Caídas generalizadas ante el aumento de las sanciones a Rusia

28 de febrero de 2022

Jornada a la baja de los principales índices globales. Toda la atención se ha centrado en el conflicto bélico en torno a Rusia y Ucrania, las sanciones anunciadas, la reunión entre las partes hoy, y los precios de las materias primas y sus cadenas de distribución.

Compartir en:

Renta Variable

El sábado pasado se tomó la decisión por parte de Occidente de imponer a Rusia sanciones más duras, destacando en especial aquellas relacionadas con dejar fuera del sistema SWIFT a algunos bancos rusos. Se trata de sanciones más severas y amplias que las anunciadas los días anteriores, aunque faltan detalles por conocerse, como por ejemplo el listado de bancos afectados o si se van a implementar excepciones para que funcione el sistema de pagos para partidas de energía.

También los activos del Banco Central Ruso han sido congelados. De esta manera, dejará de tener acceso a buena parte de sus reservas de divisas. Y aunque podrán usar las reservas de oro y redirigir comercio a China, el sistema financiero ruso podría sufrir mucho estrés, incluso sin poder hacer frente a sus obligaciones de pago a pesar de tener superávit. Más aún, las caídas en el rublo, que ha perdido más de un 20% contra el euro en el día de hoy, así como las salidas de capital han llevado al Banco Central Ruso a más que duplicar el nivel de tipos de interés del 9,5% al 20%. Desde el Gobierno ruso, aún no se han comunicado las decisiones que pretenden tomar, pero podrían decidir parar las exportaciones de energía como reacción ante las sanciones que les han impuesto, lo que incrementaría las ya elevadas presiones inflacionistas de Occidente.

Con este panorama de elevada volatilidad, la gran mayoría de los índices globales han registrado retrocesos importantes, entre los que han destacado las de Europa tras las subidas del viernes. Así, el Eurostoxx ha caído un -1,17%, el DAX 40 alemán un -0,73% y el CAC 40 francés un -1,39%
En Asia, los principales índices bursátiles han cerrado con avances, con la excepción del Hang Seng hongkonés que ha cedido un -0,24%. Destacan el Nikkei 225 que ha cerrado con una subida de un 0,19% el Sensex indio que se ha revalorizado un 0,30%. Por su parte, el Shanghai Composite ha cerrado con una subida de un 0,32%, el ASX 200 australiano de un 0,73% y el Kospi surcoreano de un 0,84%.
En EEUU, al cierre de la sesión europea, el S&P 500 registraba descensos del -0,16% y el Nasdaq subía un 0,57%. En España, el IBEX 35 ha cerrado cerca de la cota de 8.500 puntos tras caer un -0,09%. Entre sus componentes, las mayores revalorizaciones se han situado en Siemens Gamesa (14,40%), Solaria (10,80%) y Grifols (7,09%). Las mayores caídas las ha registrado Banco Sabadell (-5,03) y Santander (-4,30%).

Renta fija

Desde el comienzo del ataque militar por parte de Rusia, la fijación del mercado con la inflación y el endurecimiento de la política monetaria se ha desviado por completo hacia la situación del conflicto geopolítico. Como era de esperar, el apetito por el riesgo ha disminuido de forma significativa, con las bolsas cayendo y los diferenciales de crédito ampliándose. Por el contrario, los bonos gubernamentales, vistos como activos refugio, se han comportado mejor a lo largo de la semana y el año, lo que se ha reflejado en un steepening o inclinación de la curva en todos sus tramos, especialmente los de menor duración.
Los bancos centrales tienen ahora una tarea complicada: si aceleran la normalización de la política monetaria ante un escenario de conflicto bélico que afecte al crecimiento económico, podrían agravar aún más este impacto negativo. Por otro lado, la inflación se encuentra ya en niveles muy elevados, tanto en EEUU como en la Eurozona, un factor que presiona a los banqueros centrales para terminar con sus políticas de flexibilización cuantitativa de los últimos 14 años.
No obstante, en EEUU la situación es algo diferente. Los fututos de tipos de la FED todavía anticipan hasta seis aumentos este año, manteniendo sus expectativas anteriores al conflicto bélico. En este sentido, EEUU parece estar más a favor de una normalización de tipos y balance que Europa, debido entre otros factores, a un menor impacto económico y social de la guerra, que aquel que pueda tener en la Eurozona, así como sus niveles de inflación que también son más altos.
En este contexto, las dos principales referencias de bonos soberanos de la Eurozona han tenido caídas de rentabilidad. Así, la TIR del Bund alemán ha retrocedido 7 pb hasta un 0,16%. Por su parte, el rendimiento del bono francés ha tenido un descenso de 6,7 pb hasta un 0,63%.
En general el repunte de las TIRes de los bonos periféricos ha sido similar. Entre las economías del sur de Europa, la yield del bono español a 10 años ha subido 5,9 pb hasta un 1,15% tras los datos de inflación, mientras la del bono italiano ha repuntado 7,3 pb hasta 1,76%.
Fuera de la Eurozona, la yield del bono a 10 años de EEUU subía 8,6 pb al cierre de la sesión europea, hasta un 1,88%. El Gilt a 10 años del Reino Unido, por su parte, ha repuntado 5,8 pb hasta 1,43%.

Materias primas y divisas (a cierre de sesión europea)

El ataque militar del pasado jueves, así como las sanciones impuestas por occidente este fin de semana, han puesto de manifiesto la crisis del suministro de energía de Europa, que ha estado latente durante meses debido a los bajos inventarios de gas y petróleo.
El foco de atención se centra ahora en si las exportaciones de materias primas rusas seguirán fluyendo, y si Occidente va a implementar excepciones para que funcione el sistema de pagos para partidas de energía. En el caso de un escenario más extremo, donde Rusia cortara las exportaciones de materias primas a la UE, la inflación y el crecimiento económico se verían lastrados. Todo ello está impactando a su vez en las negociaciones del acuerdo nuclear con Irán, que, de salir adelante, podrían suponer un alivio importante para los precios.
En esta coyuntura, el barril de Brent cotiza a cierre de la sesión europea en 100,5 dólares, tras una subida de un 2,5%. La cotización del WTI (de referencia en EEUU) sube un 3,41% hasta 94,7 dólares por barril.
Por su parte, los precios de principales metales preciosos han cerrado con avances generalizados, salvo el platino. Así, el oro ha cerrado en 1.908,60 dólares por onza con una subida de un 1,11% Por su parte la plata ha subido un 1,72% hasta 24,43 dólares por onza y el platino ha cerrado con un descenso de un -0,99% y se sitúa en 1.049,73 dólares por onza.
En el mercado de divisas la cotización del cruce eurodólar ha retrocedido un -0,40% hasta 1,1223. Por último, el Dollar Index se aprecia un 0,11% hasta 96,72 puntos.

Macro

Inflación en España
En febrero, según la lectura preliminar del INE, la inflación en España repuntó significativamente 1,3 pp a un 7,4% anual (vs. 6,1% en enero). En términos mensuales el IPC creció un 0,6% frente a un descenso de un 0,4% en enero.
Esta evolución al alza se explica principalmente por la subida generalizada de los precios en la mayoría de los componentes de la cesta del IPC. Entre ellos destaca el encarecimiento de los alimentos y las bebidas no alcohólicas y de los carburantes y combustibles.
Por su parte, la inflación subyacente (eliminando alimentos no elaborados y energía) se elevó a un 3,4% anual (+0,6 pp respecto al mes anterior), 4,0 pp por debajo de la tasa del IPC general.
Índice de precios de importación y exportación en España
En enero, el Índice de Precios de Importaciones en España (IPIA) se incrementó un 23,9% respecto al mismo periodo de 2021, 0,8 pp menos que el mes anterior.
Por segmentos, destacaron las importaciones de energía al encarecerse un 103,5% interanual (17,6 pp menos que en diciembre), mientras que los bienes intermedios lo hicieron en un 19,7% interanual. Por su parte, los bienes de consumo y de equipo mostraron crecimientos más moderados de un 5,8% y un 2,5%, respectivamente, frente a enero de 2021.
Por otro lado, el Índice de Precios de Exportaciones repuntó un 17,9% interanual (vs. 17,8% en diciembre).

Empresarial

Grifols (Hoy: 7,09%; YTD: 0,27%)
La empresa española de hemoderivados Grifols ha anunciado que su facturación en 2021 fue de 4.933 millones de euros, un 3,7% inferior a la registrada en 2020.
Por segmentos en los que se divide la compañía, el de biociencia registró unos ingresos de 3.1815 millones de euros (-5,9% anual), el de diagnóstico de 779,1 millones de euros (+3,5% anual), el de hospitales de 141,1 millones de euros (+20,3% anual) y el de bio suministros de 225,5 millones de euros (+4,8% anual).
Por otro lado, el flujo de caja libre ascendió a 567 millones de euros, teniendo de esta manera un rendimiento de flujo de caja de un 5%. Así, la ratio de deuda neta EBITDA fue de 5,4x, incrementado por adquisiciones por valor de 520 millones de euros para asegurar el suministro de plasma y reforzar los proyectos de innovación. La compañía tiene como prioridad la reducción de este ratio con el objetivo de que sea menor que 4 veces para 2023 y de 3,5 veces para 2024.
Por su parte, el beneficio neto se redujo a 182,8 millones de euros, en comparación con un beneficio de 619 millones de euros en 2020 (70% menos).
Grifols atribuye estos resultados al impacto provocado por la pandemia con una menor adquisición de plasma debido a las restricciones y por tanto el incremento de coste por litro, señalando que las donaciones se están recuperando.
En concreto, la compañía señala el aumento de recolección de plasma de un 4% en los últimos tres trimestres, por la adquisición de nuevos centros que aportan 2 millones de litros de plasma anuales.
Por último, la compañía no presenta guidance, pero ha comunicado un incremento de ventas en el segundo semestre con respecto al primero que esperan que continúe durante 2022. Adicionalmente, no espera cambios en la demanda y que continúen las subidas de precios durante este año.

Acerinox (Hoy: 0,09%; YTD: -0,04%)
La empresa especializada en metales española Acerinox ha anunciado que su facturación en el 4T 2021 fue de 1.937 millones de euros, un 59% superior a la del mismo periodo del año anterior. A su vez, en el conjunto de 2021 la empresa registró unas ventas de 2.619 millones de euros, un 19% mayor en términos interanuales.
Adicionalmente, en el 4T de 2021, el beneficio neto fue de 198 millones de euros, en comparación con un beneficio de 19 millones de euros en el último trimestre del año anterior. En el conjunto de 2021, el beneficio neto fue de 572 millones de euros (vs. 49 millones de euros en 2020).
Por regiones en las que opera, en EEUU su mayor mercado, el consumo aumentó aproximadamente un 20% reponiéndose así de su caída en 2020, mientras que en Europa creció cerca del 17% pese al incremento de los precios energéticos que lastran la competitividad.
Por su parte, su deuda neta se redujo a 578 millones de euros, 194 millones menos que en 2020.
Durante el año 2021, la compañía ha llevado a cabo su plan de sostenibilidad bajo la estrategia “Acerinox Impacto Positivo 360º 2021-2025”, contando sus productos con una tasa de contenido reciclado superior al 90% y una reutilización de más del 70% de los residuos generados en las fábricas de la compañía.
Acerinox se ha mostrado optimista con respecto a 2022, ante la buena situación del mercado de acero inoxidable, los bajos niveles de inventarios, la mejora de precios y la mayor regionalización de los mercados. En concreto, espera que el EBITDA del 1T de 2022 mejore el del 4T de 2021. A su vez, la compañía propondrá un dividendo de 0,50€ por acción, manteniendo así el dividendo del año anterior, además de un programa de recompra de acciones hasta amortizar el 4% de su capital social.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda