Se avecina la primera subida de tipos desde 2011

19 de julio de 2022

El Banco Central Europeo tiene garantizado que subirá el jueves los tipos de interés por primera vez en más de una década, siguiendo finalmente los pasos de casi todos sus principales homólogos en el ciclo actual.

Compartir en:

Llevamos mucho tiempo diciendo que el BCE ha ido muy
rezagado a la hora de subir los tipos de interés: todos los países
del G-10, salvo el Banco de Japón, han subido ya sus tipos de
referencia (la mayoría en 100 puntos básicos o más) en lo que va
de año. Al menos, el Consejo de Gobierno dio un claro giro
hawkish en su reunión de junio. El banco anunció el fin de su
programa de compra de activos (APP), dejando claro a los
mercados que tiene la intención de subir los tipos de interés en 25
puntos básicos esta semana, y que seguirá con otra subida en
septiembre (probablemente mayor). Quizá el BCE nunca haya sido
tan rotundo en sus indicaciones.
La claridad en los planes de endurecimiento trazados tras la reunión de junio hace difícil que el BCE sorprenda esta semana a los inversores, lo que, por otro lado, también podría provocar posibles decepciones. Dicho esto, hay algunas incógnitas de cara a la reunión que podrían provocar la reacción del mercado de divisas.

1) ¿Cuándo entrará el BCE en el "club de los 50"?

El BCE subirá los tipos de interés en 25 puntos básicos con toda probabilidad esta semana, y seguirá con un movimiento de 50 puntos básicos en septiembre en consonancia con los mensajes desprendidos del comunicado de junio. No obstante, no descartamos una subida de 50 puntos básicos en la reunión del jueves. En las últimas semanas, la mayoría de los bancos centrales han realizado importantes subidas de tipos de interés para intentar controlar el crecimiento desbocado de los precios (e incluso se habla de que el FOMC podría considerar una subida de un punto
porcentual a finales de este mes). La tasa de inflación general de la zona euro ha seguido superando con creces las expectativas y aún no ha dado señales de disminuir, aumentando hasta el 8,6% en junio. Esto podría animar a adelantar el ritmo de endurecimiento, sobre todo teniendo en cuenta las implicaciones inflacionistas derivadas de un euro más débil. De hecho, algunos miembros ya estaban preparados para subir los tipos el mes pasado, según las actas de junio, y muchos podrían compartir nuestra opinión de que han dejado que sea demasiado tarde para empezar a normalizar los tipos.


Sin embargo, el aumento del riesgo de recesión en la zona euro en las últimas semanas (especialmente tras la fuerte subida de los precios del gas natural en Europa), puede suscitar al menos cierta cautela entre los responsables del banco. Los mercados ven ahora sólo una posibilidad entre cinco de que se produzca un movimiento de 50 puntos básicos esta semana, a pesar de que esta idea está sobrevolando entre algunos halcones (como se denomina a los miembros orientados hacia una política más agresiva).

2) ¿Aceptarán los mercados la nueva herramienta antifragmentación del BCE?

A pesar de que el BCE dio un giro de 180 grados a los tipos de interés el mes pasado, el euro se depreció tras la rueda de prensa de la presidenta, Christine Lagarde, y es que el miedo a un aumento de los rendimientos de los bonos europeos provocó una fuerte subida de los diferenciales periféricos. El banco celebró una reunión de emergencia ad hoc menos de una semana después de la programada para junio en la que anunció que estaba preparando una nueva herramienta destinada a aplacar el estallido
de los rendimientos de los bonos periféricos europeos. Se espera que esta semana se desvelen más detalles de esta medida; de no hacerlo, podría ser una gran varapalo para los mercados y probablemente provocaría una nueva ampliación de los diferenciales periféricos y un debilitamiento de la moneda común.
La incertidumbre política reinante en Italia hace que este nuevo
instrumento de lucha contra la fragmentación cobre mayor importancia. Si los inversores consideran que será suficiente para aliviar, al menos en parte, la situación en el mercado de bonos, el euro podría beneficiarse. El gran problema para el BCE es que los dos grandes retos a los que se enfrenta actualmente (el aumento de la inflación y la ampliación de los diferenciales) tienen soluciones opuestas.

3) ¿Tratará el BCE de levantar el euro?

Creemos que otro de los temas a debatir en la reunión del jueves será la respuesta de los responsables de la política monetaria a las recientes caídas del euro. La semana pasada, la moneda comúncayó por debajo de la paridad con el dólar por primera vez en casi dos décadas. Y lo que es más importante, el euro cotiza ahora justo por debajo de su nivel más débil desde mediados de 2017 en términos de tipo de cambio efectivo nominal, según JP Morgan

El BCE ha favorecido históricamente un euro más débil, dado el efecto positivo que tiene sobre la competitividad de las exportaciones y la balanza comercial, aunque creemos que los responsables del banco se opondrán a ello en el actual entorno inflacionista. La factura de importación de energía de Europa es poco flexible y la devaluación de la moneda no hace sino agravar el golpe a los ingresos reales europeos. Permitir una depreciación
continuada y sin control del euro probablemente sería más perjudicial que beneficioso, y actuaría efectivamente para compensar gran parte, o al menos parte, del impacto en la inflación de los tipos de interés más altos.

Hasta ahora el BCE ha restado importancia al debilitamiento de la moneda común, y un portavoz llegó a señalar la semana pasada que el banco no tiene ningún objetivo para el tipo de cambio, aunque está "atento" a su impacto en la inflación de la zona euro.
Creemos que esta semana podríamos ver apoyo para una actuación más agresiva por parte de algunos responsables políticos como consecuencia de la debilidad de la moneda. Incluso podríamos escuchar mensajes más contundentes sobre el tipo de cambio en el comunicado del banco o en la rueda de prensa de
Lagarde en un intento de poner límites al euro. ¿Cómo podría reaccionar el euro a la reunión del BCE de esta semana?
El creciente riesgo de estanflación supone un difícil equilibrio para el BCE. Sin embargo, creemos que el control de la inflación será la prioridad del banco y, en todo caso, seguimos pensando que es más probable que el banco llegue a superar las expectativas este año que a decepcionar. Creemos que el Consejo de Gobierno se unirá pronto a sus homólogos para subir los tipos en 50 puntos básicos, y no nos sorprendería del todo que lo viéramos esta semana, lo que sería una gran señal alcista para el euro. Sin
embargo, los inversores probablemente tendrán que aceptar la nueva herramienta antifragmentación del banco. En caso de que no lo hagan y el BCE se limite a igualar las expectativas del mercado sobre los tipos, podría producirse otro movimiento por debajo de la paridad en el EUR/USD.
La decisión política del BCE se anunciará este jueves a las 14:15 (CET) y la rueda de prensa tendrá lugar 30 minutos después

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda