana, aunque, en nuestra opinión, todavía faltan varios meses para un anuncio formal. La subida de los tipos sigue siendo el principal instrumento de la Fed para controlar la inflación y, por tanto, es posible que veamos al menos un par de subidas antes de que comience la reducción del balance.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda